Nacional
Suscríbete por 1€

DROGAS

Los adolescentes atrapados por el cannabis alcanzan cotas desconocidas

El consumo de ansiolíticos entre las chicas toca máximos y uno de cuatro jóvenes de 14 a 18 años hace un uso compulsivo de internet. Nueve de cada diez chicos no ve dificultad alguna para comprar alcohol y tabaco pese a ser ilegal, según la encuesta de Sanidad.

Los estudiantes de 14 a 18 años que fuman o ingieren hachís y marihuana lo hacen cada vez más de forma más reiterada
Los estudiantes de 14 a 18 años que fuman o ingieren hachís y marihuana lo hacen cada vez más de forma más reiterada
Pixabay

El chequeo que el Ministerio de Sanidad hace cada año para conocer el grado de consumo de drogas en los institutos españoles, la encuesta Estudes, ha desvelado en el muestreo de 2021 varios datos relevantes y muy preocupantes.

El más grave quizá de todos es que los estudiantes de 14 a 18 años que fuman o ingieren hachís y marihuana lo hacen cada vez más de forma más reiterada, con lo que el uso convulsivo de esta droga les crea, además de una posible adicción, problemas de todo tipo, de salud, de estudios y de relaciones personales y familiares.

La tasa de consumo problemático de cannabis, la que mide cuantos de los jóvenes usuarios sufren limitaciones o se ven atrapados por la sustancia, nunca había sido tan alta en España. Están ya en este saco el 17,8% de los consumidores, tres puntos y medio más que en 2019, lo que supone un aumento del 26% en solo dos años.

El consumidor problemático de cannabis es mayoritariamente un chico en toda la franja de edades y, además, suele estar vinculado a otra serie de conductas de riesgo. Suelen ser adolescentes que han probado cuatro o más drogas en el último año, el 75% ha dado atracones de alcohol y el mismo porcentaje se ha emborrachado en el último mes.

El consumo problemático de hachís y marihuana crece con fuerza pese a que nueve de cada diez chicos dicen ser conscientes de que son sustancias que causan muchos problemas y a que, de hecho, el porcentaje de adolescentes consumidores (22%) se ha reducido significativamente en estos dos años, al bajar unos cinco puntos.

Lo que es bastante menos tranquilizador es que hasta el 61% de los preguntados aseguran que es fácil o muy fácil para ellos adquirir estas drogas ilegales. Está evidente falta de control sobre las sustancias vedadas es general. Nueve de cada diez chicos de 14 a 18 años indica que no tiene problema alguno para conseguir alcohol o tabaco cuando quiere, pese a que la venta de ambos esté prohibida a los menores.

Menos alcohol y tabaco

El consumo de estas dos drogas legales, en este caso la disminución del uso, es la noticia más positiva del Estudes. El alcohol sigue siendo la droga más consumida por los jóvenes, el 70,2% lo ha hecho en el último año, sobre todo por las mujeres, pero ha bajado más de cuatro puntos respecto a 2019. No obstante, aún son cifras preocupantes, pues el 53,6% de los chicos ha bebido en el último mes, el 27,9% lo ha hecho en forma de atracón y el 23,2% se ha emborrachado.

Con el tabaco pasa algo parecido. Es la segunda droga más consumida, el 30,7% ha fumado en el último año y el 9% lo hace a diario. Sin embargo, el porcentaje de consumidores se redujo en cuatro punto y el de fumadores diarios casi un punto.

El segundo dato más negativo del Estudes es el que indica que la ingestión de hipnosedantes sin receta por parte de los adolescentes -un 7,2% los ha tomado en el último año- bate todos los récord de la estadística y más si solo se mira a las chicas, entre quienes la tasa de consumo sube al 9,4%. Se trata de fármacos, del tipo al Loracepam, que solo puede recetar un médico y que incorporan ansiolíticos, hipnóticos y sedantes.

También es fuente de problemas la confirmación de que los jóvenes enganchados a internet no dejan de crecer. Hasta un 23,5% de los estudiantes de 14 a 18 años confiesa hacer un uso compulsivo de la red -en muchos casos es un adicto-, lo que son tres puntos y medio más que hace dos años. La mayor tasa de adicción se da entre las chicas, que con un 28,8% le llevan diez puntos a los chicos, y en las edades más tempranas.

El otro dato positivo es que ha bajado el consumo de apuestas entre los jóvenes, tanto 'online' como presenciales, pero hasta un 3,4% de los chicos sufre todavía un uso problemático del juego.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión