Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

JUSTICIA

Bermejo dice que el Gobierno "apuesta a tope" por modernizar la Justicia pero que "mal vamos" si sigue el actual CGPJ

Dice que el Consejo ha dado "marcha atrás" en su "mecanismo de alarma" al admitir que las 270.000 sentencias "están en ejecución"

El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, aseguró este miércoles que el Gobierno socialista "apuesta a tope" por la modernización de la Justicia, aunque advirtió que la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) "es uno de los pilares" por lo que "mal vamos si continúa después de año y medio de retraso", en alusión a la falta de acuerdo entre los grupos parlamentarios para acordar la renovación de sus miembros.

"La renovación del CGPJ es uno de los pilares de lo que pretende ser una legislatura dedicada a la Justicia, mal vamos a ir si continúa con más de año y medio de retraso", aseguró el ministro durante su intervención en la sesión de control del Ejecutivo en la que aseguró que "el Gobierno apuesta a tope por la modernización que ha encontrado ya su primera propuesta en la creación de una Secretaría general de la modernización de la que colgarán proyectos muy importantes".

Asimismo, tildó el informe emitido el pasado martes 6 por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) sobre las sentencias en situación de pendencia como un "mecanismo de alarma" y explicó que este órgano "ya ha dado marcha atrás" respecto a las informaciones iniciales al señalar que la cifra de 270.000 "no significa que no se ejecuten sino que están en ejecución". "Algo que yo he dicho y he repetido", puntualizó ante la pregunta sobre el atraso judicial formulada por el diputado del PP Vicente Ferrer.

El diputado popular reprochó al gobierno socialista que a "las crisis no les llame crisis, a los trasvases no les llame así y que a los monumentales atrasos judiciales ya no sabe cómo bautizarlos". En ese sentido, definió la gestión del Ministerio de Justicia con la palabra "decadencia, por la dejadez y la incompetencia".

Por su parte, el ministro negó "decadencias" en su Administración y replicó al diputado popular que "respetar la gramática no viene mal, y respetar la historia tampoco". "No quiero hablar de caos, pero no por cuestiones semánticas, sino porque no responde a la realidad, yo he hablado de retraso endémico de 30 años".

En cuanto a las medidas previstas por su Ministerio, Bermejo destacó la inminente implantación de un nuevo sistema informático, llamado Minerva NOJ (Nueva Oficina Judicial), planes de refuerzo, "los que hay y los que va a pedir el Consejo", creación de nuevos juzgados de lo Penal, reforma de las leyes procesales necesarias para poner en marcha la Nueva Oficina Judicial y "aumentos sensibles de las plazas de funcionarios con más de 4.400 plazas de las cuales 3.600 se pondrán en funcionamiento este año".

Acceso a la judicatura

Bermejo introdujo además como uno de los requisitos para esta modernización la necesidad de "generar al lado del sistema de oposiciones un nuevo sistema de acceso para garantizar la cobertura de vacantes", así como "mejorar la distribución funcional para que un secretario pueda asumir funciones que son de los jueces", o "mejorar la distribución territorial mediante la modificación de la ley de planta y demarcación". "Todas las leyes estarán al servicio de la modernización", insistió.

Por último, en cuanto a la situación de los registros civiles, tanto el central como los municipales, o los juzgados de paz, señalo que es "una de las prioridades de esta legislatura es que se acabe el proceso de informatización y digitalización". "A esos vamos, en esta legislatura lo veremos", sentenció.

Etiquetas