Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Iglesias rescata la teoría del sorpaso de Podemos al PSOE con el "frente amplio" de Yolanda Díaz

La secretaria general de Podemos, Ione Belarra, anuncia «un cambio profundo» y señala a la vicepresidenta segunda como candidata.

Pablo Iglesias junto a Ione Belarra
Pablo Iglesias junto a Ione Belarra
Efe

Podemos confía en que el proyecto político que impulsa la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, sea el cicatrizante para la sangría electoral que sufre desde 2016, cuando la formación morada tocó techo con 71 escaños en el Congreso (ahora cuenta con 35). Entonces ya acariciaron el sueño del sorpaso al PSOE, una idea que ya parecía enterrada tras la formación del Gobierno de coalición pero que resucitó el exsecretario general del partido, Pablo Iglesias.

El antiguo líder de Podemos volvía a participar en un acto político de los morados cinco meses después de renunciar todos sus cargos y decir adiós a la política. Volvió a señalar a Díaz -igual que hizo cuando abandonó el Gobierno en marzo para disputar la Comunidad de Madrid a Isabel Díaz Ayuso- como la candidata a encabezar el proyecto de ensanchar el electorado. "Estoy convencido que la dirección de Podemos va a saber acompañar a Yolanda para construir ese frente amplio de izquierdas", zanjó.

El exvicepresidente del Ejecutivo era el invitado estrella del cierre de la 'Uni de otoño', un evento de tres jornadas que Podemos celebra anualmente pero que este año se ha acabado convirtiendo en un cónclave en toda regla para tratar rearmar ideológicamente a la formación en esta recta final de legislatura. Ya no ocultan que el PSOE dejará de ser un socio para convertirse en rival en las próximas generales.

Le acompañaba en el escenario del auditorio Pilar Bardem de la localidad madrileña de Rivas Vaciamadrid la ministra de Derechos Sociales y su sucesora en la secretaría general de Podemos, Ione Belarra, que reconoció "los límites que implica ser el socio minoritario en un Gobierno" al tiempo que arrogaba para su partido la capacidad de "señalar el rumbo" de la coalición. "Mientras el PSOE siga siendo la primera fuerza política en el Gobierno los avances en derechos serán más lentos", insistió.

Tampoco mostró reparos en coronar a Díaz como futura cabeza de lista electoral en lo que definió como "un cambio profundo para ser la primera fuerza política de nuestro país".

Todo ello mientras la vicepresidenta segunda no solo sigue sin deshojar la margarita, sino que directamente desdeña la idea de dar un paso adelante y prefiere, como aseguró en una entrevista, centrarse en "modernizar el mercado laboral". "Si cambio de idea, lo avisaré", zanjó.

En 2016, Podemos ya intentó superar al PSOE tejiendo una coalición con Izquierda Unida (conocida popularmente como el pacto de los botellines) y otros partidos de ámbito autonómico, las confluencias. Una alianza que dio lugar al nacimiento de Unidos Podemos. Pero en las generales de junio de 2016 fracasaron en el objetivo porque el conglomerado acabó por sumar un millón de votos menos que los que habían cosechado por separado en los comicios del 20 de diciembre de 2015. Las expectativas incumplidas llevaron después al divorcio, el más sonado, el de Íñigo Errejón, mano derecha de Iglesias, que acabó fundando Más País tras el desencuentro entre ambos en la Asamblea de Vistalegre II, en 2017.

El proyecto de Díaz, aún en proceso embrionario, pasa en cambio por "escuchar a la gente" y apostar por el diálogo con distintos colectivos profesionales para conformar un "frente amplio" que supere los actuales límites electorales de Unidas Podemos. Ese tránsito pasa por caminar en sentido contrario a la tradicional fragmentación de la izquierda para atraer a personas de procedencias diversas e incluso distintas sensibilidades que tengan cabida en un proyecto "más colectivo que personal".

Control del partido

Pero hay otras voces en Podemos que recelan del protagonismo y las expectativas que esta generando el proyecto de Díaz -la política mejor valorada del país según el CIS de septiembre- y temen que escape al control de los órganos del partido. Juan Carlos Monedero, cofundador del partido, insistió el viernes sobre el mismo escenario que "Podemos debe ser la nave nodriza" de este futuro proyecto. Definió a la vicepresidenta segunda como "una excelente candidata", al tiempo que lanzó una advertencia: "los cargos institucionales tienen que tener libertad, pero tienen que responder al partido".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión