Despliega el menú
Nacional

EXTERIORES

Bush saluda a Zapatero con un frío "Hola, hola, felicidades"

El presidente de EE.UU. George W. Bush saludó con un escueto "hola, hola, felicidades" a su homólogo español, José Luis Rodríguez Zapatero al inicio de la cena ofrecida por la presidencia de Rumanía y que marcaba el inicio de la cumbre de la OTAN en Bucarest.

El encuentro entre ambos presidentes resultó frío como lo fue en septiembre de 2007, cuando Bush saludó a Zapatero con un "Hola, ¿cómo está?". La respuesta de Zapatero en aquella ocasión fue un lacónico "Muy bien", a lo que Bush respondió: "Me alegro volver a verle", según explicaron fuentes próximas a la conversación.

 

Las relaciones entre los dos mandatarios nunca han sido fluidas, sobre todo desde que Zapatero ordenase la retirada de las tropas españolas de Iraq en 2004, en lo que fue su primera decisión siendo ya presidente del Gobierno.

Sin embargo, la victoria electoral de Zapatero el 9-M pareció abrir un nuevo periodo en las relaciones hispano-estadounidenses, basado en la carta que Bush hizo llegar a su homólogo español para felicitarle por el resultado de los comicios. La misiva llegó a Zapatero a través del embajador estadounidense en España, Eduardo Aguirre.

De forma breve, Bush trasladó a Zapatero y al PSOE su enhorabuena por los resultados de las elecciones y su confianza en "seguir cooperando estrechamente" en asuntos de interés común.

Las fuentes consultadas no descartaron que "en cualquier momento" pueda producirse un encuentro entre Zapatero y Bush, posibilidad que "sigue estando abierta" pese al hecho de que "no hay cita previa" oficial establecida de antemano con Bush ni con el resto de dirigentes con los que tiene previsto conversar el jefe del Ejecutivo español.

Fuentes del Ejecutivo daban cuenta de este primer contacto en Bucarest entre ambos mandatarios, y señalaba que sigue abierta la posibilidad de que ambos mantengan un encuentro más prolongado a lo largo de la Cumbre.

Zapatero llegó puntual al Palacio Cotroceni de Bucarest, donde se celebrbó la cena de inauguración de la Cumbre de la Alianza, mientras que Bush fue el último en aparecer.

El jefe del Ejecutivo español había conversado ya con varios jefes de Estado y de Gobierno de países de la OTAN, principalmente con la canciller alemana, Angela Merkel, y con el presidente francés Nicolás Sarkozy, según las mimas fuentes.

Instantes después entró Bush en la sala y al pasar por detrás de Zapatero, ya sentado, le saludó con un "hola, hola, felicidades", en referencia a su reciente victoria electoral.

El encuentro entre los mandatarios de EE.UU. y de España se producía en la cena de inauguración de la cumbre de la OTAN que se celebra en Bucarest. 

Etiquetas