Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

incendios

Cientos de evacuados en Ávila por el fuego de Navalacruz, que ya ha quemado 5.000 hectáreas

Desde esta madrugada han sido evacuadas unas 800 personas de los núcleos urbanos de Villaviciosa, Robledillo y Riofrío.

El incendio que se declaró este sábado entre los términos municipales abulenses de Navalacruz y Cepeda de la Mora ha quemado hasta el momento más de 5.000 hectáreas de matorral, pasto y superficie arbolada y cuenta con un perímetro de 40 kilómetros.

Los datos los han ofrecido en Solosancho (Ávila) el delegado territorial de la Junta en Ávila, José Francisco Hernández, y el director general de Patrimonio Natural y Política Forestal de la Administración autonómica, José Ángel Arranz, que ha destacado las condiciones "muy adversas" que se han vivido durante la pasada madrugada.

Una madrugada en la que han sido evacuados los núcleos urbanos de Villaviciosa y Robledillo, anejos del municipio de Solosancho (900 habitantes), antes de que horas después se adoptara esta misma decisión con Palacios de Sotalvo, anejo de Sotalvo. 

Además, el avance de las llamas como consecuencia de las elevadas temperaturas y del viento ha obligado a desalojar a otros 250 vecinos del municipio abulense de Riofrío, a unos 18 kilómetros de Ávila.

En el caso de Robledillo, con una población habitual de 170 habitantes, han sido evacuadas en torno a 300 personas, debido a los visitantes de estos días, mientras que en el caso de Villaviciosa, con una población de 90 vecinos, han sido evacuados en torno a 200 por la misma circunstancia. En total, las evacuaciones realizadas en estos núcleos de población pueden rondar las 800 personas.

Para todas ellas, el Ayuntamiento de Ávila ha habilitado el Centro de Usos Múltiples Carlos Sastre, en el sur de la ciudad, donde se encuentran actualmente en torno a un centenar de personas.

Este incendio, declarado de Nivel 2 en una escala de peligrosidad de 0 a 3 por la Junta, surgió en torno a las 11.00 del sábado a la altura del kilómetro 38,000 de la N-502 (Ávila-Córdoba), donde un vehículo comenzó a arder por un accidente mecánico y las llamas se extendieron hacia el monte cercano.

El viento reinante en la zona y las elevadísimas temperaturas contribuyeron a que las llamas se extendieran de forma descontrolada, especialmente durante la pasada madrugada, tras la retirada de los medios aéreos desplegados en la zona, junto al amplio operativo terrestre de todas las administraciones.

Según el director general de Patrimonio Natural, en la actualidad trabajan en la zona medio millar de efectivos de la Junta de Castilla y León, así como de comunidades limítrofes, además de los aportados por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) y el Ministerio de Defensa.

Este último aporta en torno a 150 militares y más de una treintena de medios para tratar de controlar una llamas cuyo perímetro alcanza los 40 kilómetros, provocando una gran columna de humo que puede verse a kilómetros a la redonda desde la mitad norte de la provincia de Ávila.

En la capital, situada a unos 20 kilómetros, el olor a humo es intenso y las cenizas y pavesas están llegando debido a la acción del viento.

Además, la N-502 (Ávila-Córdoba) está cortada al tráfico entre los kilómetros 20 y 38, donde se produjo el sábado la avería del vehículo que quedó calcinado en el arcén.

El delegado territorial de la Junta ha hablado de una superficie "grande" afectada por las llamas, mientras José Ángel Arranz ha cifrado "entre 5.000 y 6.000" las hectáreas que pueden haber ardido hasta el momento desde que se desató el incendio el sábado.

Arranz ha indicado que lo quemado es fundamentalmente matorral y pastos, aunque también algo de superficie arbolada en la parte oeste, donde se encuentra actualmente el principal "frente activo" y que es la "cabeza del incendio", lo que "dificulta la estabilización del fuego".

El delegado territorial de la Junta ha señalado que la evolución del incendio durante la pasada madrugada ha sido "poco favorable", lo que ha obligado a evacuar varios núcleos de población para salvaguardar a sus vecinos.

José Francisco Hernández ha pedido "calma y paciencia" a los vecinos de las localidades afectadas ante este "gravísimo incendio" en cuyas labores de extinción participan "muchos medios" de las diferentes administraciones, de ahí que haya agradecido la "solidaridad" desde distintos puntos de España.

Asimismo, ha reconocido que es un incendio de "muy difícil gestión" dadas las elevadas temperaturas y las circunstancias de "viento cambiante".

Por otra parte, el delegado territorial de la Junta ha señalado que el incendio que se declaró a última hora del sábado en El Raso, una pedanía de Arenas de San Pedro, tiene una evolución "muy favorable", después de haber obligado a evacuar anoche nueve viviendas. La Junta de Castilla y León declaró este incendio también de Nivel 2 y solicitó la presencia de la UME.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión