Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

DEFENSA

Defensa desplegará en el Líbano soldados salvadoreños ante la falta de efectivos

Una dotación de unos 50 miembros será enviada en julio en virtud de un acuerdo bilateral. Desde la guerra de Iraq, España no incorporaba a su contingente militares latinoamericanos

El Ministerio de Defensa desplegará en el Líbano el próximo mes de julio medio centenar de soldados salvadoreños que se integrarán en el contingente de casi 1.100 militares que España tiene en la fuerza internacional de la ONU (Unifil), que vela por la paz en ese país de Oriente Próximo. Entre los latinoamericanos habrá especialistas en desactivación de explosivos y personal de Sanidad, funciones hasta ahora realizadas por soldados españoles. Su cometido será tapar los agujeros de seguridad del contingente español sin que el Gobierno tenga que superar el límite de efectivos que fijó para esta misión.

El envío al Líbano de este pequeño contingente de El Salvador lo dio a conocer el jueves en el Congreso el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, quien, aunque no desveló los detalles, enmarcó la decisión dentro de la colaboración "activa y decidida" que España presta a Unifil. Fuentes de Exteriores explicaron que dentro de ese batallón habrá, al menos, una sección de Infantería Ligera, una unidad de especialistas en desactivación de explosivos, un equipo de asistencia sanitaria y dos oficiales de enlace.

Serán en total "entre 50 y 60 personas", según las fuentes consultadas, que se unirán a los españoles que desde 2006 ayudan al Gobierno y a las Fuerzas Armadas libanesas a extender su autoridad a todo el territorio. El acuerdo bilateral entre España y la República de El Salvador, que dará cobertura legal a la iniciativa, ya se está negociado entre los dos países. Faltan por cerrar, en Naciones Unidas, los detalles del memorando técnico de ejecución, tarea en la que trabaja el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Repliegue

A día de hoy, el número de españoles sobre el terreno asciende a 1.093, según cifras aportadas por el ministro Moratinos en el Congreso, pero Defensa tendrá que replegar al menos a 80 porque mañana partirá hacia la zona un buque de guerra, el patrullero 'Cazadora', dotado con 90 marinos, para su integración en el componente naval de Unifil, y que llegará a las costas libanesas a el 4 de junio. La dotación pertenece al Mando Naval de Canarias y su objetivo, como el del resto de las fuerzas extranjeras en esa zona, será garantizar la seguridad y apoyar al Gobierno del Líbano para asumir su autoridad en las aguas territoriales del país.

Moratinos aseguró en la Cámara Baja que con este nuevo envío no se superará el límite de 1.100 soldados que fijó el Consejo de Ministros. Los salvadoreños llegarán a tiempo para cubrir los huecos que dejarán los españoles replegados.

Será la primera vez que militares latinoamericanos se integren en un contingente español desde el comienzo de la guerra de Iraq, cuando El Salvador, Honduras, Nicaragua y la República Dominicana enviaron sendos batallones para incorporarse a la brigada 'Plus Ultra' a petición del Gobierno de José María Aznar.

En 2003, soldados de esos cuatro países desfilaron por Madrid con sus banderas el Día de la Fiesta Nacional junto a tropas de Estados Unidos y Polonia. Los salvadoreños, además, guardan un recuerdo especial del entonces ministro de Defensa, Federico Trillo, que en su honor puso fin a un acto castrense celebrado en Iraq al grito de "¡Viva Honduras!".

Ese mismo año, antes de desplegar en Iraq, las tropas latinoamericanas recibieron un curso de formación en el cuartel de San Clemente de Sasebas (Gerona), donde instructores españoles de la Fuerza de Maniobra y del mando de Operaciones Especiales les adiestraron con sesiones de educación física y clases teórico-prácticas sobre comportamiento en puntos de control ('check-points'), combate en zonas urbanas, lectura de mapas en el desierto, contraemboscadas y francotiradores.

El envío al Líbano de estos militares salvadoreños se llevará a cabo en un momento en que el país se encuentra sumido en una crisis política interna gravísima, que podría salpicar de forma colateral a las tropas internacionales allí desplegadas.

Hace menos de un año, el 24 de junio de 2007, seis militares españoles -tres de origen colombiano- fueron asesinados en el Líbano y otros dos sufrieron heridas muy graves al sufrir un atentado con un coche bomba, que fue activado a distancia al paso de un vehículo blindado en una zona de tránsito habitual para las patrullas españolas.

Etiquetas