Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Seguridad Nacional alerta de un nuevo perfil yihadista: el "viajero frustrado"

Se trata de individuos que no han podido desplazarse a zonas de conflicto pero en los que pervive un gran interés por la causa terrorista.

Nueva detención de un yihadista en Pamplona.
Imagen de la detención de un presunto yihadista en Pamplona.
Efe

El Departamento de Seguridad Nacional advierte de que las restricciones en la movilidad por la pandemia han provocado la aparición en los países europeos del "viajero frustrado", un nuevo perfil en la amenaza yihadista integrado por individuos que no han podido desplazarse a zonas de conflicto pero en los que pervive un gran interés por la causa terrorista.

El informe del Departamento de Seguridad Nacional (DSN), presentado en el Congreso, hace un análisis de los principales retos a los que se enfrenta España y dedica un apartado a la lucha contra la amenaza terrorista.

Sobre ella dice que las restricciones pro la crisis sanitaria han limitado la capacidad de atentar en suelo europeo, si bien esta realidad ha propiciado la aparición de un fenómeno preocupante de los viajeros frustrados, lo que no significa que estas personas radicalizadas consigan desplazarse a zonas de conflicto.

Más bien, lo contrario, explica el informe, en el que recuerda que las organizaciones yihadistas piden a sus seguidores que no viajen a esos países puesto que "es más útil que cometan acciones violentas en sus respectivos países".

"La aleatoriedad de estas acciones hace que sean difíciles de detectar por parte de los cuerpos policiales y Servicios de Inteligencia", sostiene Seguridad Nacional, antes de mantener que precisamente la actuación de actores solitarios o pequeñas células locales son "la opción más probable a la hora de que se produzcan atentados en el territorio europeo y español".

Para hacer frente a esta amenaza, la actividad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad se focaliza principalmente en tres vectores: la auto-radicalización, los llamados combatientes terroristas extranjeros (CTE) y el entorno penitenciario.

Respecto al primer factor, el análisis de Inteligencia también lanza una advertencia como consecuencia de la situación de pandemia: los graves problemas socioeconómicos derivados de la crisis sanitario han creado un contexto favorable para la radicalización, al tiempo que aumentan los casos de individuos aislados y expuestos al consumo de material propagandístico yihadista.

Especialmente ha aprovechado este escenario Daésh, con un incremento de contenidos radicales y propaganda por vías tecnológicas como parte de su estrategia prioritaria de activación de terroristas autónomos.

Por eso, Seguridad Nacional fija como uno de los principales retos reducir el impacto de la propaganda terrorista y de la violencia extremista en Internet mediante la rápida eliminación de la misma, para lo cual es "clave" una mayor colaboración público-privada con proveedores de contenidos, juegos en línea o canales de mensajería instantánea.

El informe expone los resultados de la lucha anyihadista en 2020: 37 detenidos frente a los 58 de 2019, en su mayoría sujetos que viven en España que han experimentado una progresiva radicalización. Entre ellos hay un alto porcentaje de personas de nacionalidad marroquí y la presencia de algunos "viajeros frustrados" que abortaron su desplazamiento o regresaron de sitios como Siria en los que la lucha se ha visto más limitada.

Además, el informe cifra en 254 los combatientes terroristas extranjeros procedentes de España: 223 son hombres y 31 mujeres, 50 habrían retornado y 73 han fallecido. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión