Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

ACTIVIDAD PARLAMENTARIA

De Dios a César en el hemiciclo

Zapatero no tiene prisa para abordar la Ley de Libertad Religiosa porque no lo considera apremiante.

El Congreso el portavoz de ERC, Joan Ridao
De Dios a César en el hemiciclo
EFE

A Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César", le dijo ayer en el Congreso el portavoz de ERC, Joan Ridao, al presidente José Luis Rodríguez Zapatero, y así, entre las cosas sagradas -la Iglesia- y las mundanas -la congelación de las pensiones- discurrió la sesión de control al Gobierno.

La visita a España del Papa sirvió de excusa perfecta al diputado de ERC para apremiar a Zapatero a reformar la Ley de Libertad Religiosa. A Ridao no le gustó nada que en su viaje el Papa haya denunciado el "laicismo trasnochado", dijo, evocador de la quema de iglesias de los años treinta, y además pasando por alto el "nacionalcatolicismo" que sobrevivió 40 años "bajo palio". Y como tampoco le gusta que la Iglesia sea tratada como "una especie de mantenida" que cuesta 6.000 millones a los españoles, el republicano catalán pidó cambios a Zapatero, al que afeó que renuncie a su "agenda laicista" para no parecer "anticlerical".

Pero el jefe del Ejecutivo dejó patente que no tiene prisa para abordar esta reforma, que no es una "necesidad apremiante", apuntó, al menos hasta que no haya "consenso político y social".

También le replicó que su política no es en absoluto "de entrega o devoción a la Iglesia", sino de respeto a la aconfesionalidad establecida en la Constitución, que habla de respeto a la libertad religiosa y cooperación con la Iglesia.

"Ahí estamos y seguiremos, y nunca haremos caso a las posturas de un lado y otro", concluyó.

Seguidamente contestó al líder del PP, Mariano Rajoy, quien pisó tierra al sacar a la palestra la congelación de pensiones. Como el Gobierno vetó el debate de las enmiendas de la oposición a los presupuestos que pretendían dejar sin efecto la congelación de pensiones, esto le parece a Rajoy "dictatorial" y propio de un Ejecutivo "autoritario y miedoso".

Nada de eso ve Zapatero en su decisión, adoptada según él por "responsabilidad" para reducir el déficit público. Sí ve "mala memoria" en Rajoy, al que recordó que el PSOE multiplicó por ocho las pensiones en seis años. Además subrayó que el veto es un derecho constitucional. En su réplica, Rajoy también le sacó las cuentas a Zapatero, en su caso las de los vetos, porque si Felipe González usó esta prebenda ocho veces, José María Aznar nunca la empleó y el actual presidente... hasta 79.

Etiquetas