Nacional
Suscríbete por 1€

Una bacteria, la causa de la muerte de casi cien ciervos en Baza, en Granada

Fuentes oficiales han determinado que la mortandad de los ciervos del Parque Natural Sierra de Baza es consecuencia de una congestión pulmonar severa.

Los ciervos machos pelean entre sí disputándose el dominio sobre la manada.
Los ciervos machos, en una imagen de archivo.
Jaime Lahoz Vicario

Las analíticas realizadas por la Junta de Andalucía han determinado que una congestión pulmonar severa causada por la bacteria Pasteurella ha causado la muerte de decenas de ciervos de la Sierra de Baza, en Granada, registrada durante un periodo de mes y medio.

El estudio realizado por el Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre (CAD) de la Junta ha señalado que la mortandad de ciervos registrada en el Parque Natural Sierra de Baza se produjo como consecuencia de una congestión pulmonar severa.

Esa congestión está relacionada con la bacteria Pasteurella, un agente que se encuentra presente de forma habitual en el tracto respiratorio de estos animales pero que, ante una disminución de las defensas o debilidad, puede causar su muerte.

La Junta inició la investigación después de que cerca de un centenar de estos animales apareciesen muertos, aunque sin signos de violencia ni de envenenamiento.

Desde el principio, Medio Ambiente ha vinculado este pico de mortandad con los cambios bruscos en la meteorología de la zona a lo largo de la segunda quincena de marzo, con episodios de fuertes lluvias -400 litros por metro cuadrado- y una drástica caída de las temperaturas.

Fue después de ese cambio meteorológico y de una nevada en la zona cuando la dirección del Parque Natural recibió las primeras informaciones de hallazgos de cadáveres de ciervos y se activó el protocolo sanitario.

Este protocolo se enmarca en el Programa de Vigilancia Epidemiológica de la Fauna Silvestre en Andalucía al objetivo de detectar la aparición de enfermedades, determinar la prevalencia de éstas y establecer y coordinar las medidas de intervención más adecuadas, ya sean de prevención, de lucha o de control.

El protocolo ha servido para encontrar restos de 84 ciervos sin que exista un patrón definido, aunque con una incidencia menor en el sur-suroeste del espacio natural protegido.

En las últimas dos semanas no se han localizado cadáveres recientes, si bien y con la finalidad de conocer la incidencia real sobre la población de ciervos, la dirección del Parque Natural Sierra de Baza ha decidido intensificar los censos de verano.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión