Despliega el menú
Nacional

Medicos y enfermeras piden un sanitario "de trinchera" al frente de Sanidad

Desde la Organización Médico Colegial (OMC) no ven con buenos ojos que el sustituto de Illa pueda ser la ministra de Función Pública, Carolina Darias.

Salvador Illa y Carolina Darias tras la reunión de seguimiento del coronavirus
Salvador Illa y Carolina Darias tras una reunión de seguimiento del coronavirus
EFE

Médicos y enfermeras han señalado este lunes que, ahora más que nunca, en lo peor de la tercera ola, urge que un profesional sanitario "de trinchera", a ser posible con "experiencia a pie de obra" de la pandemia, asuma las riendas de un Ministerio de Sanidad que mañana dejará Salvador Illa.

Por ello, desde la Organización Médico Colegial (OMC) no ven con buenos ojos que el sustituto de Illa pueda ser la ministra de Función Pública, Carolina Darias, pese a que su presencia en los últimos meses en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud la hagan "conocedora de la situación y de la gestión" de la pandemia.

"Tendría que tener otras características, aunque ahora sea conocedora de la situación, pero el ministerio de Sanidad, el mundo de lo asistencial y la salud pública necesitan un perfil mucho más sanitario y de trinchera", ha zanjado en declaraciones a Efe Serafín Romero, presidente de la OMC.

En su opinión, "lo peor que nos podía ocurrir es que quien es la cara de la gestión diga adiós", y ha lamentado que Illa no abandonara el cargo cuando dio a conocer a finales de diciembre que sería el candidato del PSC en las elecciones catalanas para que pudiera ser relevado cuanto antes.

Pero eso no ha ocurrido, y, cuando la tercera ola vive su peor momento, "necesitamos a un profesional que haya estado a pie de obra, un timonel con las máximas garantías", ha subrayado para insistir en que el nuevo titular de Sanidad debe ser un sanitario que conozca el entorno de estos profesionales y que "haya estado en la primera línea" de la lucha contra la pandemia.

El sustituto de Illa, ha continuado, deberá asumir un liderazgo en el marco de la cogobernanza con las comunidades, y es "obligado" que retome las medidas surgidas de la comisión de reconstrucción y emprenda una auténtica política de recursos humanos, porque, si hay un reto con el que tendrá que lidiar, además de la pandemia, es "el de los no covid".

No obstante, en su balance del año de Illa en Sanidad, Romero reconoce que "no estaba en su cabeza ni en la de nadie el tener que enfrentarse a la mayor crisis que se ha vivido en los últimos 100 años", y que además llegó a un "ministerio desmantelado", donde pronto se topó con "un entorno de incertidumbre y desconocimiento ha generado a todos muchas tensiones".

Pero se va sin haber hecho una evaluación de la gestión de las primeras olas; tampoco ha permitido la participación de las profesiones sanitarias, particularmente de los consejos, que no querían "estar de meros cronistas, sino comprometidos en la toma de decisiones".

Además, no ha creado un comité de expertos "de gran consenso político y profesional que hiciera comprensibles algunas medidas difíciles", por lo que da a Illa un "aprobado raspado" en su gestión.

Desde el Consejo General de Enfermería, el presidente, Florentino Pérez Raya, ha pedido al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, que este martes dará a conocer el nombre del sustituto de Illa, que "valore lo importante que es que la persona que ocupe el cargo tenga experiencia, conocimiento y formación sanitaria".

"Que Salvador Illa no sea un experto en Sanidad ha sido un grave problema en la gestión de la pandemia, y la experiencia vivida ha dejado muy claro que este puesto debe ser ocupado por un profesional sanitario preparado", ha resaltado Pérez Raya.

Para el Consejo, "toca redefinir bien el sistema sanitario español y plantear una buena planificación". "Sin duda, es deseable que el nuevo ministro tenga un perfil sanitario: lo necesitamos más que nunca", ha reclamado.

Aunque reconoce que "ha sido un hombre dialogante con el que se ha tenido una buena relación", la coordinación de la pandemia ha estado "regida por intereses políticos y no por criterios profesionales"; su "mayor error" ha sido "no dejarse asesorar por verdaderos expertos", contando con un equipo que "no ha sido el adecuado".

El Sindicato de Técnicos de Enfermería (SAE) ha calificado la gestión de Illa de "nefasta en casi todos los aspectos", empezando por la falta de medios con la que los profesionales sanitarios tuvieron que enfrentarse a la primera ola y por la "invisibilidad permanente" en la que ha sumido a los Técnicos en Cuidados de Enfermería.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) censura que dimita sin haber atendido la petición de endurecer las restricciones y afea los problemas de coordinación con el resto de administraciones y su falta de interlocución con los representantes de los trabajadores.

Junto con Illa, opina que hace falta un relevo en el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias que "dé un golpe de timón y aporte credibilidad y solvencia".

Por último, la plataforma Nofumadores.org denuncia que no haya implantado medidas contra el tabaquismo y la transmisión de covid: "Un año después del comienzo de la pandemia, el fumador conserva el privilegio de no llevar mascarilla y transmitir la enfermedad a pesar de sufrir mayor riesgo de hospitalización", lamenta.

Etiquetas
Comentarios