Despliega el menú
Nacional

cataluña

El retiro de Torra: pensión de 92.000 euros, coche oficial, tres empleados y dotación para gastos

El expresident seguirá cobrando el 80% de su sueldo, unos 122.400 euros al año, hasta que su inhabilitación se publique en el BOE.

Quim Torra abandona el Palau de la Generalitat, acompañado por su esposa, Carola Miro, y rodeado por decenas de simpatizantes.
Torra abandona el palacio de la Generalitat acompañado de su esposa y arropado por sus fieles.
NACHO DOCE/Reuters

El ya expresidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, disfrutará de unas condiciones de jubilación más que envidiables pese a haber ejercido en el cargo apenas 28 meses. El 'molt honorable', cuyo mandato ha estado marcado por la posibilidad de ser inhabilitado tras hacer caso omiso a las indicaciones de la Junta Electoral -una medida que se concretó esta semana-, no tiene que preocuparse, al contrario que muchos ciudadanos catalanes, por su futuro una vez cumpla los 65 años: tendrá una pensión de 92.000 euros, según marca la ley.

Además, Torra, tal y como avanza el diario 'El Español', tiene actualmente a su disposición el 80% de su sueldo actual, unos 122.400 euros al año, hasta que su inhabilitación se publique en el BOE. Una publicación para la que por el momento no hay fecha...

Por si fuera poco, el expresident va a tener a mano una oficina propia en la que se desempeñarán tres personas a cargo del erario catalán, una dotación para gastos -sin concretar- y un vehículo oficial de alta gama con conductor.

La ley autonómica también determina que los expresidentes deben gozar "del reconocimiento, atención y apoyo debidos, de acuerdo con las funciones y responsabilidades ejercidas", independientemente de los logros durante su mandato.

La percepción de la asignación y de la pensión vitalicia establecidas por esta ley es incompatible con la percepción de ingresos resultantes del ejercicio de cualquier mandato parlamentario, de la condición de miembro del Gobierno o alto cargo, tanto de la Administración del Estado como de la Generalidad, y del ejercicio de cualquier otro cargo público o de libre designación remunerado. En estos casos, corresponde a la persona interesada ejercer el derecho de opción. Es decir, que a Quim Torra, de ahora en adelante, le basta con no cotizar un solo día más para disfrutar de una pensión que varios millones de conciudadanos firmarían.

Etiquetas
Comentarios