Despliega el menú
Nacional

INJURIAS CONTRA LA CORONA

Confirman la condena a los independentistas que quemaron la fotos de los Reyes

El Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha confirmado la condena de 2.700 euros de multa a los independentistas catalanes Jaume Roura y Enric Stern. Diez de los magistrados de la Sala de lo Penal creen que cometieron un delito y otros seis que los ampara la libertad de expresión.

El Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional confirmó, por diez votos a favor y seis en contra, la condena de 2.700 euros de multa que el Juzgado Central impuso en julio pasado a los dos jóvenes independentistas catalanes Jaume Roura y Enric Stern por quemar fotografías de los Reyes en una manifestación celebrada en Girona en septiembre de 2007. Diez de los magistrados rechazaron el recurso de apelación presentado por la defensa de los dos jóvenes independentistas, al considerar que los hechos constituyen un delito de injurias a la Corona, mientras que otros seis magistrados consideraron que los amparaba la libertad de expresión.

La decisión del Pleno contrasta con la que el pasado 29 de octubre adoptó el titular del Juzgado Central de lo Penal, José María Vázquez Honrubia, que absolvió a otros 16 acusados de quemar fotografías de los Reyes después de que el fiscal rebajara su petición de pena a una falta de desórdenes públicos. El juez argumentó que el delito de injurias "o es delito o no es nada", mientras que la Fiscalía defendió que los dos casos son distintos porque en el primero hubo ánimo de injuriar y en el segundo, convocado en solidaridad con Roura y Stern, éste no existió.

Según fuentes jurídicas, la mayoría de la Sala de lo Penal defendió que el caso de Roura y Stern constituye un delito de injurias a la Corona, por lo que considera ajustada la condena de 15 meses de prisión sustituibles por sendas multas de 2.700 euros que les impuso el juez central de Vigilancia Penitenciaria, José María de Castro. El presidente de la Sección Tercera, Alfonso Guevara, autor de la ponencia que fue debatida por el Pleno, defendió la absolución de los condenados y anunció la presentación de un voto particular.

Al quedar en minoría este magistrado, la redacción de la sentencia será asumida por el presidente de la Sala de lo Penal y de la Sección Tercera, Javier Gómez Bermúdez. Guevara y los cinco magistrados que respaldaron su postura defienden que la quema de fotografías de los monarcas no constituye un delito de injurias a la Corona, al tratarse de una conducta que está amparada por la libertad de expresión.

Varios de los miembros de la Sala de lo Penal consultados aseguraron que durante el Pleno se alcanzó un acuerdo para no revelar la identidad de los cinco magistrados que apoyaron la tesis de Guevara ni detallar los argumentos esgrimidos por ambas partes, que serán expuestos cuando se redacten la sentencia y el voto particular.

Delito de injurias

En la sentencia condenatoria, De Castro defendía que los actos enjuiciados pretendían "menoscabar la dignidad de la Institución de la Corona", por lo que no pueden ampararse en la libertad de expresión. "Es obvio que para manifestar el rechazo a la monarquía no es necesario vilipendiar a SS.MM. los Reyes, quemando su fotografía, tras haberla quemado deliberadamente boca abajo", señalaba.

El magistrado consideró probado que los dos jóvenes participaron en una concentración antimonárquica que se celebró el 13 de septiembre de 2007 en la Plaza del Vino de Gerona y que, tapándose el rostro para no ser identificados, colocaron una fotografía de gran tamaño de los Reyes de España. Entonces, Stern procedió a rociarla con líquido inflamable y Roura le prendió fuego con una antorcha mientras ambos eran jaleados por otros manifestantes.

En la vista, los dos acusados admitieron los hechos aunque los justificaron en el ejercicio de su derecho a la libertad de expresión. Roura, que portaba una camiseta reivindicativa en favor de la liberación de un independentista condenado por ultrajar la bandera española, afirmó que la quema de las fotografías "fue una manera completamente legítima de mostrar el rechazo a la Corona".

Etiquetas