Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

"Por ahora, el Cumbre Vieja se está comportando como el típico volcán canario"

El jefe del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, reconoce que "la llegada al mar supone un nivel de toxicidad, por lo que hemos confinado a los vecinos cercanos".

El jefe del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende
El jefe del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende
Vocento

Aprovecha un viaje en carretera para atender la entrevista, porque la actividad en el puesto de mando es frenética. En las últimas semanas, su vida se tasa en segundos, centímetros y grados. Pero no solo hay ciencia en sus palabras. 

Durante la conversación, Miguel Ángel Morcuende (Madrid, 67 años), la persona designada por el Gobierno de Canarias para hacer frente al volcán de Cumbre Vieja, menciona dos veces la "suerte y el Altísimo". La primera vez que se encomendó a él fue cuando detectaron, a mediados de septiembre, un "enjambre sísmico" (1.500 movimientos, el eufemismo de pequeños terremotos, en apenas 48 horas) que barruntaba lo peor. La segunda, cuando le permitió, con una tregua del volcán, hablar con sus vecinos para darles instrucciones sobre la evacuación. 

Morcuende, consumado ajedrecista, es el director técnico del Pevolca, el Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias, que coordina a las 800 personas que hacen frente desde hace 11 días a la erupción.

¿Cuál es la situación actual en la erupción de La Palma?

Hay una colada activa que se mueve por encima de otra colada anterior -la que el martes por la noche llegó al mar-. Es una colada muy fluida que proviene de un aliviadero que tiene el volcán por debajo del cono principal, que sólo estaba emitiendo gases hasta hace unas horas. Ahora mismo hay una colada norte y otra al sur.

¿Por qué expulsa ahora una colada más fluida?

Pues porque probablemente procede de zonas más profundas del magma principal. Teóricamente corre más rápido y no pierde temperatura por el rozamiento con el suelo, ya que está discurriendo por encima de otra inicial, hasta que encuentra zonas donde la pendiente es más baja. Cuando deja de circular por la colada antigua y corre por lugares nuevos, se vuelve más viscosa y lenta.

¿Eso significa que ha aumentado su peligrosidad?

No soy vulcanólogo, pero estoy escuchando todo el día a personas que saben de esto, y puedo decir que es un comportamiento normal del volcán.

Y ahora que ha llegado al mar, ¿qué riesgos hay?

Son dos fluidos a distinta temperatura y densidad. Eso provoca explosiones, vaporización de gases y liberación de ácido clorhídrico, lo que genera un nivel de toxicidad para los seres humanos.

¿Habrá medidas de mayor calado?

Hemos confinado a los vecinos de los barrios más cercanos, que están a unos tres kilómetros del punto de entrada, y ya evacuamos de forma preventiva todo lo que estaba por debajo del cono del volcán. Pero sigo pensando que la gente donde mejor está en sus casas, el confinamiento es una medida que a los ciudadanos les cuesta menos asumir. De momento, no necesitamos hacer nada más.

¿Cómo vive los desalojos?

-Como amigo de mucha gente que ha perdido su casa, siento enormemente su pérdida, pero tengo que decir que, por suerte, y con ayuda del Altísimo, no hemos tenido que lamentar ningún fallecimiento. Las casas se pueden reconstruir, pero lo que no puedo es rehacer las vidas.

Esta erupción supera ya a la del Teneguía (1971) en cuanto a lava expulsada. ¿Qué diferencia al volcán de Cumbre Vieja?

Este reúne las características de los típicos volcanes canarios. Vamos al histórico de volcanes en las islas y todos se parecen bastante; otra cosa es que éste haga lo que le dé la gana o que los periodos en los que puede estar inactivo sean más o menos largos... Pero por ahora se está comportando como un volcán razonablemente parecido a los anteriores.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión