Nacional
Suscríbete

'Txeroki' niega en el juicio haber participado en un atentado de ETA con coche-bomba en Bilbao en 2002

Está condenado y preso en Francia, que lo ha entregado temporalmente a España para que responda por casos de la banda terrorista. 

'Txeroki', exjefe de ETA, en la Audiencia Nacional este martes.

El exjefe etarra Garikoitz Aspiazu Rubina, alias 'Txeroki', ha asegurado en el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional (AN) sobre un atentado de ETA en Bilbao el 12 enero de 2002 que no intervino en los hechos, perpetrados con un coche-bomba que causó heridos leves y más de un millón de euros en daños materiales.

"No participé en esta acción y no sé nada al respecto", ha respondido en euskera a la única pregunta de su abogado defensor, la única parte a la que ha querido contestar. A la salida de la primera sesión del juicio, que se retomará este miércoles, la defensa ha transmitido a los periodistas que espera la absolución de su cliente.

En la Audiencia Nacional ha arrancado este martes el juicio a Aspiazu Rubina, que se enfrenta a una petición fiscal de 32 años de cárcel. La vista oral se celebra después de que Francia lo entregara en agosto para que sea enjuiciado por este atentado y comparezca por otras causas relacionadas con la banda terrorista. Fuentes policiales confirmaron a Europa Press que el que fuera dirigente de ETA permanecerá recluido en la cárcel madrileña de Soto del Real.

El Ministerio Fiscal lo considera autor de los delitos de estragos terroristas, robo y hurto de vehículo con intimidación y fines terroristas, y detención ilegal con iguales fines. Y además de los 32 de cárcel, reclama 75 años de inhabilitación absoluta, según su escrito de conclusiones provisionales, recogido por Europa Press.

El fiscal plasma en el escrito que el coche-bomba estalló en torno a las 13.45 del 12 de enero de 2002, hiriendo de manera leve a algunas personas y provocando "múltiples" daños materiales en viviendas, vehículos y establecimientos de los alrededores. ETA reivindicó la autoría del atentado el 4 de abril de ese mismo año. 

30 kilos de explosivo

Colocado por el 'comando K-Olaia', del que formaba parte entonces 'Txeroki', en el coche había un artefacto compuesto por 30 kilos de explosivo tipo dinamita y un sistema de activación por temporizador, con un seguro de armado y dos detonadores eléctricos en paralelo.

En calidad de testigo ha comparecido el etarra Gorka Martínez, que ha reconocido haber puesto a disposición de la banda terrorista un piso, pero ha señalado que no recuerda si alguna vez dio cobijo a ese comando y en particular a 'Txeroki'.

"Es posible que hubiera pasado por casa, pero no lo recuerdo", ha afirmado, antes de apuntar que conoció a Aspiazu Rubina cuando ambos coincidieron en prisión, "pero no antes". "Mi colaboración con ETA se reducía básicamente a proporcionar un domicilio y un garaje y por cuestiones de seguridad la organización siempre me dejó bien claro que cuanto menos supiera, mejor", ha resumido el testigo.

Por videoconferencia, Martínez ha expresado que si en una declaración policial admitió que 'Txeroki' y sus compañeros de comando estuvieron en el piso fue porque lo sometieron "a torturas". 

Indemnización millonaria

El coche-bomba se lo habían robado, una hora antes de hacerlo explotar, a una persona, a la que "dos varones" se presentaron "en nombre de ETA", lo amenazaron con una pistola y le obligaron a meterse en la parte trasera, le pusieron una capucha y le ataron las muñecas con cuerdas, diciéndole que colaborase con ellos, conforme al relato del Ministerio Fiscal.

Minutos antes de la explosión, ETA comunicó al Centro de Coordinación de Emergencias 'SOS Deiak' y a la Ertzaintza, la policía vasca, el lugar donde estaba situado el coche-bomba: en la calle Gran Vía de Bilbao, en las inmediaciones del Banco de España.

Tras recibir el aviso, la Ertzaintza y la Policía Local acordonaron la zona y retiraron a la "mucha gente" que había en ese momento para "evitar males mayores", según ha contado un ertzaina.

Minutos después, y cuando habían conducido tan solo unos cuantos metros, bajaron al rehén del vehículo y lo ataron a un árbol, "permaneciendo así durante un periodo de tiempo aproximado de dos horas, hasta que fue liberado por varios agentes de la Ertzaintza, a las 15.15, aproximadamente", se apunta en el escrito fiscal.

Como responsabilidad civil, el Ministerio Público solicita a la AN que condene al dirigente etarra a indemnizar a los perjudicados por estos hechos a 1,5 millones de euros por los daños en bienes inmuebles, más otros 111.369 por los ocasionados a bienes muebles. 

La carrera terrorista de 'Txeroki'

Mikel Garikoitz Aspiazu Rubina, alias 'Arrano' y 'Txeroki', nació en Bilbao hace 49 años e inició su participación en la banda terrorista ETA en el año 2000, como colaborador del 'comando Ituren'. Más tarde se integraría en el 'comando Vizcaya', al que se atribuyen varios atentados cometidos entre 2001 y 2003. Desde 2003 hasta su detención en 2008 fue el jefe militar de la organización.

'Txeroki' fue detenido en Cauterets (en los Pirineos franceses) el 17 de noviembre de 2008 en una operación contra la cúpula de la banda terrorista. Durante su dirección de los comandos mantuvo un enfrentamiento directo con el entonces 'número uno' de la banda, el ya fallecido Javier López Peña, alias 'Thierry'. Pese a haber sido ya juzgado y condenado en Francia, donde se encuentra preso, Aspiazu Rubina también ha sido investigado por numerosas causas en España.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión