Despliega el menú
Nacional

Sánchez se compromete a rendir cuentas sobre el estado de alarma cada dos meses y que en marzo se pueda levantar

Lo que plantea ERC es que sea la Conferencia de Presidentes, previo acuerdo favorable del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, la que formule al Gobierno una propuesta de levantamiento del estado de alarma.

Sánchez e Illa al llegar a la Sesión de control
Sánchez e Illa al llegar a la Sesión de control
Efe

El Gobierno se ha asegurado este miércoles que la prórroga del estado de alarma dure seis meses, aunque para ello ha tenido que negociar con los grupos una exposición mayor de Pedro Sánchez ante el Congreso, ya que deberá comparecer cada dos meses para informar sobre la evolución de la pandemia.

El PSOE apoyará una propuesta de resolución de ERC para modificar el contenido del decreto ley con el que el Ejecutivo pide alargar el estado de alarma hasta el 9 de mayo de 2021. El portavoz de los independentistas, Gabriel Rufián, negoció con su homóloga socialista, Adriana Lastra, una rutina de comparecencias del presidente bimestral.

Fuentes de la dirección socialista han señalado que ésa será la propuesta que apoyarán este jueves cuando el pleno del Congreso vote las resoluciones presentadas por los grupos.

Sobre la mesa, Lastra tenía varias opciones: el PP abogó por comparecencias de Sánchez cada dos semanas; Cs, Más País y Compromís, cada mes; y ERC, cada dos meses. Ésta última la han compartido JxCat y EH Bildu.

Como será ésta la que respalden el PSOE y Unidas Podemos, la resolución registrada por ERC saldrá adelante, y Sánchez, por tanto, tendrá que pedir cada dos meses acudir al pleno para explicar de qué manera está avanzando la segunda ola de la pandemia y cómo están funcionando las medidas adoptadas para atajarla.

La oposición al completo rechazó la pretensión inicial del Ejecutivo de que fuera el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien en la comisión parlamentaria de su ámbito diera las explicaciones pertinentes.

Se arriesgaba el PSOE a quedar desmarcado de la exigencia mayoritaria de que hubiera más control del Congreso, así que abrió con las formaciones del bloque de la investidura un campo de negociación centrado en que fuera Sánchez el que compareciera, no Illa, cuentan fuentes que han participado en las conversaciones.

El objetivo fue acordar una periodicidad que, no obstante, no llegara a la del estado de alarma que hubo entre marzo y junio, cuando el presidente acudió cada dos semanas.

El Gobierno asumió entonces que alguna de las líneas maestras de su decreto de prórroga tendría que retocar.

Esta misma mañana el presidente propuso al líder del PP, Pablo Casado, que el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud se reuniera cuatro meses después de la entrada en vigor de la prórroga para evaluar la situación y decidir un posible levantamiento.

Casado respondió a Sánchez que esa oferta eludía el control parlamentario igualmente, por lo que la rechazó. El PP ha intentado consensuar un estado de alarma de dos meses y un ritmo de comparecencias del presidente cada dos semanas.

Mientras el PP sondeaba a los grupos, menos a EH Bildu, Rufián y Lastra se reunían para que en la propuesta de ERC figurase el compromiso del presidente ante Casado.

En el texto queda recogido que el Consejo se reunirá cuatro meses después de la entrada en vigor de la prórroga, es decir, el 9 de marzo, pero también que si el criterio es favorable, será la Conferencia de Presidentes la que se dirija al Gobierno para pedir que decaiga la alarma.

El líder de Más País, Íñigo Errejón, y el diputado de Compromís, Joan Baldoví, también trazaron varias vías de diálogo para dejar la periodicidad de las comparecencias de Sánchez en mensual. El PSOE se ha decantado por la de ERC y ésa será la que se autorice mañana jueves.

El pleno del Congreso revivirá las sesiones de marzo, abril y mayo, cuando se autorizaron hasta seis prórrogas del estado de alarma. Hace dos semanas la Cámara fue informada sobre la alarma que afectó a Madrid capital, pero como se ha ampliado, no ha habido debate.

En la oposición hay descontento por que no sea Sánchez el que acuda mañana al hemiciclo a explicar por qué ha optado por un estado de alarma que, además de su duración, se caracteriza por que delega las medidas en los presidentes autonómicos.

La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha afirmado que el Gobierno ha planteado desde el primer momento que haya un rendimiento de cuentas continuo.

Aun así, en el PP y en Cs persisten algunas discrepancias. Los populares, sin embargo, están abiertos a apoyar las propuestas de otros grupos, aunque han insistido en que es "insuficiente" que Sánchez dé explicaciones una vez cada dos meses.

El partido de Inés Arrimadas, por su parte, quiere un estado de alarma de tres meses. 

Etiquetas
Comentarios