Despliega el menú
Nacional

Unicef alerta de que la crisis se ceba en las familias con hijos

La organización urge al Gobierno a aumentar las ayudas directas a estos hogares, porque España encabeza la tasa europea de pobreza infantil, con el 27%.

Las familias monoparentales se encuentran en mayor riesgo de exclusión social.
Las familias monoparentales se encuentran en mayor riesgo de exclusión social.
Francisco Jiménez

La crisis desatada por la covid-19 está provocando un enorme desgarrón social, sobre todo entre los millones de españoles que aún no se habían recuperado de los estragos de la anterior. Pero donde el impacto de la pandemia está siendo mayor, donde con mayor claridad ha comenzado de nuevo a dispararse la tasa de pobreza, es en los hogares con menores de edad, según el informe '¿Cómo reducir la pobreza infantil en España? Análisis y recomendaciones', publicado este martes por Unicef España.

El documento demanda al Gobierno la urgente necesidad de mejorar el sistema español de ayudas y de protección a la infancia, dado que la covid ha empeorado una situación ya preocupante. Las tasas de riesgo de pobreza infantil previas a la pandemia eran ya muy altas España (casi uno de cada tres niños) y situaban el país a la cabeza de Europa, junto a Rumanía, Bulgaria e Italia.

"La pobreza infantil en España es del 27,4%. Es uno de los países de la Unión Europea con mayor pobreza infantil y donde las prestaciones monetarias tienen menor impacto. Durante la última década, el riesgo de pobreza infantil ha sido mayor que el riesgo de pobreza de los adultos", recuerda Cristina Junquera, responsable de Incidencia Política y Estudios de Unicef España. "La pandemia de la covid-19 sin duda va a amplificar estos datos y va a aumentar la pobreza, la exclusión y la desigualdad infantil".

Ya en 2008, con el comienzo de la anterior recesión, los hogares con hijos sufrieron especialmente los efectos de la crisis económica. Las familias quedaron fuertemente dañadas y creció no solo la pobreza infantil, sino también su cronicidad y su correlación con la pobreza material. Esto, destaca el estudio, se debió, en parte, a la carencia de una red pública estable de garantía de rentas.

La agencia de la ONU estima que, para evitar que esto vuelva a ocurrir, para impedir efectos sobre la infancia como el aumento de la privación material o la cronificación de la pobreza a edades tempranas, es necesario aumentar el gasto en políticas familiares en España, que en estos momentos es de menos de la mitad del que dedican los países con menores tasas de riesgo de pobreza infantil.

Prestación por hijo a cargo

La severidad de la pandemia ha obligado ya al Gobierno a tomar medidas de emergencia, como el Ingreso Mínimo Vital, que contribuyen a reducir la pobreza severa. Sin embargo, Unicef España sostiene que "esta ayuda no debería sustituir a otras, como la prestación por hijo a cargo, una medida fundamental que la organización defiende desde hace años para reducir las altas tasas de pobreza infantil".

"Hay tres opciones posibles para aumentar la eficacia de las medidas para reducir la pobreza infantil en España. En primer lugar, mantener y aumentar la cuantía de la prestación por hijo a cargo. En segundo, elevar el umbral de ingresos en el hogar para poder acceder a esta prestación y llegar así a más personas que se encuentren en pobreza moderada. Y, en tercero, convertir en reembolsables las deducciones por hijo del IRPF", propone Junquera.

"La 'Garantía Infantil Europea', la nueva política comunitaria para abordar las carencias de la infancia, supone una enorme oportunidad para que todos los países, también España, inviertan más y mejor en reducir la pobreza y la exclusión social de la infancia", destaca la portavoz de la organización. En este proceso, que la Comisión Europea lidera con Unicef y otros aliados, se estudiarán las medidas más eficaces para esta gran apuesta europea, con ánimo de diseñar las mejores y más eficaces intervenciones.

Etiquetas
Comentarios