Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

El fenómeno de las puertas giratorias

El reciente nombramiento del socialista Antonio Miguel Carmona como vicepresidente de Iberdrola ha reavivado el debate sobre si se deben endurecer las leyes para evitarlas.

Imagen de recurso para reportaje de las puertas giratorias
Imagen de recurso para reportaje de las puertas giratorias
Heraldo.es

Antonio Miguel Carmona ha escandalizado la opinión pública esta semana tras saltar la noticia de su nombramiento como vicepresidente de Iberdrola España. Este hecho ha sentado muy mal en el seno del PSOE que ha puesto sobre la mesa la posibilidad de revisar su código ético para evitar que la empresa privada coloque en puestos directivos a políticos, a golpe de talonario.

La noticia también fue muy criticada por Unidas Podemos, socio del PSOE en el Gobierno de coalición, hasta el punto de que el presidente de la formación morada en el Congreso de los Diputados, Jaume Asens, opinó en una entrevista en TVE que "lo coherente" sería echar a Carmona del partido "o que él se fuera". "En medio de la guerra con la ofensiva de las eléctricas, que alguien como Carmona se pase al lado de Iberdrola es una indecencia", ha sostenido Asens en una entrevista en TVE.

Unidas Podemos anunció que registrará una proposición de Ley para prohibir las llamadas "puertas giratorias" y sancionar los casos de altos cargos políticos con elevada influencia dentro de un partido. 

Loading...

La proposición de Ley incluirá un código de conducta vinculante con sanciones en supuestos muy graves así como un pacto anti puertas giratorias con todos los partidos políticos, similar al pacto antitransfuguismo.

La práctica de fichar a expolíticos como consejeros a golpe de talonario ha visto casos muy sonados como el que protagonizó Felipe González, expresidente socialista, cuando saltó la noticia de su entrada en Gas Natural por un sueldo de 126.000 euros al año. José María Aznar, por su parte, acabó como asesor en Endesa.

Muchos ministros han terminado ‘atravesando’ estas ‘puertas giratorias’, sobre todo para aterrizar en grandes empresas energéticas: Beatriz Corredor (PSOE) de Ministra de Vivienda a presidenta de Red Eléctrica de España, Elena Salgado (PSOE) de la vicepresidencia del Gobierno a Endesa, Ana Palacio (PP) de Ministra de Exteriores a consejera independiente en Enagás, Ángel Acebes (PP) tras dejar la política volvió a ser consejero de Iberdrola, la exministra de Empleo Fátima Báñez (PP) figura también en el consejo de administración de Iberdrola…

La lista de ministros y de secretarios generales y de Estado que han terminado como consejeros en la empresa privada es amplia y el último episodio se ha vivido esta misma semana con Antonio Miguel Carmona.

Carmona es doctor en Ciencias Económicas y político y fue además portavoz del PSOE en el ayuntamiento de Madrid hasta su destitución el 4 de agosto de 2015 por parte de la Comisión Permanente de la Ejecutiva del PSOE de Madrid.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión