Despliega el menú
Nacional

España se suma a los países que ya vacunan

Una veintena de naciones ya han iniciado sus campañas de inmunización: mientras Occidente utiliza las dosis de Pfizer, China y Rusia inoculan sus propios desarrollos.

Las primeras vacunas ya en Guadalajara tras pasar la noche en Lerma (Burgos)
Las primeras vacunas ya en Guadalajara tras pasar la noche en Lerma (Burgos)
Jose Maria Cuadrado Jimenez

Cuando a las 8.30 de esta mañana una residente y una cuidadora del centro de mayores Los Olmos, en Guadalajara, reciban las primeras dosis de la vacuna de Pfizer, España se sumará a los países que ya han empezado las inmunizaciones, una veintena desde que China dio el pistoletazo de salida en julio con una vacuna que llamaron "de emergencia" y que inocularon en dos millones de personas, sobre todo, miembros del Ejército. España tenía previsto empezar a vacunar al mismo tiempo que los otros 26 miembros de la Unión Europea, que se han coordinado a través de la Comisión para unificar sus calendarios, aunque Hungría se adelantó y empezó este sábado con los pinchazos. Aun así, "la campaña va a ser un conmovedor momento de unidad", se felicitó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Las primeras dosis de la vacuna de la covid-19 llegaron a las 7.30 de la mañana de este sábado a la planta logística que la farmacéutica Pfizer posee en Guadalajara tras permanecer en la noche del viernes al sábado en el cuartel de la Guardia Civil de Lerma (Burgos).

El camión que traía los dos contenedores con las dosis cruzó el viernes, día de Navidad, la frontera de Francia con España, desde donde ya comenzó a ser custodiado por agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado hasta su llegada a Lerma. Trabajadores de la compañía entregaron las vacunas a técnicos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios para su certificación. La sede de Pfizer en Guadalajara se convirtió en la base de operaciones para repartir el antídoto durante esta pasada madrugada a los 50 puntos de vacunación de todo el país. El Ejército se ha encargado de llevar en avión a Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla sus dosis. El resto se ha enviado por carretera.

El protocolo previo a la inyección está muy pautado. Las dosis, que necesitan una temperatura de menos 80 grados para su conservación, pueden descongelarse y entonces mantenerse cinco días en un frigorífico a entre dos y ocho grados. Cuando vayan a ser utilizadas, pueden estar a temperatura ambiente cinco horas. Antes de inyectarse, se mezclan con un disolvente y conforman dosis de 0,3 mililitros.

España recibirá en las próximas doce semanas 4.591.235 dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech, con las que podrá inmunizar a 2,3 millones de personas, la práctica totalidad del grupo prioritario de vacunación (residentes en centros de mayores y sus cuidadores). Cada semana hasta casi el mes de abril, el Ministerio de Sanidad dispondrá de más de 350.000 dosis.

China y Rusia (5 de diciembre) fueron los primeros países en iniciar vacunaciones a gran escala, aunque lo hicieron con sus propias vacunas, vistas con recelo en Occidente, sobre todo en el caso ruso, ante la falta de datos que corroboren su validez.

La primera vacuna en contar con el aval de la comunidad científica ha sido la desarrollada por los laboratorios Pfizer y BioNTech. El país que antes la aprobó fue Reino Unido, que el 8 de diciembre inició su campaña de inmunización. Tras él llegaron Estados Unidos y Canadá (14), Israel (19), Suiza, Emiratos Árabes Unidos y Catar (23), Serbia, Costa Rica, México y Chile (24) y Arabia Saudí (25). En la mayoría de los países, la inyección inicial la ha recibido una residente o a una profesional sanitaria, como en España, aunque en Israel la estrenó su primer ministro, Benjamin Netanyahu, y en Arabia Saudí el príncipe heredero, Mohamed bin Salman, con la intención de animar a sus ciudadanos.

Acaparar

Como ocurre con tantos otros indicadores, la vacunación contra la covid-19 sirve para mostrar la enorme brecha entre los países ricos, o aquellos tecnológicamente más avanzados, y los pobres. Según un artículo publicado en el British Medical Journal, las naciones con ingresos más altos, que sólo representan el 14% de la población mundial, han acaparado el 51% de las 7.000 millones de vacunas que van a fabricar 13 compañías. Estados Unidos ha comprado más de 800 millones de dosis, una cifra similar a la Unión Europea, y entre Japón, Australia y Canadá han adquirido mil millones de dosis. Por el contrario, buena parte de Latinoamérica, una de las regiones más afectadas por la covid-19, no tendrá acceso a las vacunas hasta bien entrado 2021 o incluso 2022.

A 22 de diciembre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce 61 proyectos que ya han superado la fase preclínica y 172 candidatos que están en ella. De los 61 más avanzados, quince ya se están probado en humanos y uno, el de Pfizer/BioNTech, ha sido aprobado por varios organismos sanitarios nacionales.

Etiquetas
Comentarios