Nacional
Suscríbete

terrorismo

Tres placas recuerdan en San Sebastián al zaragozano Rafael Garrido, su esposa y su hijo, asesinados por ETA en 1986

El general de brigada era natural de Zaragoza y fue asesinado mediante una bomba lapa que colocaron sobre su coche oficial dos terroristas a bordo de una moto.

Las placas se han colocado en el Boulebard de San Sebastián.
Las placas se han colocado en el Boulebard de San Sebastián.
Juan Herrero/EFE

Tres placas recuerdan desde este sábado en San Sebastián el lugar en el que ETA acabó con la vida del gobernador militar de Guipúzcoa Rafael Garrido, su esposa, Daniela Velasco, y uno de sus hijos, Daniel, el 25 de octubre de 1986, en pleno Boulevard donostiarra, donde se preserva ahora su memoria.

El general de brigada Rafael Garrido Gil, de 59 años y natural de Zaragoza, fue asesinado hace 35 años mediante una bomba lapa que colocaron sobre su coche oficial dos terroristas a bordo de una moto, al parar en un semáforo en rojo, en la confluencia de la calle Legazpi con el Boulevard, donde han sido fijadas las tres placas.

En el atentado murieron el gobernador, su mujer, de 53 años, y uno de los seis hijos del matrimonio, de 21 años, que viajaban con él en el vehículo, mientras que el chófer resultó herido, al igual que una decena de personas más.

Una de ellas fue María José Teixeira, una viandante de 27 años que murió días más tarde a causa de las graves lesiones que le provocó y se convirtió en la cuarta víctima mortal del atentado.

El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, ha explicado que, al ponerse en contacto con los familiares de Teixeira, como hacen siempre los responsables municipales antes de instalar la placa, estos "han agradecido" el gesto, pero lo han declinado.

Por ello, han sido colocadas tres placas sobre la acera del Bouelvard en un sencillo y emotivo acto al que han acudido numerosos familiares de los asesinados, entre ellos cuatro de los hijos del matrimonio.

Uno de ellos, Fernando Garrido, ha expresado, en declaraciones a los periodistas, su agradecimiento por este acto en memoria de sus padres y su hermano.

"Ha pasado mucho tiempo. Se podía haber hecho antes pero siempre es bonito" que se organice un reconocimiento así. Cuando nos lo propusieron desde el principio dijimos que sí. Nos ha hecho mucha ilusión", ha asegurado.

Ha reconocido que son momentos "felices", pero también "duros" ya que se reviven duros recuerdos, que tienen una enorme carga emotiva para todos los familiares y allegados que se han reunido este sábado en San Sebastián.

Regresar al lugar exacto en el que se produjo el atentado siempre es doloroso para esta familia. "Al principio pasamos muchos años sin poder venir" porque era "demasiado duro y fuerte", ha relatado.

El acto, presidido por la familia y el alcalde, ha contado con numerosos representantes de la corporación municipal pero ninguno de EH Bildu, cuya portavoz, Reyes Karrere, sí ha asistido, sin embargo, al recibimiento previo a la familia que ha tenido lugar en el Ayuntamiento, han informado fuentes municipales.

El viceconsejero vasco de Derechos Humanos y Memoria, José Antonio Rodríguez Ranz, y el dirigente del PSE de Gipuzkoa José Ignacio Asensio, así como las víctimas del terrorismo Maixabel Lasa o Bárbara Dührkop se han sumado también al acto público en el que los asistentes han depositado rosas blancas sobre las tres inscripciones.

Con estos tres nuevos distintivos, el Ayuntamiento donostiarra continúa con la iniciativa que puso en marcha la pasada legislatura de "recuperar la memoria y visibilizar en el espacio público", en los mismos lugares en los que perecieron, "de aquellas víctimas de motivación política que perdieron la vida en la ciudad".

Hasta ahora hay placas en recuerdo de las víctimas de ETA Juan María Araluce, José María Elícegui, Antonio Palomo Pérez, Luis Francisco Sanz Flores, Alfredo García González, Gregorio Ordóñez, Francisco Martín González, Fernando Múgica y Juan Manuel García Cordero.

También están instaladas en calles y plazas de la ciudad otras en memoria de los asesinados por los Comandos Autónomos Anticapitalistas Enrique Cuesta y Antonio Gómez; la niña Begoña Urroz, asesinada por el Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación (DRIL); María José Bravo del Valle, a la que quitó la vida el Batallón Vasco Español y la víctima por una acción policial Joseba Barandiarán.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión