Nacional
Suscríbete por 1€

El parón de los envíos de la vacuna de Janssen compromete los planes de España

La farmacéutica, que iba a entregar a Sanidad 5,5 millones de dosis antes del 30 de junio, retrasa las remesas después de que EE UU suspenda su uso por seis trombos.

Exterior de la farmacéutica Janssen (Johnson&Johnson) en Leiden (Países Bajos)
Exterior de la farmacéutica Janssen (Johnson&Johnson) en Leiden (Países Bajos)
REUTERS/Piroschka van de Wouw

La campaña de vacunación vivió este martes un nuevo, y muy importante, sobresalto. La decisión de Estados Unidos de dejar de administrar la fórmula de Janssen tras detectar seis trombos provocó una reacción en cadena que compromete por el momento los planes del Gobierno español y de toda la Unión Europea para conseguir que el 70% de la población esté inmunizada durante el verano.

Después de analizar las informaciones de los órganos reguladores norteamericanos, Johnson & Johnson, la matriz de Janssen, comunicó que paralizaba el lanzamiento de su vacuna en Europa, que se iba a comenzar a distribuir este mismo miércoles por los 27. España contaba con recibir este miércoles 300.000 dosis y hasta el 30 de junio, 5,5 millones, que iban a suponer un enorme empujón a la dubitativa campaña de inmunización, ya que se trata de una vacuna que requiere únicamente un pinchazo. Ahora, todo ese impulso está en el aire.

La alerta en Estados Unidos saltó después de que las agencias sanitarias del país anunciaran el descubrimiento de seis casos de un tipo de coágulo sanguíneo "raro y grave", todos en mujeres de entre 18 y 48 años a las que se les había inoculado la vacuna de Janssen. Una de ellas falleció y una segunda, en el Estado de Nebraska, fue hospitalizada en estado crítico.

Hasta el momento, casi siete millones de personas han recibido la vacuna de Janssen en Estados Unidos y aproximadamente nueve millones de dosis más han sido repartidas a los Estados, según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades, el organismo que gestiona la pandemia en el país.

La decisión de Janssen de frenar las entregas en Europa puede comprometer el plan de vacunación de España si la multinacional no activa de inmediato sus envíos, ya que el Ministerio de Sanidad fía a 17.598.400 viales monodosis comprometidos entre el segundo y el tercer trimestre buena parte de su promesa de alcanzar la inmunidad de rebaño a finales de agosto con el 70% de la población completamente protegida (33 millones de habitantes).

Según explicó la propia Janssen en el comunicado en el que anunció la suspensión de las entregas en Europa, el problema en sí es "un trastorno extremadamente raro que genera coágulos de sangre en combinación con plaquetas bajas". Es, por tanto, un cuadro muy parecido a las embolias causadas también en mujeres de edad no avanzada por la otra vacuna bajo sospecha, la de Astrazeneca. Sanidad investigaba este martes la muerte de un profesor de 30 años en Toledo que sufrió trombos graves tras recibir esta fórmula.

Janssen, que aseguró haber revisado estos casos con las autoridades sanitarias europeas antes de "retrasar de forma proactiva el lanzamiento de nuestra vacuna en Europa", precisó que los síntomas de estas embolias son "dolor de cabeza intenso, dolor abdominal, dolor en las piernas o dificultad para respirar dentro de las tres semanas posteriores a la vacunación".

Tras el anuncio de Estados Unidos, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró que "todas las vacunas" que se administran en España son "seguras". "Todas las vacunas que se están administrando cuentan con todas las garantías. El análisis de riesgo-beneficio es, sin duda, absolutamente desequilibrado a favor del beneficio", subrayó.

Los trombos ocasionados por la vacuna de Janssen tienen, en principio, un origen similar a los trombos sufridos con Astrazeneca. Aunque aún no hay conclusiones certeras, algunos estudios, incluidos los de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), apuntan a la hipótesis de que estas fórmulas puedan desencadenar una respuesta autoinmune que produce un trastorno atípico similar a la trombocitopenia inducida por heparina, que haría que las plaquetas se agrupen por error formando coágulos. Los mismos estudios subrayan que es un trastorno tratable, sobre todo si se detecta de manera inmediata.

Las vacunas de Janssen y de Astrazeneca comparten tecnología, aunque con diferencias. Ambas utilizan un tipo de virus del resfriado, el adenovirus, modificado genéticamente para que no pueda reproducirse en el organismo y con 'instrucciones' en su ADN para que las células fabriquen proteínas que sirvan como anticuerpos. La de Janssen se basa en un virus de resfriado humano y la de AstraZeneca, en un virus de resfriado de chimpancé.

La efectividad de la vacuna de Janssen frente a la covid-19 ha sido del 66,3% en los ensayos clínicos, aunque presentó efectos secundarios, mayoritariamente leves, principalmente en el grupo de edad de entre 18 y 59 años. El viernes, la EMA anunció que estaba investigando cuatro casos graves de coagulación inusual con bajas plaquetas en personas que a las que se les había administrado esta fórmula en Estados Unidos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión