Nacional
Suscríbete

La 'Generación Millenial', la que más acude a las consultas de sexología por la escasa frecuencia de relaciones

Los profesionales recomiendan la búsqueda de espacios para la pareja, la mejora del tiempo de interacción emocional, compartir tiempo de ocio o incluso salir a pasear, agendar citas para encontrarse eróticamente e impulsar la comunicación erótica a través de masajes sensoriales o juegos.

Durante y después del sexo se dan diferentes impulsos incontrolables.
La generación millennial es una de las que más condicionantes enfrenta en la calidad de la sexualidad.
Pexels

Los sexólogos han reconocido que la 'Generación Millenial', en la que se encuentran las personas nacidas entre 1980-1990, son los que más acuden a consulta, preocupados por la escasa frecuencia de relaciones sexuales y la falta de deseo sexual.

Así se ha puesto de manifiesto en la mesa debate 'Millenials y Maduros: La sexualidad natural', liderada por el laboratorio farmacéutico centrado en la salud de la mujer Procare Health, en el marco del XV Congreso de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS), que ha reunido a más de 170 expertos en sexología y ginecología este fin de semana en Jerez.

"Existen una serie de mitos acerca cómo se vive la sexualidad en cada etapa vital. Así, se piensa que en la infancia y a partir de la edad madura no existe, que en la adolescencia es explosiva y que la de la juventud y adultez es la etapa de la plenitud sexual. La generación millennial es una de las que más condicionantes enfrenta en la calidad de la sexualidad. De hecho, diversos estudios confirman como en esta generación se practica menos sexo que en la anterior, la generación X, con una mayor insatisfacción sexual, siendo más pronunciada en las mujeres", ha desvelado la doctora Francisca Molero, sexóloga y ginecóloga presidenta de la FESS.

En el caso concreto de las mujeres de esta generación, al igual que sucede con los hombres, se plantean una serie de retos que van a condicionar su sexualidad: el desarrollo profesional, la vida en pareja, las tareas de la casa y la posibilidad de tener hijos. "Todo ello hace que el espacio individual de cada uno y el de pareja se vea muy reducido, la sexualidad queda en un segundo plano y hay menos deseo sexual, no hay tiempo para eso, es en lo que todos coinciden. Además, todo esto se ha acentuado durante la pandemia", ha afirmado la doctora.

Además, otras etapas de la vida de la mujer que pueden condicionar su sexualidad son el postparto y la menopausia. En el postparto se producen una serie de alteraciones hormonales, unida a las posibles consecuencias del parto como la sequedad vaginal o el dolor por la episiotomía, además del apego del recién nacido, los cambios en la vida de pareja y el cansancio. "Inevitablemente, todo ello conduce a una falta de deseo sexual que es más fisiológico que emocional por lo que puede ser más fácil de sobrellevar", ha argumentado.

Por otro lado, la menopausia también es una etapa clave en la sexualidad de la mujer. Se produce una crisis evolutiva y un déficit hormonal que van a acompañarse de una serie de cambios fisiológicos y psicológicos que hacen que no tenga ánimos y ganas para las relaciones sexuales.

Para los expertos, ante la falta de deseo sexual, lo más importante es tener la convicción de que existe tratamiento y solución. "Muchos tardan años en dar el paso de consultar porque piensan que es un problema suyo que tienen que arreglar ellos solos", ha apuntado Molero.

Por último, los profesionales recomiendan la búsqueda de espacios para la pareja, la mejora del tiempo de interacción emocional, compartir tiempo de ocio o incluso salir a pasear, agendar citas para encontrarse eróticamente e impulsar la comunicación erótica a través de masajes sensoriales, juegos, etc. Pero, si esto no resulta suficiente es importante ponerse en manos del especialista para tratarlo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión