Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

seguridad vial

Usar el manos libres reduce en un 40% la atención al volante

Usar WhatsApp es la acción que conlleva más riesgo, multiplicando por dos la probabilidad de cometer un error en la conducción.

Utilizando el móvil al volante se puede perder mucho más que los puntos del carné de conducir
Utilizando el móvil al volante se puede perder mucho más que los puntos del carné de conducir
Lord Jim

Atender una simple llamada relajada mientras se conduce no es tan inofensivo como se puede pensar. Hablar por el móvil con el sistema de manos libres reduce "drásticamente" la atención al volante en un 40% e incrementa de forma importante la probabilidad de cometer una infracción como saltarse un semáforo en rojo.

En caso de mantener una conversación por WhatsApp, la atención del conductor disminuye en un 53 %, según un estudio de la Fundación Mapfre centrado en el teléfono móvil con manos libres y el impacto de este en la conducción, presentado este jueves.

En el experimento, para el que se utilizó un simulador de última generación, participaron 24 conductores, hombres y mujeres, de entre 20 y 65 años, con al menos 2 años de carné de conducir; la mitad de ellos acudieron sin fatiga ni somnolencia a la prueba y la otra, fatigados y somnolientos después de una noche trabajando y sin dormir.

La primera conclusión es que cualquier uso del móvil multiplica por dos la probabilidad de cometer graves errores de conducción como perder la trayectoria, saltarse un semáforo en rojo o atropellar a un peatón.

Atender una llamada trivial no es algo inofensivo, bajamos la guardia y estamos expuestos a un mayor riesgo, ha advertido Jesús Monclús, coordinador del informe y director de Prevención y Seguridad vial de Fundación Mapfre.

Así, contestar una "llamada trivial, de ascensor" reduce la atención un 36 % y un 40 % en el caso de que sea estresante. La diferencia es más acusada a la hora de saltarse un semáforo en rojo: es tres veces más probable en el segundo caso que en el primero.

Usar WhatsApp es la acción que conlleva más riesgo, multiplicando por dos la probabilidad de cometer un error en la conducción, comparado con conducir sin usar el móvil. Los conductores se vuelven "casi ciegos" a los semáforos: el riesgo de cometer esta infracción se incrementa un 45 %.

El estudio revela que conducir cansado y somnoliento disminuye "gravemente" la atención en un 52 %, en comparación con conductores descansados.

Además, el consumo de combustible y las emisiones cuando se habla por teléfono aumentan en un 10 %, al producirse más acelerones y frezados y por el uso incorrecto de las marchas.

Atendiendo al perfil del conductor, las mujeres tienen menos errores de conducción, los mayores cometen menos infracciones, pero más errores y los jóvenes, más infracciones y gastan más combustible.

No obstante, los resultados del simulador han ofrecido un hallazgo inesperado: los conductores fatigados se espabilaron y se mostraron más centrados en la conducción durante los 3 minutos de llamada, tanto relajada como estresante, algo que los autores han denominado “efecto despertar".

En España, 300 personas pierden la vida cada año como resultado de una distracción durante la conducción.

La nueva ley de tráfico, que se encuentra en el Senado, endurece las sanciones por conducir y sujetar con la mano dispositivos móviles, con multas de 500 euros y la retirada de 6 puntos del carné. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión