Despliega el menú
Nacional

Cataluña ve "violencia gratuita" en las protestas por el encarcelamiento de Hasel

El consejero catalán de Interior, junto al comisario portavoz de los Mossos d'Esquadra, Joan Carles Molinero, han dicho que los disturbios en varias localidades catalanas en las protestas por el encarcelamiento de Hasel es el primero de estas características.

Concentración en apoyo a Pablo Hasél, el rapero condenado a 9 meses de prisión por enaltecimiento del terrorismo
Concentración en apoyo a Pablo Hasél, el rapero condenado a 9 meses de prisión por enaltecimiento del terrorismo
Toni Albir

El consejero catalán de Interior, Miquel Sàmper, ha condenado la "violencia gratuita" en las protestas por el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel, por lo que ha pedido que las manifestaciones sean pacíficas y se aísle a los alborotadores, ya que la violencia "no estará nunca amparada, permitida ni tolerada".

Así lo ha indicado Sàmper en una rueda de prensa junto al comisario portavoz de los Mossos d'Esquadra, Joan Carles Molinero, tras los disturbios en varias localidades catalanas en las protestas por el encarcelamiento de Hasel, que se saldaron con 18 detenidos, 25 policías heridos, y la comisaría de Vic (Barcelona) seriamente dañada tras un intento de asalto, el primero de estas características.

El consejero, que ha anunciado que están estudiando si cambian el modelo de las comisarías tras el ataque en Vic, ha apelado a que se mantenga la "paz social", mientras que Molinero ha advertido de que en las nuevas concentraciones convocadas para hoy los Mossos actuarán de forma "contundente" para neutralizar a quienes ejerzan "violencia desmesurada" y no les "temblará el pulso" si tienen que pedir refuerzos a la Policía Nacional.

Según ha detallado Molinero, en las protestas de anoche se detuvo a 18 personas -15 de ellas por parte de los Mossos y 3 por las policías locales-, de entre 17 y 26 años, por los disturbios, durante los cuales los manifestantes arrojaron objetos contundentes y bengalas contra los agentes, quemaron contenedores y motocicletas, saquearon comercios y dañaron sucursales bancarias.

Molinero ha reconocido que en los Mossos existe "preocupación" porque los "episodios de violencia" que se han detectado en los últimos meses van en aumento y se suceden "demasiadas veces", aunque ha garantizado que la policía responderá con "firmeza" para evitar que situaciones como las de ayer se vuelvan a repetir.

Por su parte, Sàmper se ha referido a las quejas de la CUP por la actuación policial y ha replicado que todos los políticos tienen la obligación de condenar la violencia.

Según Sàmper, hubo "violencia gratuita" y se sobrepasaron "algunos límites" que no se deberían rebasar en un país democrático, ya que una cosa es que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) avale que las manifestaciones pueden crear molestias y otra es que deriven en disturbios.

El conseller ha considerado "injusta" la condena a cárcel de Hasel, ya que cree que obedece a un Código Penal con preceptos "caducos, rancios y de otra época, contradictoria con cualquier época de valores democráticos", y ha reconocido que las protestas de ayer se efectuaron en un contexto de cansancio social por las restricciones por el coronavirus.

No obstante, ha indicado que, de la misma forma que existe una gran unanimidad en rechazar la condena a Hasel, también la tendría que haber para defender que las manifestaciones sean pacíficas.

Molinero ha alertado que ayer observaron actitudes "muy violentas y muy agresivas" contra los agentes y ha subrayado que los Mossos no impidieron el ejercicio al derecho a la protesta pacífica, sino que intentaron neutralizar a los violentos.

Ha reconocido que anoche vivieron una situación "muy tensa, muy límite, muy agresiva" que puso en peligro la integridad física de muchos servidores públicos, aunque ha garantizado que estos actos de violencia tendrán consecuencias porque están investigando para detener a más autores para llevarles ante la autoridad judicial.

Tanto Sàmper como Molinero han negado que hubiese fallos en la previsión del dispositivo de anoche, aunque han reconocido que no previeron el nivel de violencia y agresividad que se dio y que no tuvieron tiempo de activar el servicio de mediación.

De hecho, Molinero ha indicado que la previsión era que los objetivos serían las sedes judiciales y delegaciones del Gobierno, como efectivamente ocurrió, aunque en Vic, después de que un grupo de unas 400 personas atacaran el juzgado, se dirigieron de forma "espontánea, no planificada ni organizada" a la comisaría de los Mossos, que estaba muy cerca, para intentar asaltarla, como nunca había ocurrido, ante lo que los agentes que la custodiaban activaron el código 33, que se utiliza para situaciones de "extrema gravedad".

Ninguna de las manifestaciones de ayer fueron comunicadas y en todas se "incumplieron absolutamente" las medidas de prevención del contagio del coronavirus, según el conseller.

También se ha reafirmado en su propuesta para que la Generalitat deje de acusar por atentado a la autoridad a los implicados en disturbios con mossos heridos, aunque ha alegado que tendrá que ser el nuevo Govern que surja tras el 14F quien decida si se aprueba y también si denuncia para resarcir a la administración catalana por los daños causados en la comisaría de Vic.

Etiquetas
Comentarios