Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

política

Leguina pide la testifical de Felipe González, Guerra, Zapatero y Pedro Sánchez en su expediente de expulsión

El exdirigente socialista defiende que sus opiniones no suponen "menoscabo" a la imagen del PSOE o de sus órganos colegiados y precisa que ni ha solicitado el voto o realizado propaganda a favor de otro partido.

El expresidente madrileño Joaquín Leguina.
El expresidente madrileño Joaquín Leguina, en una imagen de archivo.
Efe

El expresidente de la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, ha presentado las alegaciones al expediente de expulsión que le ha abierto el PSOE y en ellas solicita la testifical de Felipe González, Alfonso Guerra, José Luis Rodríguez Zapatero, Joaquín Almunia, Josep Borrell y del propio secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Esta petición la justifica en la necesidad de comprobar los "niveles de tolerancia de la crítica y discrepancia" en el PSOE, según el escrito al que ha tenido acceso.

El exdirigente socialista defiende que sus opiniones no suponen "menoscabo" a la imagen del PSOE o de sus órganos colegiados y precisa que ni ha solicitado el voto o realizado propaganda a favor de otro partido.

En este sentido, afirma en su escrito que sus opiniones lo han sido en un contexto de "crítica respetuosa y constructiva en el seno de un partido que históricamente ha venido asumiendo y aceptando elevadas dosis de discrepancia política".

Cambio en los umbrales de discrepancia política

Sin embargo, se defiende asegurando que ahora se encuentra con un "cambio en los umbrales de aceptación por parte de la dirección del PSOE de los niveles de discrepancia política admitidos" sin que nadie lo se lo haya avisado. En este sentido, acusa a la dirección del partido de tomar la decisión de "acabar con la necesaria y vivificante crítica y diferencia política".

Un extremo que, según Leguina, compromete la objetividad con la que han de enjuiciarse los hechos que en la resolución recurrida se relatan. Por este motivo, y para probar los niveles de tolerancia de la crítica y discrepancia del PSOE, solicita la testifical en este procedimiento de los expresidentes del Gobierno, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, del exvicepresidente Alfonso Guerra, del exsecretario general del PSOE, Joaquín Almunia, de José Borrell y del actual jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

El expresidente de la Comunidad de Madrid responde a las acusaciones formuladas en el expediente de expulsión asegurando que las críticas de las que le acusan "están descontextualizadas" y que, en cualquier caso, sus afirmaciones forman parte del "ejercicio del derecho fundamental a la libertad de expresión".

Pon el ejemplo de las declaraciones en las que acabó afirmando que en las actuales circunstancias "no dan ganas de votar a Gabilondo". Y se justifica asegurando que "no se puede considerar que estas manifestaciones constituyan una muestra pública de insolidaridad, deslealtad, irresponsabilidad u ofensa", por lo que las acciones que se le imputan carecen de "tipicidad" para poder provocar la incoación de un expediente sancionador.

En este contexto, aporta abundante jurisprudiencia y entre ella destaca una sentencia del Tribunal Supremo en la que se separa la discrepancia de la desobediencia.

Pide la retirada del instructor del expediente por no ser imparcial

Una de las primeras cosas que Leguina solicita en su escrito, es que se retire el instructor del expediente de expulsión, José Vicente Sánchez Arenas, por entender que no presenta la necesaria imparcialidad para instruir el expediente disciplinario. Y en caso de que no lo haga, da por presentado incidente de recusación contra el citado instructor.

Para apoyar esta petición, Leguina aporta tuits en los que el instructor, el mismo 6 de mayo -fecha de la incoación del expediente- defiende la potencial expulsión de Leguina y afirma que tendría que haber sido expulsado "tiempo atrás".

El exdirigente socialista aporta también tuits del 25 de marzo de 2017 realizados por el instructor del expediente en los que apunta a que el señor Leguina estaría "anticuado" para el PSOE por apoyar a Susana Díaz en las primarias del partido. Por estos motivos, acusa a Sánchez Arenas de tener predisposición a expulsarle del PSOE, es decir, que tiene un prejuicio de partida que le "inhabilita" para instruir la expulsión.

Se apoya, en este sentido, en sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y del Tribunal Supremo y advierte de que, en caso de que Sánchez Arenas no se retire, persistiría en la instrucción lo que se denomina el "síndrome del juez Roy Bean", en referencia al juez que encarna Paul Newman en la película de John Houston "El juez de la horca". En aquel film, el juez dice a uno de los ajusticiados: "usted va a tener un juicio justo y le vamos a condenar a la horca".

"Si gano a Sánchez en el juzgado, le meto un gol por la derecha"

En declaraciones, Leguina asegura que el instructor no ha hecho más que meterse con él. Cree que han puesto a Sánchez Arenas a resolver el expediente porque "es de esa gente que está para dorarle la píldora al jefe, por no hablar en términos más escatológicos". En este sentido, afirma que se trata de alguien a quien no cae bien, pero insiste en que el instructor "no puede tomar parte".

En cuanto a sus abogados, explica que son dos afiliados del PSOE, uno de ellos ha trabajado con él en la Comunidad de Madrid y el otro es amigo de Barrionuevo. Pero señala que cuando dijo que se defendería solo si no le costaba dinero, le llovieron ofertas, entre otras, precisa, de Miguel Durán. "Preferí escoger a abogados del PSOE", remacha.

No obstante, cree que es posible que no se sustancie nunca el expediente y cita los precedentes de excargos de Caja Madrid, que fueron expulsados preventivamente por Sánchez, pero que nunca lo fueron de manera definitiva, incluso cita a alguno que luego nunca fue juzgado porque no había nada de qué acusarle.

No obstante, afirma que es posible que ahora que Pedro Sánchez está con los indultos a los independentistas, les expulsen finalmente a él y a Redondo. Si esto ocurre, advierte, irá al Juzgado: "creo que puedo ganar y si gano le meto un gol por la escuadra a Pedro Sánchez".

Además, recuerda que las respuestas a este expediente de expulsión han sido "bastante contundentes". Cita la de Alfonso Guerra dentro y fuera del partido y recuerda el artículo del exvicepresidente poniéndoles a él y a Nicolás Redondo "por las nubes" y denunciando la "cacicada" del PSOE de Pedro Sánchez.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión