Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

ELECCIONES EN CATALUÑA

Arranca la campaña con CiU rozando la mayoría

El PSC y ERC podrían obtener los peores resultados de su historia, a tenor de las últimas encuestas.

El líder de CiU, Artur Mas, el pasado domingo entre Alicia Sánchez Camacho y Ramón Jáuregui.
Arranca la campaña con CiU rozando la mayoría
JESúS DIGES/EFE

Despejada la duda del Barça-Madrid, que finalmente se jugará el lunes 29, y con la tradicional pegada de carteles, cada vez más virtual, la campaña electoral para los comicios autonómicos de la novena legislatura arrancó la pasada medianoche con más candidatos a la Generalitat que nunca. Son 114 listas, de los 39 partidos que concurren en alguna de las cuatro provincias catalanas, las que pelearán durante los próximos quince días por cada uno de los 5,3 millones de votos del censo y por los 135 escaños que componen el Parlamento catalán.

Comienza una carrera electoral que estará marcada por la crisis económica, la corrupción, la preocupación por los altos índices previstos de abstención, los debates identitarios y la posible irrupción de nuevos partidos, especialmente los de signo independentista. Una campaña en la que las dos principales formaciones, CiU y PSC, han prometido juego limpio y propuestas en positivo. En cambio, los electores volverán a quedarse sin el debate cara a cara entre Artur Mas y José Montilla, que no han sido capaces de consensuar unas mínimas reglas de juego para celebrar un combate televisivo.

Tras siete años calentando banquillo en la oposición, Artur Mas, presidente de CiU, tiene todos los sondeos a favor para volver a la Generalitat por la puerta grande. Mas, que ya fue consejero de Economía y 'conseller en cap' con Jordi Pujol, se enfrenta a la euforia y a la desmovilización que las encuestas transmiten a los suyos. Se mide también a un PSC, encabezado por Montilla, que está muy lastrado por la herencia del tripartito y por los sondeos, que le sitúan en el peor resultado de su historia. Eso sí, los socialistas, que contarán con tres intervenciones de José Luis Rodríguez durante la campaña, aún confían en darle la vuelta a la tortilla. Para ello necesitarán encontrar esa gran cantidad de voto oculto que dicen las encuestas que hay y, además, movilizar al electorado de izquierdas. Con índices de abstención cercanos al 50%, esta es la tarea que se le ha encomendado al ex ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, que tiene un gran tirón entre el electorado menos catalanista.

Los partidos minoritarios

Ninguna de las encuestas que se han publicado hasta la fecha, ni siquiera las que realiza el servicio de estudios de opinión de la Generalitat, ha pronosticado una diferencia entre CiU y PSC menor a los 10 puntos.

El otro punto de interés estará en ver si el 'Parlament' se fracciona un poco más. Hay encuestas que dan opciones al partido creado por Joan Laporta (de 0 a 4 escaños) y las hay que prevén la entrada también del Reagrupament de Joan Carretero (0 a 3). Ambos partidos, de corte soberanista, aprovecharían el aumento del sentimiento independentista por el 'Estatut'. Recogerían además votos de una maltrecha ERC, a quien las encuestas vaticinan un hundimiento histórico (de 21 a 10 diputados).

Etiquetas