Despliega el menú
Nacional

Torbe, pendiente de juicio por pornografía infantil cuatro años después

El juicio se celebrará probablemente en otoño de 2021.

Foto de archivo del actor y director de películas pornográficas Torbe.
Foto de archivo del actor y director de películas pornográficas Torbe.

La causa abierta en 2016 contra el actor y productor de cine porno Ignacio Allende Fernández, alias Torbe, por presuntamente obligar a menores a prostituirse, sigue aún pendiente de fecha de juicio, donde se enfrentará a 7 años de prisión por distribución y posesión de pornografía infantil y revelación de secretos.

El juicio se celebrará probablemente en otoño de 2021, según explican a Efe fuentes jurídicas, que destacan la cantidad de recursos planteados por la defensa de Torbe, que insiste en que no ha cometido ningún delito, además de la paralización de plazos por la pandemia de coronavirus.

Recientemente, el pasado mes de octubre, el actor y productor fue multado, junto a dos personas, tras ser sorprendido rodando un "bukake" en el local de la empresa Puta Locura en Madrid, sin permisos y sin respetar las medidas sanitarias.

La Policía encontró a unas cincuenta personas congregadas para realizar prácticas sexuales multitudinarias, con el objetivo de grabar un rodaje de cine para adulto.

La causa judicial que tiene pendiente Torbe desde hace más de cuatro años se ha "desinflado" con respecto a la imputación inicial de abril de 2016, cuando ingresó en prisión preventiva por los delitos de pornografía, trata de seres humanos, blanqueo de capitales y delitos contra la Hacienda Pública. Seis meses después, salió de la cárcel tras abonar 100.000 euros de fianza.

Tras cuatro años investigando, el juez acordó sentarle en el banquillo por distribución y posesión de pornografía infantil y revelación de secretos. También lo harán José Carlos P.R. y Francisco José M.L. por un delito de distribución de pornografía infantil.

Ignacio Allende fue detenido junto con cinco personas en una operación conjunta de la Policía. Todo comenzó por la denuncia de una menor que aseguró que el director de cine porno la condujo, bajo la promesa de que cobraría bastante dinero, a un hotel madrileño de lujo, donde dijo haberse encontrado con otra mujer y con dos futbolistas que identificó como Iker Muniain y David de Gea.

Aseguró que el primero abusó de ella y el segundo concertó la cita, y que Torbe se llevó todas las ganancias. Tanto los futbolistas como el productor negaron los hechos.

La Fiscalía pide siete años y siete meses de prisión para Ignacio Allende por distribuir presuntamente pornografía infantil de dos menores a las que grabó; para Carlos P.R. solicita tres años de cárcel por distribución de pornografía infantil y para Francisco José M.L., uno por posesión.

La acusación popular, ejercida por la Asociación Nacional de Afectados por Internet y la Nuevas Tecnologías (Anfitec) pide para Torbe ocho años de prisión por elaboración de material pornográfico con menores, un delito continuado de exhibición o distribución de material pornográfico de menores por revelación de secretos.

Anfitec, representado por Manuel Merino Maestre, reclama dos años para Francisco José M.L. por posesión de material pornográfico de menores y revelación de secretos.

Los hechos se remontan al 21 de octubre de 2015, cuando, según la Fiscalía, Torbe recibió un mensaje de una joven que, tras afirmar que era mayor de edad, se ofreció para realizar vídeos porque quería ser actriz de cine porno.

La joven le envió varias fotos suyas desnuda y el acusado ordenó a otra persona que se pusiera en contacto con ella y rodara un vídeo en su domicilio de Madrid. Las escenas fueron grabadas con un móvil "con el conocimiento y consentimiento" de la joven, dice la Fiscalía en su escrito de acusación.

Pero una semana después, el productor envió sin su consentimiento una de sus fotos a Francisco José M.L. en la que aparecía desnuda y "en la que se veía claramente el rostro y la fisonomía" de la joven.

Torbe y la joven se volvieron a citar para grabar más escenas de sexo con otra mujer y, acabada la grabación, el primero, seguidor del Athletic de Bilbao, pidió a la chica que se pusiera la camiseta de este equipo de fútbol y que mientras exclamaba "Aúpa Athletic" se la subiera para mostrar sus pechos, una grabación que se hizo con el consentimiento de la menor, añade.

Un mes más tarde la joven telefoneó a Torbe para advertirle de que dicho vídeo se había hecho viral y que aún no había cumplido los 18 años.

Según la Fiscalía, el productor conoció "a partir de ese momento sin ningún género de dudas que la chica era menor de edad", motivo por el que envió un mensaje a una web para que retiraran dicho vídeo.

Francisco José M.L. insistió por su parte a Torbe para que le enviara los dos vídeos a pesar de que ya conocían que la chica era menor, dice el fiscal, que añade que el productor pidió entonces a un empleado que así lo hiciera. Francisco José los almacenó en su ordenador.

Este episodio no es el único por el que está acusado Torbe. La Fiscalía recuerda que antes de esto, en diciembre de 2012, el productor también contactó con una joven rumana que, tras comunicarle que era mayor de edad, concertó grabar dos vídeos pornográficos donde aparecían ambos con otro hombre.

Igualmente, según el escrito, Torbe supo después que en realidad la joven aún no era mayor de edad y esperó a que cumpliera los 18 años para publicar así los dos vídeos en su página web. 

Etiquetas
Comentarios