Nacional
Suscríbete

sucesos

Los Bomberos estabilizan el incendio en Tarragona tras afectar a 1.700 hectáreas

Los vecinos desalojados de masías por el fuego en Santa Coloma de Queralt han podido regresar a sus casas y se ha levantado el confinamiento en tres municipios de la zona.

El incendio visto desde uno de los municipios confinados a causa del fuego de Santa Coloma de Queralt, el domingo.
El incendio visto desde uno de los municipios confinados a causa del fuego de Santa Coloma de Queralt, el domingo.
EP

Los Bomberos han estabilizado, con la ayuda de la lluvia, el incendio iniciado el sábado en Santa Coloma de Queralt (Tarragona), que ha afectado a unas 1.700 hectáreas, lo que ha permitido regresar a sus casas a los vecinos desalojados de masías aisladas y levantar el confinamiento en tres municipios de la zona.

Ha sido hacia las 14.00 cuando los Bomberos han podido dar por estabilizado el incendio forestal que ha tenido en vilo desde el fin de semana a las comarcas de la Conca de Barberà (Tarragona) y Anoia (Barcelona), el mayor de este verano en Cataluña, al constatar que ya no tiene capacidad de crecimiento, ante lo que la Generalitat ha bajado de fase de emergencia a alerta el plan Infocat.

En un primer balance provisional, los agentes rurales calculan que el incendio ha afectado a unas 1.700 hectáreas, lo que le convierte por ahora en el mayor de esta campaña de verano, seguido de los del Cap de Creus, en Gerona, con 415 hectáreas, y el de Castellví de Rosanes, en Barcelona, con 225.

Pese a que la Generalitat ha dado por estabilizado el incendio de Queralt, al mediodía aún quedaba por cerrar el perímetro de un pequeño tramo del flanco izquierdo de su cabeza, ante lo que el conseller catalán del Interior, Joan Ignasi Elena, y el jefe de los Bomberos, David Borrell, han pedido que se mantenga la precaución para evitar cualquier tipo de negligencia y que no se acuda a la zona del fuego.

Tras una noche intensa, con bomberos y efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) intentando contener sobre el terreno el avance del fuego, la meteorología ha dado una "pequeña tregua" esta mañana, según Borrell, al llegar una precipitación que ha regado la zona y ha aumentado la humedad.

Ante esta situación, los equipos de emergencia han permitido a partir del mediodía regresar a sus casas a los vecinos que fueron desalojados de sus masías aisladas, aunque los bomberos seguirán sobre el terreno porque no se prevé que el incendio pueda entrar en fase de control hasta dentro de unos días.

Desmontar los albergues habilitados

Durante la pasada noche, quince personas desalojadas han dormido en los tres centros habilitados por los equipos de emergencias. De hecho, al estabilizarse el incendio, la Cruz Roja ha empezado a desmontar los albergues que había habilitado para atender a la población evacuada, entre ellos niños de campamentos que regresaron directamente a sus casas, fuera de la zona del incendio.

Además, hacia las 9.00, debido a la buena evolución de las tareas de los equipos de emergencias y la llegada de la lluvia, la Generalitat ha levantado el confinamiento en Sant Martí de Tous, Santa Maria de Miralles y Bellprat y ha reabierto las cinco carreteras locales que habían sido cortadas.

No obstante, tanto Elena como Borrell han advertido de que el incendio no está aún controlado y se deberá seguir trabajando en la zona, pues todavía puede provocar algunas humaredas o quemar cepas.

Borrell ha apelado a mantener una actitud prudente mañana porque tras la "pequeña tregua" de hoy, con un poco de lluvia y una humedad alta, este martes se prevé que regresen las altas temperaturas y el riesgo de incendio volverá a ser muy alto.

De hecho, por ahora se mantienen los recursos terrestres destinados en la zona de la Conca de Barberà y Anoia, con 95 dotaciones -280 efectivos- y seis medios aéreos de los Bomberos, que siguen colaborando con las Agrupaciones de Defensa Forestal (ADF) y, hasta el anochecer, con la UME.

"Dramática y terrible"

Precisamente, el conseller Elena ha destacado la labor que han llevado a cabo los trabajadores públicos, especialmente la tarea "excepcional" de los Bomberos de la Generalitat y de la UME, agradecimiento al que se ha sumado la delegada del Gobierno, Teresa Cunillera, que ha resaltado el "buen trabajo" de todos los cuerpos que han colaborado en la lucha contra el fuego.

Cunillera ha calificado de "dramática y terrible" la situación, ha destacado que los cuerpos de emergencias han dado "lo mejor de ellos", ha pedido a las administraciones que sean "sensibles" a sus reivindicaciones y ha instado a las personas "irresponsables" que tiran colillas o acampan en zonas prohibidas que dejen de hacerlo: "la naturaleza está en peligro, la tenemos que proteger".

El vicepresidente de la Generalitat, Jordi Puigneró, que también ha visitado la zona, ha indicado que ya se ha podido determinar el punto "muy concreto", junto a una carretera, en el que se originó el incendio, aunque todavía siguen sin obtener ninguna "prueba concluyente" sobre su causa.

"Podría haber sido una chispa de un camión, una colilla... Ha sido por efecto de la causa humana", ha dicho Puigneró, quien ha precisado que, aunque no se puede descartar ninguna hipótesis, es "poco probable" que haya sido provocado.

Puigneró ha pedido a la ciudadanía que extreme la precaución en los desplazamientos porque es un verano muy seco y de riesgo de incendio, ante lo que se deben evitar "imprudencias y negligencias". "Una colilla de negligencia significa unos cincuenta años de reforestación", ha agregado el vicepresidente, quien ha alertado del riesgo de que haya fuegos simultáneos, lo que dificultaría las labores de extinción.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión