Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

cataluña

Esquerra lanza una advertencia a Junts: "Están jugando con fuego"

Tras más de dos meses sin alcanzar un acuerdo para formar Gobierno, Aragonès presiona a los postconvergentes a elegir entre lograrlo o un Gobierno de los suyos en solitario.

El vicepresidente del Govern en funciones, Pere Aragonès.
El vicepresidente del Govern en funciones, Pere Aragonès.
EP

Las negociaciones para la formación de gobierno en Cataluña entran en su semana decisiva. ERC y Junts llevan más de dos meses sin ser capaces de ponerse de acuerdo y tienen tan solo un mes para cerrar un pacto. De lo contrario, Cataluña repetirá elecciones. Hay guerra de nervios. Los equipos negociadores celebran este lunes una reunión al máximo nivel en la cárcel de Lledoners, donde están internos los presos del 'procés', entre ellos Oriol Junqueras, presidente de ERC, y Jordi Sànchez, secretario general de Junts y designado negociador jefe de la formación nacionalista.

Sobre la mesa, el ultimátum lanzado por ERC días atrás. Esquerra exige que Pere Aragonès salga investido antes del 1 de mayo. Hasta la fecha, los republicanos evitaban verbalizar las consecuencias del ultimátum. El propio candidato de Esquerra apuntó este domingo en el diario 'Ara' que si fracasan las negociaciones para formar gobierno y no hay acuerdo con Junts antes de este sábado, ambas formaciones deberán "explorar otras vías alternativas", entre las cuales se encuentra la de que ERC gobierne en solitario. Una posibilidad que algunos dirigentes de Junts ya habían apuntado semana atrás. "Junts está jugando con fuego", advertían fuentes de la dirección republicana.

Desde el equipo negociador de Esquerra aseguran que la formación de Puigdemont debería empezar a reconocer en público si quiere pasar a la oposición tras investir a Aragonès y que ERC gobierne en solitario o si lo que está buscando es la repetición electoral. Algunas voces republicanas han llegado a cuantificar el riesgo de nuevos comicios en el 50%.

Aragonès podría abrirse a otras vías, como la de buscar una alianza con los socialistas y los comunes, pero a día de hoy esta opción, que es la preferida por los sectores económicos, no está sobre la mesa. Los socialistas, además, insisten en que ellos ganaron las elecciones y que en consecuencia les corresponde la presidencia de la Generalitat. El PSC se abre al pacto con ERC, siempre que la presidencia recaiga en Salvador Illa. Esquerra, por tanto, no tiene margen de maniobra. El "empate técnico" entre ERC y Junts en las elecciones, según el diagnóstico de los postconvergentes, sitúa a los de Junqueras en una posición débil en la negociación.

Debate interno

En JxCat hay mucho debate interno. Más aún en pleno periodo precongresual. El partido celebra el 7 y el 8 de mayo un congreso extraordinario, donde se elegirá al presidente del consejo nacional. La pugna entre familias es muy dura y esta batalla se ha colado en las negociaciones para la investidura. Esquerra quiere un pacto antes del congreso juntero, pero es muy difícil que lo consiga. Los de Puigdemont apuran los plazos, con el 26 de mayo como fecha límite, con la idea de que ERC ceda a sus exigencias.

Ambos partidos han cerrado ya alguna carpeta de las conversaciones, como la que tiene que ver con la orientación social del futuro Gobierno, pero donde chocan una y otra vez, según fuentes de la negociación, es principalmente en el papel que tendrá Carles Puigdemont. Junts reclama para el expresidente el rol que desempeñaba con Quim Torra, el de una especie de jefe del Ejecutivo en la sombra, que tenga en su mano la decisión de determinar cómo se reactiva el 'procés' cuando la mesa de diálogo con el Gobierno no dé más de sí. "No aceptaremos una presidencia tutelada", advierten los republicanos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión