Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

coronavirus

La Policía vincula a la extrema izquierda y a la extrema derecha con los disturbios

La violencia se extiende por todo el país y deja más de 60 detenidos, destrozos en el mobiliario urbano y saqueo a tiendas.

Disturbios en Madrid en una protesta por las medidas restrictivas por el coronavirus.
Disturbios en Madrid en una protesta por las medidas restrictivas por el coronavirus.
Rodrigo Jiménez/EFE

Los disturbios contra el toque de queda se han contagiado a toda España. La noche del sábado se produjeron altercados en Madrid, Logroño, Vitoria, Bilbao, San Sebastián, Málaga, Granada o Santander, entre otras ciudades, que dejaron más de 60 detenidos, sobre todo jóvenes por debajo de los 25 años e incluso menores de edad. Hubo destrozos en el mobiliario urbano, quema de contenedores y hasta saqueos en tiendas. Incidentes similares habían ocurrido el viernes en Barcelona y Burgos y días anteriores en Bilbao o Sevilla.

La Policía descarta que exista una organización que esté coordinando las protestas en toda España y relaciona los incidentes con grupos radicales de extrema derecha y extrema izquierda (en Burgos, por ejemplo), algunos de ellos vinculados a equipos de fútbol, como los Biris (ultras del Sevilla), los Bukaneros (seguidores del Rayo Vallecano) o los radicales del Racing de Santander. «Son convocatorias geográficas muy puntuales, no concertadas a nivel nacional y secundadas por grupos de alborotadores profesionales que participan en ellas sin motivación política alguna y con el único ánimo de provocar incidentes», explican desde la Policía.

El malestar social se ha disparado en las últimas semanas tras las nuevas restricciones, que ponen en serio peligro el futuro de sectores como la hostelería o el turismo. Precisamente, los hosteleros han convocado algunas de estas protestas, pero se han desmarcado de ellas en cuanto han aparecido los violentos. En otras ocasiones, las concentraciones han estado organizadas a través de las redes sociales, alentadas por extremistas de todo signo, e incluso cambian en el último momento de hora o de lugar para tratar de despistar a los agentes.

A las concentraciones se han unido los negacionistas del coronavirus y también, puntualmente, una minoría de jóvenes que protesta contra un toque de queda que limita sus reuniones nocturnas, ya sea el botellón o en los bares, con consignas como «libertad, libertad». Así ocurrió en Logroño, donde los manifestantes llegaron a arrasar una tienda de Lacoste. Siete jóvenes de entre 15 y 24 años y residentes en la ciudad fueron detenidos y se enfrentan a los cargos de desorden público, daños y robo con fuerza.

La delegada del Gobierno en La Rioja, María Marrodán, explicó ayer que «había una mezcla de colectivos y de personas que se sumaron en respuesta a cierto llamamiento o alerta». «La virulencia ha sido superior a la esperada, puesto que, de las 400 personas que se concentraron, alrededor de la mitad tuvieron un comportamiento violento», agregó Marrodán.

En Madrid, grupos de jóvenes se concentraron en la Puerta del Sol, intentaron cortar la Gran Vía y causaron incidentes en la Plaza de España. Los altercados se saldaron con 33 detenidos (catorce de ellos, con antecedentes penales, y dos menores de edad) y doce heridos, tres de ellos policías. La Policía localizó cócteles molotov. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, mostró su repulsa en Twitter e hizo un llamamiento a la calma. «Condeno los incidentes violentos y llamo a los jóvenes que estaban en la calle a cumplir pacíficamente el toque de queda decretado por el Gobierno», escribió.

Los altercados se repitieron en el País Vasco. Cuatro jóvenes fueron detenidos en Bilbao mientras en Vitoria y en San Sebastián se registraron actos vandálicos. En el barrio de Huelín, en Málaga, hubo un detenido y un agente herido. También se registraron incidentes en Granada, Barcelona e Ibiza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión