Nacional
Suscríbete por 1€

Mohamed VI recibirá el jueves a Sánchez en Rabat y compartirá con él la cena de fin de ayuno

El momento elegido por el monarca alauí para la visita cobra especial relevancia puesto que simboliza "gesto de amistad muy fuerte".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparece ante el Congreso de los Diputados este miércoles.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
Chema Moya

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, viajará el próximo jueves a Rabat para reunirse con el rey Mohamed VI de Marruecos, con quien, en un gesto de amistad por parte del monarca alauí, compartirá el fin del ayuno de esa jornada con motivo del ramadán.

Sánchez conversó telefónicamente el pasado jueves con el rey marroquí y ambos quedaron en verse en los próximos días en Rabat ante la nueva etapa abierta en la relación bilateral tras el cambio de posición de España sobre el Sahara Occidental.

La cita se ha concretado para este jueves, según ha confirmado el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros.

Por tanto, el presidente del Gobierno se desplazará a la capital marroquí tras reunirse ese día en la Moncloa con el nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, con quien previsiblemente abordará las relaciones de España con el país vecino.

El momento elegido por Mohamed VI para la visita de Sánchez cobra una especial relevancia ya que será en pleno ramadán, que comenzó en Marruecos el pasado 3 de abril.

Las visitas de líderes de otros países no son habituales durante el ramadán, y los almuerzos o cenas oficiales se convierten en esos casos en invitaciones al 'iftar', comida con la que los musulmanes rompen el ayuno preceptivo que deben guardar desde el alba hasta el ocaso.

Albares ha informado de que el rey marroquí, además de reunirse con Sánchez, le ha invitado expresamente a ese 'iftar' el jueves por la noche y a una cena posterior.

Un "gesto de amistad muy fuerte" que ha destacado el titular de Exteriores porque ha explicado que no es habitual invitar a esa ruptura del ayuno a alguien externo al círculo familiar.

Además de su reunión con Mohamed VI el jueves, Sánchez protagonizará al día siguiente diversos actos dentro de una agenda que Albares ha explicado que se está terminando de cerrar.

Fuentes del Gobierno han informado a Efe de que la previsión es que haya tanto actos de carácter político como económico, con posibilidad de alguna reunión con empresarios.

Estaba previsto que el ministro de Exteriores se desplazara el viernes 1 de abril a Marruecos para entrevistarse con su homólogo de este país, Naser Burita, de forma previa a la visita de Sánchez, pero la conversación del jefe del Ejecutivo con Mohamed VI aceleró los trámites e hizo innecesario el viaje previo de Albares.

Pero Albares acompañará a Sánchez el jueves tras participar en Bruselas en una reunión de ministros de Exteriores de la OTAN en una visita que pretende certificar, según el propio jefe del Gobierno, la nueva etapa abierta en la relación bilateral fundamentada en "la transparencia, el respeto mutuo y el cumplimiento de los acuerdos".

De esta forma se quiere cerrar una crisis diplomática que comenzó hace un año por el ingreso hospitalario en España del líder del Frente Polisario, Brahim Gali, al que Marruecos respondió con una avalancha de migrantes irregulares en Ceuta que no fue frenada por sus fuerzas de seguridad.

El gesto que ha propiciado el acercamiento fue la decisión de Sánchez de avalar la propuesta de autonomía presentada en 2007 por Marruecos para el Sáhara Occidental, lo que ha provocado las críticas de todo el arco parlamentario incluidos sus socios de Unidas Podemos.

Frente a los reproches de aliados y oposición el Gobierno ha asegurado que no ha cambiado de criterio y que sigue apostado por un acuerdo entre las partes en el seno de la ONU, pero precisa que para conseguirlo ve la propuesta de autonomía como "la base más seria, creíble y realista".

Esos son los términos que utilizó Sánchez en una carta al monarca alauí que abrió la puerta a la normalización de relaciones.

El encuentro del próximo jueves será el segundo que mantengan Sánchez y Mohamed VI, que ya se vieron en Rabat el 19 de noviembre de 2018 en la primera visita oficial a Marruecos que hizo el presidente del Gobierno.

Estaba previsto que el 17 de diciembre de 2020 se celebrará una cumbre bilateral que fue suspendida días antes alegando razones de seguridad sanitaria por la pandemia de coronavirus.

Ante la reacción de Argelia tras la nueva posición sobre el Sáhara, que ha llevado a llamar a consultas a su embajador en Madrid y que no ha cerrado la puerta a subir el precio del gas que suministra a España, los periodistas han preguntado a Albares si no se prepara algún tipo de visita oficial a este país.

El ministro ha señalado que no hay ningún viaje previsto en agenda, pero ha recalcado que Argelia es un socio estratégico "de primer nivel" de España y un suministrador fiable de gas.

"Esa es una de las grandes señas de identidad de Argelia, que siempre respeta escrupulosamente los contratos y así lo ha hecho siempre con España", ha añadido antes de recordar que hay una gran colaboración bilateral en asuntos no sólo energéticos, sino también en otros ámbitos, como interior, y que es mutuamente beneficiosa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión