Nacional
Suscríbete

elecciones

Un mes de precampaña electoral de alto voltaje en Madrid

La comunidad mira al 4 de mayo entre un polarizado enfrentamiento político y una galopante pandemia de covid.

Isabel Díaz Ayuso, este viernes 9 de abril de 2021, en Getafe.
Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la comunidad, este viernes en Getafe.
EP

Este sábado se cumple un mes del anuncio del adelanto electoral en la Comunidad de Madrid, una región que vive enfrascada entre una polarizada precampaña y una galopante pandemia, y que mira hacia el 4 de mayo con dos bloques igualados y más enfrentados que nunca, como evidencian los constantes choques entre el Gobierno central y madrileño.

El 10 de marzo amanecía con la noticia de una moción de censura del PSOE y Ciudadanos en Murcia, finalmente frustrada, y terminaba con un adelanto electoral en Madrid que ponía punto y final a la crónica de una muerte anunciada entre el primer Gobierno de coalición de la región, formado por PP y Ciudadanos.

El primero en anunciar a los medios la disolución de la Asamblea madrileña fue el entonces vicepresidente Ignacio Aguado (Cs), que en los días sucesivos, ya fuera del Ejecutivo, se afanó en desmentir el fantasma de una moción de censura en Madrid y en tachar de irresponsable a la presidenta, Isabel Díaz Ayuso (PP).

Rodeada de los consejeros del PP, Ayuso confirmó después de Aguado en una declaración desde la Puerta del Sol el adelanto electoral argumentando que no podía asumir el riesgo de que Cs y PSOE replicaran en Madrid la moción de censura presentada en Murcia, y lanzó el origen de su eslogan para el 4 de mayo: los madrileños tendrían que elegir entre "el socialismo o la libertad".

La contienda había empezado.

Sorpresa con fichajes sorpresa

El adelanto electoral pilló a la mayoría de los partidos desprevenidos y con poco margen para dar golpes de efecto, aunque no por ello ha dejado de haber sorprendentes maniobras. La primera llegó cuando el entonces vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, anunció desde su despacho que dejaría el Ejecutivo y se presentaría a las primarias de Unidas Podemos como candidato.

A la lista de Podemos se han incorporado fichajes llamativos como el de la abogada y activista antidesahucios Alejandra Jacinto o el portavoz del Sindicato de Manteros, Serigne Mbayé.

No fue tan sorpresivo el salto al escenario electoral del portavoz de Cs en el Congreso, Edmundo Bal, que después de días sonando en las quinielas fue confirmado como candidato a las primarias en una comparecencia en la que el exvicepresidente Aguado dio un paso atrás para dejar su lugar al abogado del Estado.

De Ciudadanos al PP saltó Toni Cantó, finalmente en quinto puesto y como independiente, aunque no es el único exintegrante de la formación naranja que se ha pasado a la lista de los 'populares': también lo han hecho Sergio Brabezo y Marta Marbán, diputados de la formación naranja en la Asamblea de Madrid.

En el PSOE los saltos a la lista electoral han llegado desde el Gobierno, con nombres como Hana Jalloul e Irene Lozano, mientras que Vox ha mantenido una línea continuista con Rocío Monasterio a la cabeza y Más Madrid ha situado como cabeza de lista a la líder regional, Mónica García.

Una precampaña muy polarizada

Si antes del adelanto electoral el ambiente ya estaba polarizado, durante este mes la tensión política ha ido a más, especialmente entre Ayuso y el presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, que han hecho de la gestión de la pandemia y de la vacunación uno de los campos de batalla de la precampaña.

Frente al mensaje de "socialismo, comunismo o libertad" que ha enarbolado Ayuso, Podemos ha respondido con la disyuntiva "fascismo o antifascismo", mientras que otros partidos como PSOE y Cs se afanan en mostrarse fuera de los extremos.

El ambiente se ha crispado aún más tras el mitin de Vox celebrado el pasado miércoles en Vallecas, donde hubo enfrentamientos entre manifestantes contrarios al acto y la Policía Nacional. Los disturbios, en los que hubo varias cargas policiales y lanzamiento de botellas, adoquines y otros objetos por parte de los manifestantes, acabaron con 35 personas heridas y dos detenidos.

La Junta electoral como árbitro

Entre enfrentamientos dialécticos e ideológicos, la Junta Electoral Provincial de Madrid media para que en lo legal no se pierdan las formas, y ha tenido que resolver decenas de denuncias cruzadas entre partidos para discernir qué procede y qué no en este tiempo de precampaña.

Por el momento, ha dado un tirón de orejas a Ayuso e Iglesias por haber infringido la Ley Orgánica del Régimen Electoral General con declaraciones públicas efectuadas desde sus respectivos cargos institucionales antes del periodo de campaña.

Recientemente, ha pedido al PSOE la inmediata retirada del cartel que colgó a un mes de las elecciones en la plaza de Callao con una imagen de Gabilondo y otra de líderes de PP, Cs y Vox con la pregunta: 'Tras la foto, ¿el Gobierno de Colón?'.

Mientras la Junta Electoral no para de trabajar, tampoco lo hacen las empresas demoscópicas, que coinciden al otorgar en las encuestas un holgado primer puesto a Ayuso.

Con todavía muchas incógnitas antes del inicio oficial de la campaña el próximo día 18, lo que parece evidente es la delgada línea entre los bloques: el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha pronosticado un empate a 68 diputados entre la izquierda y la derecha, con la candidata del PP duplicando sus escaños y con Cs y Vox en la cuerda floja. 

pcc/scr/mlm

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión