Despliega el menú
Nacional

El Rey llama a luchar "unidos" tras un año "duro" por la covid y aboga por preservar los valores éticos de todos, sin excepciones

Felipe VI quiso lanzar un mensaje de esperanza a los españoles en su tradicional mensaje de Navidad y, aunque no se refirió a la situación del rey emérito, subrayó que los principios morales y éticos que reclaman los ciudadanos están por encima de cualquier consideración, "incluso de las personales o familiares".

Mensaje del rey Felipe VI

El rey Felipe VI quiso llamar a la esperanza de todos españoles tras un año 2020, marcado por la pandemia del coronavirus, que "ha sido muy duro y difícil". En su tradicional mensaje de Nochebuena, en el que dejó a un lado el asunto del rey Juan Carlos, el Monarca hizo hincapié en las "circunstancias verdaderamente excepcionales" por las que atraviesa el país y el resto del mundo a causa de la covid. "Muchas familias no os habéis podido reunir esta noche como teníais pensado por las medidas sanitarias; y en miles de hogares hay un vacío imposible de llenar por el fallecimiento de vuestros seres queridos, a los que quiero ahora recordar con emoción y con todo respeto", subrayó. También tuvo un mensaje de ánimo para los que están luchando contra la enfermedad o sus secuelas.

En medio de la expectación generada por su mensaje televisado por lo que pudiera decir de su padre, don Felipe centró el grueso de la alocución desde el Palacio de la Zarzuela en insuflar esperanza a la ciudadanía para afrontar la recuperación con "esfuerzo, unión y solidaridad, con todos y para todos".

Recordó cómo el virus irrumpió en nuestras vidas "trayendo sufrimiento, tristeza o temor; alterando nuestra manera de vivir y trabajar, y afectando gravemente a nuestra economía, incluso paralizando o destruyendo muchas empresas".

El Monarca manifestó su comprensión hacia quienes han perdido su empleo en los últimos meses o han tenido que cerrar un negocio al que habían dedicado toda su vida. "Es lógico y comprensible que el desánimo o la desconfianza estén muy presentes en tantos hogares", reconoció. Pero a pesar de las dificultades, Felipe VI  quiso lanzar un mensaje de esperanza e ilusión a la ciudadanía. "La situación es grave. Pero, aún así, tenemos que afrontar el futuro con determinación y seguridad en nosotros mismos, en lo que somos capaces de hacer unidos, con ánimo y esperanza; con confianza en nuestro país y en nuestro modelo de convivencia democrática". 

El Rey recordó que a lo largo de las últimas décadas, ante dificultades también graves, "siempre hemos sido capaces de superarlas". Y apostó por que esta situación que estamos viviendo no va a ser distinta. "Ni el virus ni la crisis económica nos van a doblegar".

La esperanza de las vacunas

Felipe VI subrayó la gran esperanza que suponen los nuevos tratamientos contra el virus y la llegada de las vacunas. "La superación de esta enfermedad llegará gracias a la ciencia y a la investigación", señaló, aunque enfatizó en que la responsabilidad individual sigue siendo imprescindible y no debemos bajar la guardia. Además, volvió a resaltar el trabajo de los sanitarios agradeciendo "su enorme esfuerzo, su extraordinaria profesionalidad y su gran humanidad con los enfermos". 

Crisis económica

Para que la crisis económica no derive en otra social, el Rey defendió poner en el centro a las personas y las familias, en particular, a los jóvenes, puesto que "España no puede permitirse una generación perdida".

Así, emplazó también a respaldar a las empresas, a los autónomos y a los comerciantes, los sectores más castigados, para consolidar las bases que definan un horizonte de "estabilidad y confianza económica".

El Rey y la Princesa de Asturias durante el homenaje a las víctimas de la pandemia
El Rey y la Princesa de Asturias durante el homenaje a las víctimas de la pandemia
Casa de S.M. el Rey

Unión ante los retos por delante

Reconoció que los retos sanitarios, económicos y sociales "son enormes, pero no insalvables" y llamó a la unidad de todos para hacerles frente. "Superarlos constituye un gran objetivo nacional". Y destacó que para ello contamos con "una sociedad fuerte y también con un Estado sólido"

Felipe VI quiso reconocer la eficacia y entrega de las Fuerzas Armadas, los Cuerpos de Seguridad, Protección Civil y servicios de Emergencias, entre otros servicios públicos. Y valoró el importante papel de la Unión Europea para afrontar la crisis y liderar la recuperación económica frente a la pandemia. 

El Rey llama a la defensa de los derechos recogidos en la Carta Magna

Valores éticos y morales de todos, sin excepción

Su preocupación por la pandemia dejó en un segundo plano la breve referencia implícita que ha hecho a la situación de su padre, investigado por la Fiscalía del Tribunal Supremo por sus presuntos negocios ocultos en el extranjero, y su traslado a Emiratos Árabes a comienzos de agosto.

El monarca remarcó que "los principios morales y éticos" que la ciudadanía exige en la conducta de sus representantes públicos "obligan a todos sin excepciones" y están "por encima de cualquier consideración, de la naturaleza que sea, incluso de las personales o familiares".

"Así lo he entendido siempre, en teoría con mis convicciones, con la forma de entender mis responsabilidades como jefe del Estado y con el espíritu renovador que inspira mi reinado desde el primer día", completó don Felipe para diferenciar su etapa de la de su padre.

El mensaje venía también precedido de las críticas a la Corona de Unidas Podemos y del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias.

Felipe VI se reivindicó este jueves como un rey que está "con todos y para todos". "No sólo porque es mi deber y mi convicción, sino también porque es mi compromiso con todos vosotros, con España", dijo.

El Rey ha enviado en su mensaje navideño su "ánimo y afecto" a las personas que siguen luchando contra la enfermedad

En un año marcado por el enfrentamiento político y la polarización, defendió el diálogo como vía para alcanzar pactos y la Constitución como marco de convivencia que "todos deben de respetar".

La meta debería ser, ha añadido, "mirar juntos hacia el futuro, unidos en los valores democráticos, en un espíritu siempre integrador y en el respeto a la pluralidad y a las diferencias".

Esperanza para 2021

El Rey quiso terminar su discurso con un mensaje de esperanza ante el nuevo año que se acerca. "No somos un pueblo que se rinda o que se resigne en los malos tiempos. No va a ser nada fácil superar esta situación, y en cada casa lo sabéis bien. Pero yo estoy seguro de que vamos a salir adelante". Para ello pidió esfuerzo, unión y solidaridad.

Reconociendo que "no será difícil que el año 2021 mejore a este 2020", vaticinó que "vamos a recuperar en lo posible la normalidad en los lugares de trabajo, en las aulas, en las plazas y en los barrios; en los comercios, en los mercados, en los bares; en los cines, en los teatros…; en la vida cotidiana que da forma al carácter de una sociedad como la nuestra. Es lo que todos queremos". 

Así, transmitió su deseo, junto con el de la Reina, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía de "una Feliz Navidad y todo lo mejor para un 2021 especialmente lleno de esperanza".

Vea el mensaje íntegro de Felipe VI:

Etiquetas