Despliega el menú
Nacional

Fernando Grande-Marlaska: "Lo que pone en riesgo la independencia del Poder Judicial es el bloqueo de su renovación"

El ministro del Interior censura la actitud "impeditiva" del PP y tranquiliza a la UE: "No habrá reforma que no se adecúe a los principios internacionales".

El Departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska no tiene constancia de que se haya paralizado ninguna investigación.
Fernando Grande-Marlaska.
Efe

La entrevista con el ministro del Interior se produce en plena polémica, quizás la más grave que se ha vivido en los últimos meses, entre el Gobierno central y la oposición. A la declaración del estado de alarma de Madrid y a las críticas por la política penitenciaria, se ha sumado la decisión de PSOE y Unidas Podemos, partidos que sustentan el Ejecutivo, de presentar una proposición de ley para reformar el sistema de elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial, cuya renovación acumula dos años de retraso. Pasar de una mayoría de tres quintos, que obliga al acuerdo con el PP, a otra absoluta. La mitad más uno.

Fernando Grande-Marlaska (Bilbao, 1962), es uno de los tres magistrados del Consejo de Ministros que en su día formó parte del Poder Judicial. Pese a las duras críticas que el Gobierno está recibiendo por parte de sus colegas de profesión, defiende sin ambages la propuesta. "Es el bloqueo del PP lo que puede poner en duda la independencia judicial", advierte. Bruselas, sin embargo, no oculta su preocupación por lo que está ocurriendo, pero el ministro llama a la calma: "No habrá ninguna reforma que no se adecúe al marco constitucional y a los principios internacionales".

-Como magistrado y exvocal del Poder Judicial, ¿cree que la reforma impulsada por el PSOE y Podemos era la mejor opción?

-Estamos sufriendo un bloqueo desde hace dos años por parte del PP, que tiene al propio CGPJ rehén de sus intereses partidistas. Hay un mandato constitucional que dice que hay que renovarlo cada cinco años y una de las obligaciones institucionales de los partidos es llevarlo a cabo. Esa es una exigencia. Lo que no podemos hacer es que dicho órgano exceda en dos años su mandato. Llega un momento en el que si el PP se mantiene en una actitud absolutamente obstruccionista e impeditiva, hay que buscar alternativas. Ya veremos cómo quedan esas alternativas, pero la situación no puede mantenerse. Se está incluso creando desafección y desconfianza por parte de la sociedad hacia el conjunto de las instituciones, es de una gravedad enorme.

-La proposición la presentan los grupos que sustentan al Gobierno, ¿pero se debatió en el Consejo de Ministros?

-No, no se ha abordado como Gobierno.

-Hay voces en el Poder Judicial que han llegado a afirmar que no entienden cómo la ministra de Defensa, la también magistrada Margarita Robles, y usted no se han llevado las manos a la cabeza por esta decisión.

-Cada uno tiene su opinión. Yo me llevo las manos a la cabeza al pensar que en dos años no se ha renovado el CGPJ por intereses partidistas y al ver que no hay voluntad de cumplir un mandato constitucional. Eso a mí sí que me preocupa.

-La mayoría de las asociaciones de jueces han criticado con dureza esta medida porque consideran que pone en duda la independencia judicial. ¿No lo hace?

-Lo que coloca este tema encima de la mesa es el bloqueo, y es eso lo que precisamente puede poner en duda la independencia del Poder Judicial. No perdamos de vista la cuestión principal y objetiva, que es el bloqueo. No habrá nunca interés en ninguna modificación legislativa que conlleve o determine poner en tela de juicio la independencia judicial. Eso va en contra de partidos democráticos como son los que sustentan al Gobierno. El problema está en la actitud del PP y no hay que obviarla porque es ahí donde está el nudo gordiano. Quiero pensar que no son conscientes de la gravedad de su conducta.

-El presidente del PP, Pablo Casado, ya ha advertido de que su partido recurrirá al Tribunal Constitucional y a las instituciones europeas. ¿Contemplan la posibilidad de que su proposición acabe siendo tumbada?

-Yo lo que quiero es que trasladen su tiempo y sus esfuerzos intelectuales a la mesa y a la necesidad de renovar el CGPJ. Porque no hablamos solo del Poder Judicial, existen también otras cuestiones como el Tribunal Constitucional, la Radio Televisión Pública Española, el Defensor del Pueblo... Que sus energías las empleen en cumplir la Constitución. No en hablar tanto de la Constitución, sino en cumplirla.

-El Gobierno de Polonia, expedientado por vulnerar el Estado de Derecho a la hora de diseñar su Poder Judicial, acaba de pedir a la Comisión Europea que haga lo propio con España.

-Hasta junio de 2018 yo era vocal del CGPJ, era uno de los encargados de relaciones internacionales, y conozco más ese tema que mucha de la gente que está hablando. Me parece un dislate la comparación. Ese patriotismo constitucional del que hablan no sé dónde ubicarlo.

-El jueves, precisamente, la Comisión Europea lanzó un aviso a navegantes a España mostrando su preocupación por lo que está sucediendo.

-No va a haber ninguna reforma que no se adecúe al marco constitucional y a los principios internacionales. Hay que recordar que España es una de las veinte democracias denominadas plenas, con garantía de derechos y libertades. No se puede plantear que en España vaya a haber una reforma que ponga en tela de juicio la importancia de nuestra democracia.

-¿Hay margen para dar marcha atrás y retirar esta propuesta a tenor de las críticas recibidas?

-Son los grupos parlamentarios los que han presentado la proposición de ley, que tendrá el trámite y el debate correspondientes. El Gobierno ha demostrado en todo momento su voluntad real y concreta de llegar a un acuerdo, es el PP el que tiene que cumplir su obligación constitucional. Intentar sacar del acuerdo a un partido que forma parte del Gobierno y que tiene una representación parlamentaria (en alusión a Podemos) es que me parece...

Estado de alarma en Madrid

-Radicales de ultraderecha atacaron las esculturas de Largo Caballero y de Indalecio Prieto. Vox publicó en Twitter un mensaje amenazante para que deroguen la Ley de Memoria Histórica. ¿Temen que se alimente la cultura del odio?

-No, hay gente a la que le gusta vivir en la crispación y en el odio. Desde este Gobierno y desde los partidos que lo sustentan lo estamos viviendo con gran preocupación, pero también tomando medidas para evitar ese tipo de manifestaciones.

-Han decretado el estado de alarma en Madrid, lo que ha puesto al PP en pie de guerra. Los cruces de acusaciones entre el Ejecutivo central y el de la Comunidad son diarios.

-Siento ser taxativo. Desde el Ministerio de Sanidad se está practicando desde el minuto uno la colaboración entre el conjunto de las comunidades autónomas. Ha tenido que adoptarse esta medida en Madrid por una necesidad inevitable ante unos parámetros preocupantes. 

Etiquetas
Comentarios