Despliega el menú
Nacional

cataluña

La Generalitat vuelve a conceder la semilibertad también a Forcadell

La expresidenta del Parlament saldrá este sábado de la cárcel, un día después que el resto de líderes independentistas presos, que salieron el viernes.

Carme Forcadell sale de prisión por primera vez para hacer voluntariado y cuidar a su madre.
Carme Forcadell, en una imagen de archivo a su salida de prisión por primera vez para hacer voluntariado y cuidar a su madre.
Twitter

La Generalitat ha vuelto a conceder el tercer grado, que el Supremo había revocado, a la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, que saldrá este sábado de la cárcel, un día después que el resto de líderes independentistas presos, que salieron el viernes coincidiendo con el primer día de campaña electoral del 14F.

Tal como ha informado el Departamento de Justicia en un comunicado, la Secretaría de Medidas Penales ha avalado el régimen de semilibertad que propuso la junta de tratamiento de la prisión barcelonesa de Wad Ras, donde cumple condena, por su "bajo riesgo de reincidencia" cuando acaba de cumplir una cuarta parte de la pena, lo que le permite disfrutar de permisos.

Forcadell sale este sábado a las 13.00 de la cárcel, donde la recibirán el presidente de ERC, Oriol Junqueras -que abandonó la prisión el viernes-, el candidato a la Presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, el portavoz del grupo parlamentario, Sergi Sabrià, además del presidente de grupo republicano en el Ayuntamiento de Barcelona, Ernest Maragall, y de otros cargos locales.

Forcadell era la única de los presos del 'procés' cuyo tercer grado aún no había sido resuelto después de que la consellería que dirige la republicana Ester Capella se lo concediera hace dos días a Jordi Sànchez de la ANC y a Jordi Cuixart de Òmnium Cultural, así como los exconsellers Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Turull, Joaquim Forn y Josep Rull, que a partir de ahora solo deberán acudir a la cárcel para dormir de lunes a jueves.

No obstante, la Fiscalía puede aún recurrir la decisión del Govern, que no ha agotado el plazo máximo de dos meses que tenía para pronunciarse -vencía el 14 de marzo-, lo que podría forzar al juzgado a suspender el tercer grado de los presos hasta que el Supremo, que tiene la última palabra en calidad de tribunal sentenciador, lo resuelva.

De hecho, el pasado julio el juez de vigilancia suspendió el tercer grado a los líderes independentistas presos en Lledoners -Cuixart, Sànchez, Junqueras, Romeva, Rull, Turull y Forn-, a los pocos días de salir en semilibertad, pese a que avaló la decisión de la Generalitat de concedérselo.

Meses después, el 4 de diciembre, el Supremo acabó revocándoles el tercer grado, un régimen del que ya solo gozaban Carme Forcadell y Dolors Bassa, puesto que los jueces de vigilancia de quienes dependen su prisiones descartaron suspenderlo hasta que la decisión no fuera firme.

De acuerdo con la consellería, la Generalitat ha optado por conceder de nuevo la semilibertad a Forcadell, tras dar negativo a la covid, al tener en cuenta que ya ha cumplido una cuarta parte de la condena y ha disfrutado de todos los permisos hasta el momento "sin incidentes", "con pleno compromiso con la tarea encomendada y una valoración positiva, tanto por su proceso de reinserción comunitario como para el mantenimiento de vínculo familiar".

En su decisión, la Secretaría recuerda que la expresidenta del Parlament ya ha disfrutado del tercer grado y de los permisos que le permitía el artículo 100.2 del régimen penitenciario, por el que podría salir de prisión para trabajar y hacer voluntariado o cuidar de familiares, y que cuenta con una red social y familiar "favorable para la rehabilitación", junto a un "pronóstico de bajo riesgo de reincidencia".

Destaca además la participación de Forcadell en "actividades de razonamiento, juicio crítico y resolución de conflictos", su "máxima colaboración, tanto con el resto de internas como con los profesionales de los equipamientos penitenciarios", así como la "ausencia de incumplimientos judiciales y de expedientes disciplinarios".

También alega que la semilibertad "no supone ningún vaciado de ninguna sentencia" y subraya que la ley impide a los servicios penitenciarios mantener a internos en un grado inferior cuando, por la evolución de su tratamiento, "sean merecedores de una progresión".

Gracias al tercer grado, además de poder salir a diario y pasar el fin de semana en casa, los presos podrán disfrutar de hasta de 48 días de permisos ordinarios al año, con un máximo de siete jornadas consecutivas, una vez hayan cumplido todos una cuarta parte de la pena.

Etiquetas
Comentarios