Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

CONFLICTO CON LOS CONTROLADORES AÉREOS

Cien controladores militares podrán operar como civiles para evitar otro caos

Chacón deja claro, cuando acaba el estado de alarma, que el Gobierno no va a "permitir" que se repita la crisis aérea tras el plante masivo de controladores de AENA en diciembre.

La ministra de Defensa, Carme Chacón, ayer antes de hacer balance de la gestión de los militares durante el estado de alarma.
Cien controladores militares podrán operar como civiles para evitar otro caos
J. MARTíN/EFE

El Gobierno anunció ayer, cuando acaba el estado de alarma que ha permitido mantener 43 días las torres de control de los aeropuertos bajo supervisión militar, que habilitará a cien controladores militares para que puedan operar en aeropuertos civiles, medida que busca evitar otra crisis como la de diciembre.

Lo anticipó la ministra de Defensa, Carme Chacón, quien acudió al puesto de mando del Jefe de Estado Mayor de Aire para hacer balance del despliegue del millar de militares del Ejército del Aire que participaron en esta operación con los responsables de los mandos aéreos implicados en el despliegue. Su tarea "discreta y eficaz", según la ministra, ha permitido garantizar el tráfico aeroportuario después de que el plante masivo de controladores de AENA, el 3 de diciembre, obligara al Gobierno a cerrar el espacio aéreo y adoptar medidas excepcionales.

Han sido 150.000 los vuelos gestionados bajo supervisión militar en este periodo, con 12 millones de pasajeros desplazados y 60.000 toneladas de carga transportada, explicó Chacón.

Ante el caos generado por el plante de los controladores, el Gobierno primeramente transfirió a Defensa las funciones de AENA en materia de control del tránsito aéreo y después decretó el estado de alarma, medida inédita en democracia prorrogada hasta ayer a medianoche mediante autorización del Congreso.

Al entender que han desaparecido las "circunstancias extraordinarias" que determinaron la militarización del control aéreo, el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, firmó un decreto que devuelve a AENA estas funciones; ayer fue publicado en el Boletín Oficial del Estado.

De esta manera, a medianoche los oficiales que han permanecido "24 horas al día y siete días por semana", según Chacón, en las torres de control de los aeropuertos mientras los controladores civiles hacían su trabajo, abandonarán estas instalaciones, que volverán a ser gestionadas solo por civiles.

La ministra conversó por videoconferencia con los tres mandos que han coordinado esta operación, les agradeció su labor y les comunicó que el Gobierno condecorará a todo el Ejército del Aire con la Orden del Mérito Civil.

Chacón hizo hincapié en que la labor "ejemplar" de los 1.000 militares implicados en este despliegue "ha permitido la normalidad absoluta y la apertura del espacio aéreo español tras los momentos tan graves y difíciles del día 3 de diciembre". Eso sí, dejó claro que el Ejecutivo no quiere que se repita una crisis como aquella. "No vamos a permitir que vuelva a ocurrir lo que ocurrió el 3 de diciembre", dijo a los mandos, acompañada del jefe del Estado Mayor del Aire, José Jiménez Ruiz.

Para ello, y a fin de que los controladores militares puedan hacerse cargo del tránsito aéreo si las circunstancias lo requieren, en sustitución de los civiles de AENA, el Gobierno va a poner en marcha el proceso que permitirá a 100 de ellos habilitarlos para operar en torres de aeropuertos civiles.

Etiquetas