Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Sierra Bermeja, un incendio 'de sexta generación' en un macizo con un carácter "único a nivel mundial"

El riesgo de superincendios o incendios forestales de sexta generación, como el que afecta a Sierra Bermeja (Málaga), se ven acrecentado por el problema estructural de gestión forestal y del territorio en España.

El riesgo de superincendios o incendios forestales de sexta generación, como el que afecta a Sierra Bermeja (Málaga), se ven acrecentado por el problema estructural de gestión forestal y del territorio en España, advierte la portavoz del programa de Bosques de la organización WWF, María Melero.

La creciente vegetación que muere a causa del cambio climático se convierte en material combustible y es una de las causas que dificulta la lucha contra el incendio forestal de Sierra Bermeja (Málaga) ,según coinciden profesores de la Universidad de Málaga.

A la complejidad orográfica y las especiales condiciones meteorológicas del mencionado fuego acaecido se suman las secuelas del calentamiento global, ha asegurado el catedrático de Geografía Física de la institución académica malagueña, José Damián Ruiz Sinoga.

En este sentido, ha explicado que el cambio climático hace que los suelos entren en punto de marchitez antes de tiempo: "Si antes entraban en junio, ahora lo hacen en mayo".

Se caracterizan porque son capaces de generar por sí mismos un cambio meteorológico. Lo estamos viendo en el fuego de Sierra Bermeja. La gran nube que se ha formado sobre la zona central del incendio es un pirocúmulo que en cualquier momento podría generar una tormenta de fuego.

Así, estos suelos no proveen agua a la vegetación, lo que provoca que muera y de ahí una mayor presencia de combustible en el monte, que es lo que hace "muy peligroso" el incendio de Sierra Bermeja, ha detallado.

Por su parte, el director de la Cátedra de Cambio Climático de la Universidad de Málaga, Enrique Salvo Tierra, ha señalado los "dos puntos claves" en este incendio: la formación de pirocúmulos (nubes de humo que pueden contener partículas de fuego) y el combustible vegetal.

Ha incidido en la complejidad de la orografía: "Hay valles muy abruptos y muy cerrados, con pendientes de orientación muy elevadas".

Aunque cree que aún hay que esperar, ha presagiado que la acumulación de cenizas hará que "muchas de ellas terminen en el Mar de Alborán" .

Ha recordado el papel que han jugado los bosques, la arboleda y los matorrales de Sierra Bermeja antes del incendio consistente en "secuestrar CO2", mientras que el fuego actual ha hecho precisamente que se libere "en proporciones enormes" ese carbono que constituye uno de los gases de efecto invernadero y contribuye al calentamiento global.

Por ello, ha insistido en la importancia de procedimientos de adaptación al cambio climático y una planificación "muy estricta" de regeneración y restauración de las zonas incendiadas para que "los suelos calcinados no sean objeto de una especulación urbanística". 

Estos incendios "de sexta generación" son fenómenos "virulentos" y difíciles de controlar, que ponen en peligro tanto el medio ambiente como las vidas humanas y están vinculados al cambio climático.

Las condiciones "especiales" de su desarrollo y su "agresividad" han sido las que le ha dado el nombre de "sexta generación", ya que, en este caso en concreto, se han producido en el incendio unos "comportamientos muy erráticos y cambiantes", lo que resulta "muy peligroso" para la población y los medios de extinción.

Según Melero, estos superfuegos se caracterizan por unas condiciones "muy particulares" en comparación con los llamados 'grandes incendios' (aquellos que superan las 500 hectáreas), debido a que se forman "pirocúmulos", que son potentes columnas de aire caliente que se desprenden con la suficiente fuerza como para producir "sus propias nubes".

La agresividad y virulencia son dos de las características de estos fuegos, que ya se han producido en otros países como en Portugal, Chile, Australia o California. El caso de Sierra Bermeja ha destruido hasta la fecha más de 7.000 hectáreas forestales.

La portavoz conservacionista ha añadido que este incendio ha ocurrido en Sierra Bermeja, "pero podría haber ocurrido en otras partes de España", debido al problema estructural forestal, el abandono del territorio y los problemas de gestión y limpieza de los montes.

Ha añadido que "existe un consenso técnico y científico" que alertó de que está situación "se podía dar en España" al verse agravados los efectos del cambio climático, unido a la escasez de gestión forestal y la acumulación de mucho combustible en el monte, un problema que lleva arrastrando el país "durante décadas".

Sin descanso, 900 efectivos, incluida la UME trabajan sobre el terreno para frenar el avance de las llamas. Pero cada vez es más complicado. Se enfrentan a un incendio de sexta generación; inestable, imprevisible y extremadamente virulento. Las llamas ya han devorado unas 7.400 hectáreas.

Un entorno único

Entre los grupos de mamíferos que se pueden encontrar en la sierra, aparte de los citados, "hay una importante colonia de murciélagos", ha resaltado este lunes Martos, quien lamenta que el riesgo de incendio de esta sierra se haya constatado con el fuego que se declaró en ella, que sigue activo y ha arrasado ya casi 7.800 hectáreas.

El Paraje Natural de Los Reales de Sierra Bermeja está catalogado como Zona de Especial Protección para las Aves según la directiva europea, con 150 especies -25 protegidas por la Directiva de Aves y 117 por la legislación nacional o andaluza-.

Javier Martos ha explicado que en los ríos "vírgenes" de la sierra -que precisa que son agrestes y salvajes porque la montaña es alta con pendientes-, habitan invertebrados, "sobre todo insectos de los que muchos son de carácter endémico".

Sierra Bermeja se extiende sobre diez términos municipales: Benahavís, Casares, Estepona, Genalguacil, Igualeja, Istán, Jubrique, Júzcar, Parauta y Pujerra.

Martos ha detallado que el objetivo de la plataforma que representa es que se reconozca el valor que tiene esta sierra y que se cuide y se proteja "convenientemente".

Llevan en activo desde 2007 y piensan que con la declaración de la Sierra de las Nieves como Parque Nacional -que incluye un tercio de Sierra Bermeja- "se supera una fase", pero buscan que toda la serranía se englobe como Parque Nacional porque "cuanto más grande, mejor se conserva". 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión