Despliega el menú
Nacional

Sánchez cumple un año de investidura mientras prepara un cambio de Gobierno

En el Gobierno más amplio de la democracia, con 22 ministros de los cuales 17 pertenecen al PSOE y cinco a Unidas Podemos, su jefe puede optar por un relevo mínimo, circunscrito a Sanidad, o aprovechar para abordar cambios de mayor calado.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
Europa Press

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cumple este jueves un año desde que el Congreso le eligió para encabezar el primer Ejecutivo de coalición de la democracia, cuya composición se ha mantenido intacta hasta ahora, cuando se verá modificada por la marcha del ministro de Sanidad, Salvador Illa.

El alcance de la renovación del Gabinete, obligada por la candidatura de Illa a la Presidencia de la Generalitat, no se conocerá hasta que Sánchez decida quién ocupa la cartera de Sanidad.

Este ministerio ha pasado a primera línea de la acción política debido a la pandemia del coronavirus, y ahora está volcado en gestionar la vacunación de la población y en supervisar el repunte de contagios tras las fiestas navideñas.

En el Gobierno más amplio de la democracia, con 22 ministros de los cuales 17 pertenecen al PSOE y cinco a Unidas Podemos, su jefe puede optar por un relevo mínimo, circunscrito a Sanidad, o aprovechar para abordar cambios de mayor calado.

De hecho, si la titular de Política Territorial, Carolina Darias, fuera la designada para sustituir a Salvador Illa, este movimiento comportaría también nombrar un nuevo responsable para su puesto.

Y todo ello mientras se abre la posibilidad a que el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, pueda recalar en el Ejecutivo de coalición tras haber renunciado a postularse para los comicios catalanes.

Así las cosas, Pedro Sánchez, investido presidente por el Congreso de los Diputados al filo de las dos y media de la tarde del 7 de enero de 2020, llega al 7 de enero de 2021 tras superar un año excepcional por los devastadores efectos que el coronavirus ha supuesto para salud de la población, la economía y la sociedad.

Por el momento, en su comparecencia de balance de fin de año, el presidente y líder socialista ha asegurado haber cumplido el 23,4% de sus 1.238 compromisos de investidura.

Más allá del cumplimiento estadístico, la gestión del Ejecutivo ha estado marcada por la pandemia del coronavirus, con una declaración del estado de alarma y un "mando único" en vigor desde el 14 de marzo hasta el 21 de junio.

La alarma se recuperó en octubre para que las comunidades autónomas pudieran gestionar las restricciones de movilidad en sus territorios ante la segunda ola de la enfermedad.

Se sucedieron los decretos con medidas encaminadas para mitigar en lo posible el impacto económico de una crisis sin precedentes y se aprobaron otras comprometidas por los socios de coalición, como la subida del salario mínimo a 950 euros.

El mayor hito político del Gobierno ha sido la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2021, con una mayoría que superó los 167 votos a favor obtenidos por Sánchez en la investidura porque fueron 188 los diputados que avalaron las cuentas públicas, al sumarse ERC y EH Bildu al acuerdo.

La reforma educativa de la LOMLOE o ley Celaá salió adelante antes de acabara el año, así como la legalización de la eutanasia, solo pendiente de pasar por el Senado.

También le salieron los números a Pedro Sánchez en el debate de octubre de la moción de censura presentada por Vox, con 289 votos negativos y un PP cuyo líder, Pablo Casado, se desmarcó de Santiago Abascal para tratar de reubicar a su partido en el centro político.

Eso sí, el día a día del Gobierno de coalición nacido de la votación del 7 de enero ha estado salpicado de roces, desencuentros y tensiones entre los dos sectores del Ejecutivo, problemas sobre los que la oposición ha puesto su debido énfasis.

La Ley de Libertad Sexual promovida por la ministra de Igualdad, Irene Montero, las medidas de cobertura social para frenar el impacto de la pandemia, el papel del rey o el intento de Ciudadanos de pactar los presupuestos han sido ejemplos de sus abundantes choques internos, de trascendencia más o menos pública.

Con el vicepresidente segundo y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, en el punto de mira del PSOE, sus discrepancias sobre la congelación del salario mínimo para el próximo año se hicieron muy patentes cuando la ministra portavoz, María Jesús Montero, le pidió en los pasillos del Congreso: "No seas cabezón".

Pero Sánchez, con su porcentaje de cumplimientos bajo el brazo, los 140.000 millones en fondos europeos para la recuperación en la cartera y sus primeros presupuestos aprobados tras dos ejercicios con las cuentas prorrogadas encara ya su segundo año al frente del Gobierno, de momento mirando hacia Cataluña.

Eso sí, este año el coronavirus ya se ha llevado por delante la vida de más de 50.000 ciudadanos, y aunque 2021 ha arrancado con un todavía lento plan de vacunaciones, el temor a una tercera ola de la pandemia, avalado por el ejemplo de otros países europeos, impide despejar un horizonte todavía incierto. 

Etiquetas
Comentarios