Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Barcelona blinda la zona de plaza España para controlar los macrobotellones, tras una noche con 22 detenidos y 40 heridos

La madrugada del sábado la reunión de 40.000 jóvenes derivó en actos de vandalismo y agresiones.

Miles de jóvenes en un macrobotellón en Barcelona
Miles de jóvenes en un macrobotellón en Barcelona
Efe

Los Mossos y la Guardia Urbana de Barcelona han blindado la zona de plaza España para evitar que se repitan esta noche los incidentes de la pasada madrugada, cuando un macrobotellón de 40.000 jóvenes ha derivado en actos de vandalismo y agresiones, con un saldo de 22 detenidos, unos 40 heridos -13 por arma blanca- y cuantiosos daños materiales.

Los altercados desencadenados en la segunda noche de macrobotellón en el marco de las fiestas de la Mercè han llevado esta mañana a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, a pedir que los Mossos d'Esquadra que lideren un dispositivo preventivo ante una situación que el consistorio cree que ha pasado de ser un problema de incivismo a uno de "orden público".

De forma conjunta con la Guardia Urbana, los Mossos han diseñado un nuevo dispositivo para esta noche, que contará con más agentes -tanto de paisano como uniformados-, así como controles y filtros de acceso y cierres perimetrales, al dar por hecho que volverán a repetirse las "aglomeraciones" de los últimos días.

Ya el jueves por la noche, víspera de la Mercè, cerca de 15.000 personas se concentraron en la avenida Maria Cristina y la plaza Espanya de Barcelona a beber y escuchar música, sin incidentes remarcables y sin la que la policía tuviera que intervenir para desalojarlos.

Anoche, el macrobotellón en esa zona congregó a más del doble de asistentes en el momento de mayor afluencia, entre ellos grupos de vándalos que hicieron destrozos y entraron en el Palacio de Congresos, además de lanzar botellas de vidrio a los agentes de la Guardia Urbana que llegaron para proteger el edificio, lo que provocó un primera intervención de los Mossos para desalojarlos -con lanzaderas de foam incluidas- a las 5:00 de la mañana.

Los disturbios, no obstante, se recrudecieron en los aledaños de la plaza España, hasta cerca de las 8:00 de la mañana, a raíz de la intervención policial y dejaron tras sí una cuarentena de heridos -13 por arma blanca y 3 graves-, así como un rastro de contenedores y árboles quemados, coches policiales dañados, pillajes en dos comercios y barricadas a medio montar.

Los alborotadores también arrojaron una moto por el puente de la plaza España a la Gran Vía, incendiaron otras ocho que estaban estacionadas y destrozaron marquesinas de autobuses y otro tipo de mobiliario urbano.Durante la "larga noche" -como la ha definido el teniente de alcalde de Seguridad Albert Batlle- también ha ocurrido una "posible" agresión sexual en la zona y los Mossos d'Esquadra han tenido que blindar sus comisarías para evitar asaltos: en total, se ha detenido a 22 personas vinculadas con los incidentes y cinco agentes han resultado heridos.

Ante el temor de que los botellones se reproduzcan en la tercera noche de fiestas de la Mercè, Colau ha considerado "inaceptable" lo ocurrido y ha pedido un refuerzo policial preventivo al Departamento de Interior, en la línea del teniente de alcalde Jaume Collboni (PSC), que ha alertado de que los incidentes sobrepasan las competencias de la Guardia Urbana.

La reacción del equipo de gobierno no ha satisfecho a la oposición: ERC y JxCAT han criticado la "lentitud" e "incompetencia" del gobierno municipal al afrontar los macrobotellones de las últimas dos noches y han sostenido que el gobierno de coalición de En Comú-PSC "ha perdido el control de la ciudad" ante un fenómeno que creen se está convirtiendo en "estructural".

La líder de Cs en el consistorio, María Luz Guilarte, ha dicho que "Colau y el PSC han abandonado la protección de los barceloneses y desautorizado a los agentes" y, por su parte, Josep Bou ha exigido "más prevención y más mano dura frente a esos gamberros".

También el sindicato CSIF ha acusado al gobierno municipal de "consentir" lo que ha calificado de "terrorismo urbano", tras denunciar que la comisaría de la Guardia Urbana próxima a plaza España ha intentado ser asaltada por un grupo de unas 300 personas.

Según este sindicato, el de plaza España y las calles adyacentes no ha sido el único botellón en Barcelona, aunque sí el mas multitudinario, y ha informado de que otras 2.500 personas se han congregado en las playas de la ciudad, 1.300 en la zona del paseo del Born, y unas 800 en la plaza del MACBA, además de otros botellones de menor participación.

Por su parte, la patronal catalana de locales de ocio nocturno FECALON ha pedido este sábado a las instituciones de Cataluña "unidad de acción" para frenar los macrobotellones que han proliferado en los últimos meses, y ha advertido de que es "urgente" la reapertura de los locales de ocio para canalizar la diversión juvenil. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión