Nacional
Suscríbete

Abascal, indignado por la agresión al policía en Zaragoza, vuelve a relacionar la inmigración ilegal y la delincuencia

El presidente del Gobierno ha desmentido con datos que se haya producido un aumento de la criminalidad.

Abascal, este martes en el Congreso
Abascal, este martes en el Congreso
Efe

El líder de Vox, Santiago Abascal, ha relacionado este miércoles a los inmigrantes ilegales con "atracos, cuchilladas y violaciones" en las calles españolas, ante lo que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le ha acusado de "crispar" y de generar "odio" y ha replicado que los datos de criminalidad están en mínimos históricos.

En el pleno de la sesión de control al Gobierno en el Congreso, Abascal se ha mostrado indignado por el ataque el pasado fin de semana a un policía fuera de servicio en un autobús urbano en Zaragoza y ha vaticinado que si es detenido "acabará en la calle cometiendo nuevos delitos", ha espetado al presidente, al que ha acusado de "premiar" a estos delincuentes. 

El líder de Vox ha enumerado una serie de sucesos ocurridos en los últimos días, algunos de los cuales ha atribuido a los menores extranjeros no acompañados.

Según Abascal, hay grupos de esos menores organizados "acudiendo a zonas de ocio provocando agresiones sexuales, cuchilladas, etc..." y los "culpables" son quienes "se sientan en el banco azul" de la Cámara Baja.

Ha ido más lejos y ha acusado al Ejecutivo de haberse convertido "en el flautista de Hamelin que convoca a la inmigración ilegal, que les llama a España y que importa delincuencia y genera inseguridad en los barrios".

Por su parte, el presidente del Gobierno ha desmentido con datos que se haya producido un aumento de la criminalidad en España, como ha denunciado Vox, y ha acusado a este partido de querer crispa, fracturar y dividir.

"No sé si crispar, fracturar, dividir, confrontar, odiar, es patriotismo. Ojalá fuera la mitad de patriota de lo que reclama al resto de sus señorías", le ha espetado Sánchez.

El presidente del Gobierno ha recurrido a los datos de la criminalidad del primer trimestre del año para asegurar que España ha alcanzado la tasa de delincuencia más baja de la serie histórica.

Y ha sido así, en su opinión, porque su Ejecutivo apuesta por la seguridad para todos, por la pública. Porque para aquello que dijo un delegado del Gobierno de que 'la seguridad, para quien la pague', hay que "mirar hacia otra bancada, la de la derecha".

De los últimos datos, Sánchez ha resaltado el descenso en un 38,3 por ciento de los hurtos, en un 32,8 por ciento de los robos con fuerza en domicilios y del 30,5 por ciento en la sustracción de vehículos, siempre en relación a 2019 porque 2020 fue el año de la pandemia.

Tras reconocer que no existe "riesgo cero", Sánchez ha dejado claro que su Gobierno se ocupa y preocupa por la seguridad de sus compatriotas y que la bajada histórica de la criminalidad es el resultado del aumento de policías y guardias civiles, que ha cifrado en 10.000 en tres años, casi la misma cantidad de los que se perdieron en siete años de gobierno de la derecha, ha dicho.

Además, ha aumentado en un 20 por ciento el salario de los agentes y ha puesto en marcha un plan de infraestructuras de 600 millones de euros en siete años para la reforma y construcción de comisarías y cuarteles. "Ahí estaban los datos y aquí están los hechos", ha concluido.

Pero a Abascal no le han convencido y ha pedido a Sánchez que, "como padre, se ponga en la piel de esos padres que tendrán que recibir en sus casas a su hijo con una cuchillada en el cuello o a su hija violada por aquellos a los que ustedes llaman y mantienen". 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión