Despliega el menú
Nacional

coronavirus

¿Cuándo llegará la vacuna española contra el coronavirus del CSIC-Biofabri?

La vacuna española, en la que trabaja un equipo del CSIC liderado por el virólogo Mariano Esteban, ha demostrado una eficacia del 100% en ratones humanizados (modificados genéticamente).

Mariano Esteban, virólogo del CNB-CSIC, lidera el equipo que desarrolla la vacuna CSIC-Biofabri contra la covid-19.
Mariano Esteban, virólogo del CNB-CSIC, lidera el equipo que desarrolla la vacuna CSIC-Biofabri contra la covid-19.
CSIC

La esperanza de un mundo azotado por la pandemia del coronavirus  se concentra en las vacunas. En España ya se están administrando dos: una lanzada por la multinacional estadounidense Pfizer y la biotecnológica alemana BioNTech, y la desarrollada por la empresa estadounidense Moderna y los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos. Además, está previsto que en los próximos días se comience a utilizar la concebida por la Universidad de Oxford y AstraZeneca. Por otro lado, en paralelo al inicio de la vacunación en todo el mundo, España continúa en el proceso de desarrollo de su propia vacuna, cuyos primeros resultados clínicos son muy halagüeños.

Este medicamento de inmunización está siendo elaborado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la compañía biofarmacéutica Biofabri. El proyecto, cuyo equipo lidera el virólogo del Centro Nacional de Biotecnología Mariano Esteban, junto a su compañero Juan García Arriaza, ha demostrado recientemente una eficacia del 100% en ratones humanizados (modificados genéticamente). Según reconoce el CSIC, "22 roedores vacunados fueron expuestos a dosis letales del coronavirus y salieron indemnes". Una gran noticia que estimula y refuerza la continuación del proceso. Además de esta vacuna, desde el CSIC se trabaja en otras dos contra el SARS-CoV-2.

El desarrollo de la vacuna CSIC-Biofabri

Tal y como recuerda el virólogo Mariano Esteban, de 76 años, los investigadores de esta vacuna se pusieron manos a la obra a principios de enero de 2020, hace ya más de un año, cuando las noticias desde China alertando sobre la propagación de la covid-19 comenzaron a llegar a España. Concretamente, el 13 de ese mes, una vez difundida la secuencia genética del coronavirus. ¿El nuevo objetivo? Neutralizar el virus y formar un compuesto que proteja contra la covid-19 y todas sus posibles mutaciones con una sola dosis. Algunas de ellas ya están comenzando a propagarse, como la variante británica, sudafricana o brasileña. 

Esta propuesta española se basa en una variante de la vacuna que se utilizó para erradicar la viruela, modificando vectores virales modificados del virus vaccinia -familia de la viruela-, los cuales contienen la proteína 'S'  de la superficie del SARS CoV-2. Esta es la que permite la entrada del virus en las células humanas, ensañando al organismo a reconocer al coronavirus y cómo debe deshacerse de él.

Los plazos de la vacuna CSIC-Biofabri

Una vez la vacuna CSIC-Biofabri ha probado una eficacia del 100% en 22 ratones humanizados genéticamente, la cuenta atrás hasta llegar a la fase clínica final ya ha comenzado. Tal y como exigen las agencias reguladoras del medicamento tanto a nivel europeo como español (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios y a la Agencia Europea del Medicamento), las pruebas se desarrollan en estos momentos con hámsters. A continuación, con el visto bueno de los organismos nombrados anteriormente, arrancarán las fases clínicas, que se desarrollarían a lo largo de este año 2021 y esta primavera podrían empezar los ensayos clínicos con humanos. Estas etapas se distribuyen en tres:

  • Fase 1: se aplicará la vacunación en 100 o 112 voluntarios en dos dosis distintas
  • Fase 2: la dosis que haya resultado más adecuada de la fase anterior, se administrará de manera única en 500 voluntarios
  • Fase 3: si todo va según lo previsto, avanzado el 2021, las pruebas clínicas se ampliarían a 20 o 30 mil voluntarios para demostrar su eficacia y confirmar que la vacuna sigue siendo segura

Por tanto, en vistas de los plazos que conllevan las tres fases clínicas, la aprobación de la vacuna CSIC-Biofabri no llegaría hasta el 2022. En principio, si todo continúa por el camino correcto y no hay condicionantes que impliquen un retraso, para los comienzos del año que viene la vacuna española podría estar disponible para ser administrada a la población. Asimismo, la tecnología del CSIC también centra sus esfuerzos en el desarrollo de otros candidatos vacunales que bloqueen nuevas variantes del SARS CoV-2 u otros coronavirus que pudieran llegar en el futuro. Además de este proyecto, el CSIC reúne a otros dos grupos de investigadores que trabajan en conseguir nuevas vacunas efectivas y seguras. 

Etiquetas
Comentarios