Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Sánchez y Aragonès apuestan por una nueva etapa y ERC aleja la unilateralidad

El presidente del Gobierno ha viajado a Cataluña donde ha participado en un acto con el presidente Pere Aragonés: "Hemos vivido demasiado tiempo encerrados en posiciones estrechas, en callejones sin salida. No podemos seguir así", ha asegurado Sánchez.

Sanchez y Aragonés este lunes
Sanchez y Aragonés este lunes
EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Pere Aragonès, han escenificado este lunes su apuesta por abrir una nueva etapa de diálogo para resolver el conflicto catalán, el mismo día en que el líder de ERC, Oriol Junqueras, ha bendecido los indultos y cuestionado la unilateralidad.

Tras un primer contacto telefónico el viernes pasado y a la espera de fijar una reunión formal para este junio en la Moncloa, que servirá de antesala para la reactivación de la mesa de diálogo entre gobiernos, Sánchez y Aragonès han coincidido en Barcelona por primera vez desde la investidura del republicano.

Ha sido en un foro empresarial, durante la condecoración al editor Javier Godó por parte de la gran patronal catalana, Foment del Treball.

El primero en llegar a la sede de Foment -a menos de 500 metros del Palau de la Generalitat- ha sido Aragonès, y minutos más tarde lo ha hecho Sánchez, ambos acompañados por el presidente de la patronal, Josep Sánchez Llibre.

Aunque el primer encuentro ha sido lejos de los focos, apenas cinco minutos en una de las salas de Foment y con otras personas delante, los dos presidentes han repetido el saludo ante las cámaras: un choque de puños acorde con los tiempos pandémicos.

En su discurso, que ha empezado con un "estimado Pere", Sánchez ha abogado por aparcar "posturas maximalistas" para que las diferencias "no se transformen jamás en parálisis, atraso y enfrentamiento", y de este modo buscar acuerdos que permitan superar el procés, avanzar hacia el "reencuentro" y recuperar "la concordia" en Cataluña.

"Hemos vivido demasiado tiempo encerrados en posiciones estrechas, en callejones sin salida. No podemos seguir así: ha llegado el momento de dar pasos que nos permitan de una vez por todas avanzar y hacerlo con decisión, con serenidad y con un enorme sentido de justicia, buscando en todo momento el beneficio, la tranquilidad, la paz y la convivencia del conjunto de la ciudadanía por encima de la pequeñez de los intereses partidistas", ha dicho.

También Aragonès ha apelado al "diálogo" para abrir una "nueva etapa de normalización política" y ha elogiado los "pasos" dados hasta ahora por el Gobierno, que "nunca antes se había reconocido la necesidad de abordar la resolución de un conflicto de esta naturaleza".

Así, pese a que los ejecutivos catalán y central "probablemente difieran en los análisis de normalidad", y "siendo conscientes de las dificultades" que ello entraña, toca "afrontar una nueva etapa y poner soluciones sobre la mesa" y "escuchar todas las propuestas, con igual respeto y consideración".

Fuentes del gobierno catalán han detallado que en ningún momento han hablado de cuestiones como los eventuales indultos a los dirigentes independentistas condenados del procés y tampoco está previsto que lo hagan durante la jornada de hoy en algún otro lugar.

Precisamente, sobre los indultos ha hablado este lunes Oriol Junqueras, quien cree que pueden "aliviar el conflicto", en un escrito en el que se aleja de la vía unilateral y defiende que la mejor vía hacia la independencia de Cataluña es la escocesa, que pasa por la negociación con el Estado para lograr un referéndum pactado de autodeterminación.

En rueda de prensa, la portavoz republicana, Marta Vilalta, ha precisado que esto no implica una "renuncia" a "ninguna vía democrática", sino que significa que ERC "prioriza" la del diálogo para conseguir un referéndum pactado.

Más distante ha sido la portavoz y vicepresidenta de JxCat, Elsa Artadi, quien ha reclamado no renunciar "a ninguna vía" para conseguir la independencia, y ha recordado a ERC -socio en el Govern- que el 1-O fue "unilateral".

Desde el Ejecutivo central, el primero en valorar el paso de Junqueras ha sido el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, quien ha asegurado que el Gobierno no va aceptar la vía escocesa de un referéndum pactado que ha planteado el líder de ERC, pero ha admitido que los independentistas puedan plantear cualquier medida si es en el marco de la legalidad.

"Nuestra posición es conocida: no estamos por ese referéndum, sino por conservar la integridad territorial de España", ha remarcado Ábalos en declaraciones a La Sexta.

Según el también secretario de Organización del PSOE, el Gobierno no va a exigir a ERC que "renuncie a su pensamiento, ni siquiera a su proyecto", pero sí que "lo defienda en el marco de la legalidad y pueda ser sustanciado por la vía del diálogo".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión