Despliega el menú
Nacional

El Gobierno afianza su alianza con el PNV y busca un pacto con Bildu para negociar los presupuestos

La vicepresidenta Calvo se reúne por separado con los portavoces de las dos formaciones en el Congreso.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, con la portavoz de Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua, y el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Antonio Montilla.
La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, con la portavoz de Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua, y el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Antonio Montilla.
EP

Dos reuniones, un mismo contexto político y dos explicaciones diferentes. La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, se entrevistó este miércoles por separado con los representantes del PNV y Bildu en un momento en el que el Gobierno de Pedro Sánchez busca garantizarse la aprobación de su proyecto de Presupuestos. Pero, según la formación 'jeltzale', de lo que su portavoz, Aitor Esteban, habló con la dirigente socialista no fue de las Cuentas para 2021, sino del "calendario legislativo", una tesis que luego ratificó la propia Calvo. EH Bildu, sin embargo, sí aseguró que durante la hora en la que Mertxe Aizpurua había estado con la número dos del Ejecutivo se había hablado de Presupuestos.

Las dos versiones ofrecidas por las dos formaciones nacionalistas demuestran en qué punto se encuentra cada una de ellas. El PNV viene insistiendo en que la negociación presupuestaria no ha empezado, que solo lo hará cuando alrededor de la mesa se siente la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Es una forma de quitar valor a este tipo de encuentros y rondas en los que también está incluida Bildu y recalcar que el verdadero socio vasco de Sánchez sigue siendo la formación liderada por Andoni Ortuzar. Mientras Bildu, tras su encuentro de la semana pasada con Pablo iglesias en la sede de la Vicepresidencia Segunda, no pierde ocasión en tratar de subrayar que ellos también están en el centro del debate, que tienen mucho que decir.

De lo que se trataba era, sobre todo, de escenificar cuál de las dos formaciones vascas cuenta con más opciones para convertirse en socio presupuestario del Gobierno central. O, en el caso de ser ambas, cuál obtiene más beneficio. Las dos citas fueron en el Congreso. Frente a la solemnidad que le quiso dar la semana pasada Iglesias a sus entrevistas con Bildu y ERC, Calvo optó por darles normalidad. El problema de ese relato es que nunca una dirigente socialista se había reunido con una representación de EH Bildu para intentar consensuar unos Presupuestos.

Predisposición al diálogo

El primer cara a cara fue con Aitor Esteban, quien hace unos días definió este tipo de encuentros como "cáscara" y vaticinó que los avances presupuestarios no se darán hasta octubre. No hubo declaraciones posteriores por parte del PNV. Según el propio partido, Esteban había trasladado a Calvo "la predisposición al diálogo y al entendimiento" de su partido en una reunión para "abordar el calendario legislativo". A ese relato también contribuyó Calvo al recalcar que el encuentro se enmarcaba "dentro de las reuniones habituales y fluidas que mantienen ambos interlocutores".

Calvo, junto al portavoz del PNV, Aitor Esteban, y el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Antonio Montilla.
Calvo, junto al portavoz del PNV, Aitor Esteban, y el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Antonio Montilla.
EP

Luego le tocó el turno a Aizpurua. Como se demostró la semana pasada con Iglesias, Bildu ha hecho una apuesta clara por hacerse útil en Madrid. Y si el PNV había subrayado que no se había hablado de Presupuestos, la coalición soberanista hacía justo lo contrario. La coalición abertzale reiteró que está dispuesta a intentar pactar los Presupuestos de Sánchez para evitar que el presidente cierre la vía con Ciudadanos y considera que mientras el líder del PSOE siga en la Moncloa hay margen para realizar gestos con los presos y cambiar "el rumbo" del Estado.

Etiquetas
Comentarios