Despliega el menú
Nacional

cataluña

Laura Borràs gana las primarias de JxCat y será su candidata a presidir la Generalitat

Los postconvergentes optan por la candidata menos moderada y continuista de la línea Torra para enfrentarse a Esquerra el 14-F.

La diputada de JxCat Laura Borràs, este martes en el Congreso, donde ha tomado posesión de su acta
La diputada de JxCat Laura Borràs, este martes en el Congreso, donde ha tomado posesión de su acta
EFE/Ballesteros

Laura Borràs se impuso este domingo en las primarias celebradas entre la militancia de JxCat para elegir al candidato a la presidencia de la Generalitat en las próximas elecciones catalanas del 14 de febrero. Laura Borràs, actual portavoz del partido en el Congreso, se enfrentaba a Damià Calvet, consejero de Territorio del Gobierno catalán. La dirigente nacionalista ganó las primarias con el 75% de los votos de las bases postconvergentes. De los 5.128 afiliados, votó el 76%. La formación habló de «éxito absoluto» de participación que anticipa el «triunfo» de JxCat el 14-F. De momento, ERC lidera las encuestas, aunque los postconvergentes siempre van de menos a más.

Borràs será la candidata efectiva del partido, pero el principal reclamo electoral lo protagonizará Carles Puigdemont, que no ha confirmado aún qué rol quiere jugar en los comicios, pero sí se autodescartó como candidato a la presidencia, pues no podría ser investido como consecuencia de su situación procesal. Puigdemont avisó de que su intención es seguir liderando el proyecto. Su apuesta es repetir el modelo de esta legislatura en que tutelaba la presidencia de Quim Torra desde Waterloo, aunque las relaciones entre ambos acabaron más que tocadas.

Con la victoria de la portavoz en Madrid, JxCat apuesta por la opción menos moderada. Borràs contaba con el apoyo de algunos de los dirigentes del ala radical como Quim Torra, expresidente de la Generalitat, o Joan Canadell, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona y procedente de la ANC. La dirigente nacionalista, tras ser proclamada se fijó como objetivo «hacer historia» y ganar el 14-F y «avanzar hacia la república», a través de un proyecto «progresista». Borràs es partidaria de bloquear la gobernabilidad española. Y aboga por la vía unilateral, desde la convicción de que el «estado nunca negociará un referéndum». A su juicio, el «mandato del 1-O mantiene toda la vigencia política». En cualquier caso, evita poner fecha al siguiente desafío al Estado y no cree que el hecho de que el independentismo supere el 50% de los votos obligue a declarar la secesión de nuevo. Este domingo se puso «al servicio» de Puigdemont, del 1-O, de los presos y del país.

Problema de corrupción

La portavoz de JxCat en el Congreso conecta con el sector del independentismo que sigue la línea que marca Puigdemont de apostar por la «confrontación con el Estado». Esto implica repetir desafíos como el de octubre de 2017 hasta conseguir la secesión. En cualquier caso, tiene un problema como candidata: una causa penal pendiente en el Tribunal Supremo. Se le investiga por haber adjudicado presuntamente a dedo concursos públicos a un amigo cuando era la directora del Instituto de las Letras Catalanas, antes de ser elegida consejera de Cultura, en el gobierno encabezado por Torra, y antes de su elección como cabeza de lista de la formación nacionalista en las generales.

Se enfrenta a 15 años de prisión por los delitos de prevaricación, fraude a la Administración, malversación de caudales públicos y falsedad documental. Borràs compareció en el mes de julio ante el magistrado que instruye su causa en el Alto Tribunal. Se declaró inocente y, como la mayoría de los dirigentes secesionistas encausados, atribuye su investigación a su condición de dirigente independentista y se presenta como una víctima de una supuesta causa general del Estado contra el secesionismo. Según la Fiscalía, fraccionó contratos por valor de 260.000 euros para poder adjudicárselo a un amigo sin necesidad de convocar un concurso público. 

Etiquetas
Comentarios