Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

La donación de órganos cae un 23% por el efecto de la pandemia

España mantiene su liderazgo en trasplantes, aunque disminuyen casi una quinta parte en general, mientras los infantiles marcan un nuevo récord, con 197 niños intervenidos.

Los órganos para trasplante se preservan a bajas temperaturas, pero sin llegar a la congelación
Los órganos para trasplante se preservan a bajas temperaturas, pero sin llegar a la congelación
Guillermo Mestre

El programa de donación y trasplantes de órganos de España ha sido "condicionado por la pandemia" y no ha podido continuar su senda de crecimiento que, año tras año, marcaba nuevos récords. En 2020 la donación de órganos se redujo un 22,8% y los trasplantes, 18,8%, sobre todo por el efecto de la primera ola y el desconocimiento que se tenía del virus, lo que hizo que, en medio del colapso de los centros hospitalarios, se tomaran medidas de prevención y se dictaran nuevos protocolos conforme se sabía más de la covid.

No obstante, España se mantiene en primer lugar, tanto en donación como en trasplantes, comparada con el resto de países, y en 2020 hay datos positivos, a pesar del "entorno tan hostil como la crisis sanitaria que atravesamos", afirma Silvia Calzón, secretaria de Estado de Sanidad. Se realizaron 4.425 trasplantes de órganos, gracias a las 1.777 familias que mostraron su adhesión al programa, con "generosidad en un momento tan difícil como es la pérdida de un ser querido", describe Calzón. "La pandemia frenó el ritmo que se venía registrando antes de que irrumpiera la covid en marzo, pero España sigue manteniendo un lugar de excelencia".

En enero y febrero se registraba un ascenso continuado con el que se preveía superar el listón del periodo anterior. Pero en la primera ola de la covid, de marzo a mayo, vino "el gran descenso", sostiene Beatriz Domínguez-Gil, directora general de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), durante la presentación del informe de actividades de la organización. "A partir de junio se muestra la fortaleza del sistema y su capacidad de adaptación. En junio se alcanza un nivel mensual con un ritmo que se asemeja mucho a lo logrado en 2019. También en octubre y diciembre se llega a la misma actividad".

Con 93,3 trasplantes y 37,4 donaciones por millón de habitantes, España "supera a todos los países del mundo en época prepandémica". Por ejemplo, la Unión Europea tiene una media de 22,5 donantes por cada millón de población. En España la mitad de los donantes tiene más de 60 años, casi una tercera parte entre esa edad y los 70 años y un 5%, más de 80. El 86% de aquellos que tenían en sus manos la decisión de donar un órgano, fueran pacientes o familiares, dijeron que sí.

Las buenas noticias también se han abierto paso en un lapso difícil. "Tenemos varios hitos", dice Domínguez-Gil. "Se ha conseguido trasplantar a 197 niños. Es un máximo en la historia, nunca se había conseguido realizar tantos trasplantes infantiles".

También se ha empezado el programa de trasplante cardíaco de donantes en asistolia (personas que quedan con daños cerebrales irreversibles) y se ha salvado la vida a 219 pacientes en "urgencia cero", que dependían de una intervención en menos de 48 horas.

Víctimas colaterales

La recesión de actividad sucede después que en 2019 se llegara al récord de 49 donantes por millón de habitantes, con tres meses de parálisis que requirió una "reconstrucción" del sistema. "Se dieron pautas claras a los centros para evaluar tanto a los receptores como a los donantes con respecto a la infección. Al principio no era nada sencillo hacer las PCR, ahora sí. Si da positivo se retrasa el trasplante", prosigue Domínguez-Gil. "Después tuvimos que saber cómo actuaba la infección en el paciente trasplantado e inmunosuprimido. Había miedo en la primera ola. No se sabía su impacto. Ahora podemos decir que no hay sospechas de infección de un donante al receptor. También tuvimos que cambiar la gestión y priorizar a los donantes más idóneos en cuanto a edad y número de órganos potencialmente trasplantable".

Lo que sigue sin una solución efectiva es el descongelamiento de la lista de espera. Contra lo que cabría esperar, ha disminuido, debido a que no se han incorporado nuevos casos de pacientes que en otra situación sanitaria sí habrían sido incluidos, según la ONT. Hay 4.794 pacientes que esperan un órgano, "algo menos" que el año pasado, debido a que "se redujo de forma importante la inclusión de pacientes en lista de espera, que han visto retrasada su inclusión y son víctimas colaterales de la epidemia".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión