Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Belarra defiende la Ley Rhodes frente a una "Iglesia cómplice con la violencia sexual hacia los niños"

"Es una verdad incómoda pero hay que decir que la Iglesia católica ha sido cómplice demasiadas veces en este país encubriendo la violencia sexual hacia los niños, y esto tiene que terminar", ha subrayado Belarra.

La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, este martes.
La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, este martes.
Eduardo Parra/EP

La nueva ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, ha defendido el proyecto de ley orgánica de protección a la infancia y a la adolescencia ante la violencia, frente una "Iglesia católica que ha sido cómplice demasiadas veces con la violencia sexual hacia los niños".

"Es una verdad incómoda pero hay que decir que la Iglesia católica ha sido cómplice demasiadas veces en este país encubriendo la violencia sexual hacia los niños, y esto tiene que terminar", ha subrayado Belarra este jueves 15 de abril durante el debate de la ley de protección a la infancia en el Pleno del Congreso de los Diputados, en la que es su primera intervención en la Cámara Baja como ministra.

En este sentido, ha advertido de que detrás de las cifras hay historias como la de Emiliano, "que con 10 años sufrió agresiones sexuales de un sacerdote en el seminario donde estudiaba interno" y, por ello, ha subrayado la importancia de esta ley "por Emiliano y por todos los niños que han sufrido abusos a manos de sacerdotes".

La referencia de Belarra a la Iglesia católica ha levantado revuelo en la bancada 'popular' y la presidenta del Congreso ha tenido que pedir "silencio" y ha llamado la atención a las diputadas del PP Margarita Prohens, Macarena Montesinos de Miguel y María Teresa Angulo.

Según ha precisado Belarra, en el año 2019, el 46,2% de las víctimas de los delitos contra la libertad e indemnidad sexual fueron menores de edad (7.250 víctimas identificadas, según fuentes del Ministerio del Interior; y en 2017 se registraron 4.875 denuncias de violencia contra menores en el ámbito familiar aunque las alertas por sospechas superaron las 16.700 notificaciones.

Por ello, la ministra ha subrayado la importancia de que la nueva ley amplíe hasta los 35 años el momento a partir del cual empezará a contar el plazo de prescripción de los abusos sexuales a menores; y de que mejore el sistema judicial para evitar la revictimización, mediante formación específica y especializaciones en las carreras judiciales y fiscales.

También ha destacado que no volverán a ocurrir casos como el de Irune "que fue separada de su hija en 2017 tras una sentencia que retiraba la custodia a la madre basándose en el falso Síndrome de Alienación Parental (SAP)". "Por fin esta ley pone punto y final a una etiqueta acientífica y machista que ha generado tanto dolor a los niños y niñas de nuestro país", ha enfatizado.

Bildu se ha abstenido

Belarra se ha "tomado la licencia" de tratar de "convencer" a los grupos que han anunciado su abstención, como es el caso de EH Bildu, a los que ha pedido que "reconsideren su posición".

"Quiero pedirles el voto a favor porque esta ley tiene una función fundamental incluso antes de ser aprobada. Su función es mandar un mensaje nítido e inequívoco al conjunto de la sociedad española: que la violencia contra los niños y niñas no es aceptable es ninguna de sus formas", ha declarado la ministra desde la tribuna.

Según ha concretado, una sociedad democrática "no puede tolerar ni activa, ni pasivamente la violencia hacia los niños y las niñas en cualquiera de sus formas: ni física, ni sexual, ni verbal, ni psicológica, pero tampoco institucional"; ni consentir "ningún tipo de explotación, acoso, amenaza, perjuicio, descuido o negligencia".

A los niños, "pedid ayuda"

La ministra también ha enviado un mensaje directamente a los niños y niñas españoles para invitarles a "pedir ayuda" si alguien les "hace daño" en la escuela o en casa, ya sea el agresor un adulto o un compañero. "Ninguna persona tiene derecho a violentaros, a agrediros, a haceros daño", ha subrayado. "Nada de lo que os haya pasado es vuestra culpa, pedid ayuda porque alguien va a ayudaros", ha añadido.

Finalmente, Belarra ha hecho un reconocimiento especial a las organizaciones de infancia que han seguido el debate desde el Congreso, y especialmente al pianista James Rhodes, que sufrió abusos sexuales en su infancia y que ha luchado por la aprobación de esta ley. "Gracias James por tu valentía, por tu testimonio, por haber convertido tu dolor en cambios que van a proteger a otros niños y niñas de lo que tú viviste", ha zanjado la ministra pidiendo un aplauso para el pianista.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión