Despliega el menú
Nacional

El Supremo archiva una denuncia contra Iglesias por un presunto delito de odio

El Tribunal Supremo ha archivado una denuncia presentada por un particular, en nombre de la Asociación Nacional de Veteranos de los Tres Ejércitos, contra el vicepresidente segundo del Gobierno.

Tras el auto del juez García Castellón de la Audiencia Nacional, en el que pide al Tribunal Supremo que investigue al vicepresidente segundo del Gobierno por tres presuntos delitos, han llovido las peticiones de dimisión
Tras el auto del juez García Castellón de la Audiencia Nacional, en el que pide al Tribunal Supremo que investigue al vicepresidente segundo del Gobierno por tres presuntos delitos, han llovido las peticiones de dimisión

El Tribunal Supremo ha archivado una denuncia presentada por un particular, en nombre de la Asociación Nacional de Veteranos de los Tres Ejércitos, contra el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, por un presunto delito de odio al presumir de representar al Partido Comunista.

En el auto, la Sala II del alto tribunal acuerda el archivo "por enmarcarse los hechos denunciados, de nula relevancia penal, en el espacio de inviolabilidad parlamentaria del denunciado", ya que la denuncia está relacionada con una supuesta intervención de Iglesias el 29 de abril en la tribuna del Congreso de los Diputados.

Sostiene el denunciante que Iglesias dijo: "Ustedes en esa Cámara hablan mucho de comunismo y para mí es un honor representar a un grupo político dentro del cual, hay un partido con casi 100 años de historia, el Partido Comunista de España, que fue condición de posibilidad de la derrota de la Dictadura, de la construcción de la democracia en nuestro País y de la Constitución del 78,...".

La Sala afirma en su auto que dicha manifestación de considerar un honor representar a un grupo político dentro del cual está el Partido Comunista, "no es sino el reflejo de la asunción y el ejercicio de los principios constitucionales democráticos más esenciales, sin que pueda entenderse constitutiva de infracción penal cuando se proclama de un Partido Político inscrito en el correspondiente Registro desde el 9 de abril de 1977".

Y añade que los hechos no son constitutivos de infracción penal "sino la expresión de una sociedad libre, plural y democrática", y recuerda que el artículo 71.1 de la Constitución recoge que "los diputados y senadores gozan de inviolabilidad por las opiniones manifestadas en el ejercicio de sus funciones". 

Etiquetas
Comentarios