Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

OPERACIÓN POLICIAL CONJUNTA HISPANO-FRANCESA

Detienen en Francia al "número uno" de ETA

La Guardia Civil y la Gendarmería francesa han detenido esta noche a cuatro miembros de ETA en el sur de Francia, entre ellos el considerado 'número uno' de la banda, Francisco Javier López Peña, alias 'Thierry', en una operación contra el 'aparato político' de la banda terrorista, según han informado fuentes de la lucha antiterrorista. Los otros tres detenidos en el sur de Francia, concretamente en la localidad de Burdeos, son Ainhoa Ozaeta, Igor Suberbiola y Jon Salabarria.

La Policía judicial de Burdeos selló uno de los mayores éxitos de la lucha antiterrorista en los últimos cuatro años con la captura del destacado dirigente de ETA al que se atribuye la orden de romper el último alto el fuego, Francisco Javier López Peña, y de otros tres importantes miembros del 'aparato político' de la organización armada: el ex parlamentario de Batasuna Jon Salaberria, Ainhoa Ozaeta, la mujer que leyó el comunicado de la banda que anunció el inicio de la tregua, e Igor Suberbiola.

Fuentes del Ministerio español de Interior destacaron la importancia de esta operación policial, que compararon con la detención de Mikel Albizu, 'Mikel Antza', en 2004, y dieron por desmantelada "una parte muy relevante" de la cúpula de ETA. El ministro Alfredo Pérez Rubalcaba, que se encontraba en Mali, dio por concluida la gira africana que debía trasladarle también a Senegal y Mauritania y regresa a España.

Las detenciones, fruto de una investigación desarrollada de manera conjunta por la Subdirección Antiterrorista de París y la Guardia Civil, se llevaron a cabo al filo de las once de la noche en un pequeño piso situado en el número 63 de la calle Cours de la Marne, en las inmediaciones de la estación ferroviaria del centro de Burdeos.

Pistolas y explosivos

La vivienda estaba sometida a un discreto cerco policial desde las seis de la mañana. López Peña, Salaberria, Ozaeta y Suberbiola no opusieron resistencia, a pesar de que en el interior del piso había cuatro pistolas, según fuentes de la lucha antiterrorista. Los etarras también guardaban en la casa, situada en un inmueble antiguo, una pequeña cantidad de explosivo, documentación y material informático. Al salir esposados a la calle para su traslado a la comisaría de Burdeos, donde han pasado la noche, profirieron gritos de 'Gora ETA'.

López Peña, alias 'Pierre', 'Thierry' y 'Zulos', que cumplirá 50 años la próxima semana, está considerado como el responsable de la decisión de romper la última tregua de ETA, materializada en el atentado que acabó con la vida de los ciudadanos ecuatorianos Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio en el aparcamiento de la T-4 de Barajas, el 30 de diciembre de 2006. Tras apartar en los meses finales de aquel año a José Antonio Urrutikoetxea, 'Josu Ternera', del liderazgo de la organización terrorista, participó en las últimas reuniones de la banda con representantes del Gobierno socialista.

'Thierry' está considerado como uno de los más veteranos integrantes de 'Zuba', acrónimo de 'Zuzendaritza Batzordea' con el que ETA designa a su comité ejecutivo, el órgano colegiado que dirige la organización.

 

Desde hace más de un decenio, los sucesivos organigramas elaborados por los servicios antiterroristas le han atribuido responsabilidades en el seno de los aparatos encargados de los escondites, la acogida a los militantes en la reserva o la formación militar de los activistas.

Nacido en Galdakao el 30 de mayo de 1958, López Peña aparece vinculado con ETA en los informes policiales desde comienzos de los años ochenta como uno de los participantes en el frustrado asalto a la cárcel de Basauri para una tentativa de evasión de varios presos. El 22 de febrero de 1983 sufrió la que era su única detención hasta la fecha al ser arrestado en la localidad fronteriza de Hendaya en la sede de la cooperativa Sokoa, cuando formaba parte del sector de ETA político-militar partidario de confluir con los 'milis', proceso materializado un año después.

 

Un tribunal de Bayona le absolvió de los delitos de asociación de malhechores, receptación y uso de falsos documentos administrativos. Pero un decreto del Ministerio del Interior le prohibió residir en los nueve departamentos del suroeste de Francia. Se cree que en noviembre de 1983 pasó a la clandestinidad. Su nombre figuraba en la lista de 563 presuntos etarras descubierta en una base operativa desmantelada el 30 de setiembre de 1987 en Saint Pée sur Nivelle. 'Zulos', su alias de entonces, o la inicial del apodo aparecieron en documentos incautados en operaciones realizadas en Francia.

Tras un paréntesis americano, probablemente en Cuba, reapareció en las estructuras clandestinas de la retaguardia gala, esta vez en el seno del aparato de acogida o 'Harrera'. Entre setiembre y noviembre de 1995 su rastro fue detectado en la red de refugios montada por aquel entonces en Bretaña.

Reservistas

La pista del histórico dirigente volvió a resurgir nada más expirar la tregua de 1999. El 11 de enero de 2000 alquiló un apartamento para reservistas en Toulouse, con la identidad ficticia de Marcel Salto, en el que vivió durante un par de años junto a Luis Armando Zabalo Bilbao. Ambos fueron condenados el 8 de julio de 2005 en París a ocho años de prisión por este caso, que le valió una orden de busca y captura dictada por la jueza Laurence Le Vert el 16 de diciembre de 2004.

Cuatro fotografías de identidad, idénticas a la del carné francés a nombre de Marcel Salto hallado en Toulouse, fueron descubiertas en la base de la jefatura logística desmantelada el 22 de enero de 2003 en Estialescq, cerca de Pau. Esta nueva prueba le acarreó otra pena en rebeldía a dos años impuesta el pasado 8 de junio y la confirmación de la orden de arresto emitida por Le Vert el 22 de diciembre de 2006.

López Peña también es objeto de una orden internacional dictada por el juez Baltasar Garzón el pasado 29 de enero. En un auto de procesamiento fechado ese día, el juez de la Audiencia Nacional le acusa de haber impartido cursillos a Iker Agirre Bernadal, detenido cuatro días antes a bordo de un tren en el que acababa de cruzar la frontera por Cataluña.


Etiquetas