Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

PARTIDOS/PP

Aznar dice que España debe "despertar pronto", mirar hacia el mundo y dejar de "mirarse el ombligo"

"La crisis que empezamos a sufrir ha demostrado el error político de no haber puesto en marcha las reformas económicas para aprovechar la globalización. Vivimos en un mundo global. Las reglas del juego son simples: a mayor apertura, transparencia, libertad económica y flexibilización, mayor rédito de la globalización", señala Aznar en un artículo.

El ex presidente del Gobierno José María Aznar mostró este domingo su deseo de que España "despierte pronto, vuelva a mirar hacia delante, hacia el mundo, y recupere la ambición de ganar un futuro mejor", tras pasar más de cuatro años "demasiado ocupada en mirarse el ombligo".

En un artículo publicado en el diario 'ABC' con motivo de los diez años de la entrada de España en la Europa del euro, Aznar subraya que "mirar hacia afuera y mirar hacia adelante; abrir el país y apostar por el futuro, han sido, en toda la Historia de España, dos de las tres condiciones imprescindibles que han permitido avanzar como nación".

La tercera condición, "también imprescindible", según el ex presidente, "era, es y ha sido siempre que los Gobiernos trabajen en políticas de hechos concretos, en vez de eludir su tarea con palabras tan grandilocuentes como vacías".

Para Aznar, esas tres condiciones han marcado siempre los grandes avances de España en Europa. Así resalta que "miró hacia afuera y hacia adelante, y apostó por la política de hechos concretos el Gobierno de Adolfo Suárez cuando, en la Transición, hizo posible el reconocimiento internacional de la joven democracia española con su ingreso en el Consejo de Europa".

"Lo hizo Leopoldo Calvo-Sotelo cuando ingresó a España en la Alianza Atlántica. Y miraron también hacia fuera y hacia delante, y apostaron por la política de los hechos los gobiernos de España, desde Adolfo Suárez hasta Felipe González que labraron el ingreso de nuestra nación en las entonces Comunidades Europeas", destaca.

Tras recordar que el Gobierno que presidió "siguió ese camino con la ambición de lograr que España jugara en la primera división en Europa", en referencia a la entrada de España en la Europa del euro, lamentó que "tras el fracaso de la Constitución Europea, resulta triste comprobar que España ha logrado mantener en el Tratado de Lisboa ese peso logrado en el Tratado de Niza sólo temporalmente, exclusivamente gracias a Polonia, dado el entreguismo de nuestros actuales gobernantes".

Disputas aldeanas

"La crisis que empezamos a sufrir ha demostrado el error político de no haber puesto en marcha las reformas económicas para aprovechar la globalización. Vivimos en un mundo global. Las reglas del juego son simples: a mayor apertura, transparencia, libertad económica y flexibilización, mayor rédito de la globalización. Y a la inversa, los que se encierran, los que se ensimisman, los que sólo se ocupan de sus disputas aldeanas, quedan relegados y pierden", advierte.

Así, finalmente el ex presidente se pregunta cuál ha sido la política de España en Europa en los últimos cuatro años, si ha mirado hacia delante y qué política de hechos ha desarrollado para mejorar la posición de España en el mundo.

"Mi respuesta es que España lleva ya más de cuatro años sin mirar ni hacia afuera ni hacia adelante. Ha estado demasiado ocupada en mirarse al ombligo. El Gobierno evitó la política de hechos concretos porque, cuando la prosperidad parecía imparable, prefirió acunar a los españoles con la suave melodía de las palabras huecas". "Ojalá España despierte pronto, vuelva a mirar hacia delante, hacia el mundo y recupere la ambición de ganar un futuro mejor", concluyó.

Etiquetas