Despliega el menú
Nacional

PNV y PSE firman un pacto de Gobierno sobre la base de más autogobierno

Para poner en marcha el acuerdo se proponen aprobar de manera urgente una estrategia de crecimiento sostenible para situar la tasa de paro por debajo del 10% y revisarán la fiscalidad.

PNV y PSOE en el País Vasco
PNV y PSOE en el País Vasco
EP

PNV y PSE-EE han acordado un pacto de Gobierno de coalición para esta legislatura que tiene como principales objetivos reconstruir económica y socialmente el País Vasco, con la defensa y refuerzo de los servicios públicos esenciales, como el de salud, tras la crisis generada por la pandemia del coronavirus, y sobre la base de "más autogobierno".

Para ello, se proponen aprobar de manera urgente una estrategia de crecimiento sostenible para situar la tasa de paro por debajo del 10% y revisarán la fiscalidad. También se comprometen a lograr en este mandato un nuevo Estatuto "para una nueva generación".

El documento, denominado 'Bases para el acuerdo entre EAJ-PNV y PSE-EE para la reactivación económica y el empleo desde la defensa de los servicios públicos y las políticas sociales, sobre la base de más y mejor autogobierno', afirma que en esta crisis generada por el Covid-19 escala mundial, Euskadi ha quedado "gravemente afectada" en términos sociales, económicos y emocionales.

A su juicio, su experiencia de trabajo conjunto en la pasada legislatura debe servir "como base" para centrar la acción del Gobierno Vasco y marca como "objetivo clave" la implementación y refuerzo del sistema público de salud, así como la reconstrucción social y económica de Euskadi.

En esta coyuntura, PNV y PSE comparten la necesidad de continuar afrontando esta crisis "como una oportunidad" para lograr "una sociedad más cohesionada, con un Estado de Bienestar fortalecido y que reduzca las desigualdades".

Ambos partidos aseguran que su "objetivo común" es definir con claridad "las decisiones más apremiantes" que debe abordar el Gobierno y acelerar las reformas, alineadas con la agenda 2030 de las Naciones Unidas y sobre tres "premisas compartidas".

Garantizar la salud

La primera de ellas es garantizar la salud de toda la ciudadanía, teniendo en cuenta que la pandemia ha supuesto un "punto de inflexión" respecto a las necesidades de salud y prioridades de la política sanitaria.

En este sentido, consideran necesario abordar la actualización de instrumentos normativos y de gobierno, en materia de salud, ante las "nuevas amenazas experimentadas".

Por ello, tras apostar por "unir lo sanitario y lo social", consideran que el sistema vasco de Servicios Sociales requiere de un "nuevo impulso" para acomodarlo a los nuevos desafíos, con especial atención el demográfico.

La segunda premisa será reactivar la economía y el empleo para recuperar los niveles previos a la pandemia, pero "adaptadas a los nuevos retos y necesidades".

PNV y PSE-EE subrayan como "objetivos compartidos" el sostenimiento de los empleos, la lucha contra la precariedad y temporalidad, junto a la reactivación económica, para recuperar la senda de crecimiento y "volver a situar nuestra tasa de desempleo por debajo del 10%"; todo ello desde una apuesta "inequívoca compartida" por el empleo de calidad y la Mesa de Diálogo Social.

Además, expresan su "compromiso total" a colaborar y trabajar estrechamente con el Gobierno español para la materialización y gestión de los fondos europeos del Programa Next Generation EU, así como en el Plan nacional de Recuperación y Resiliencia que debe elaborar el Estado. En este sentido, elaboraran una relación consensuada de proyectos tractores susceptibles de recibir los fondos europeos.

También adelantan que, previo contraste en la mesa de Diálogo Social, aprobarán de forma urgente una "estrategia de crecimiento sostenible" que tenga al empleo y la recuperación económica como "ejes fundamentales" ante los "negativos efectos económicos y sociales" generados por el Covid.

La tercera premisa compartida tiene que ver con "no dejar a nadie atrás", teniendo en cuenta que las situaciones de pobreza, exclusión y riesgo han aumentado con la crisis, mientras que "se reducen los recursos públicos disponibles".

En este sentido, coinciden en la necesidad de garantizar los servicios públicos, en una "apuesta decidida" por las políticas sociales y la solidaridad con los más vulnerables". Con estos objetivos, consideran "herramientas esenciales" la reforma de la RGI, la adecuación y mejora de la educación, la extensión del derecho a la vivienda y la "defensa inequívoca" de la igualdad.

Asimsmo, subrayan que la experiencia de la última legislatura ha demostrado su capacidad para gestionar "con rigor" los recursos públicos y "avanzar en una fiscalidad más progresiva y equitativa", que debía revisarse este año.

En este sentido, expresan su voluntad de proceder a una revisión de la fiscalidad, aunque precisan que debe tener en cuenta la nueva realidad económica tras la crisis, la posible evolución en materia de empleo, las capacidades y competitividad de las empresas, así como las aportaciones extraordinarias previstas por el Gobierno de España y la UE.

Aunque afirman que no pueden determinar una hoja de ruta "rigurosa" porque faltan "muchas variables", se comprometen a avanzar en la nueva fiscalidad y hacer una "reflexión meditada" sobre la reforma fiscal pendiente, "adecuada a la nueva realidad, y orientada a una mayor progresividad para el reforzamiento de los servicios públicos y el apoyo a la economía generadora de empleo".

Además, creen que debe tender a la convergencia fiscal en Europa y permitir "adaptarse a la economía y los retos emergentes, incluyendo los criterios medioambientales".

En el acuerdo también aluden a garantizar la inversión pública en todos los niveles a través de la "reordenación de recursos" para evitar duplicidades; estudiar todas las vías para incorporar nuevos ingresos que puedan seguir llegando a través de los planes europeos de reconstrucción, reforzar la lucha contra el fraude fiscal y aplicar una política "rigurosa" de endeudamiento.

PNV y PSE-EE, que apuestan por implicar en la reconstrucción al conjunto de agentes sociales, sindicales, empresariales, políticos y otras instituciones, definen cuatro ejes de actuación, "alineados" con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y la propia realidad económica, social e institucional.

Entre esos ejes, el relativo a convivencia, autogobierno y derechos Humanos y, en este sentido, ambos partidos remarcan la necesidad de seguir trabajando "en la tarea pendiente de consolidar laconvivencia, la justicia y la seguridad de las personas", así como defender los Derechos Humanos y su materialización efectiva.

También apuestan por continuar trabajando por defender el autogobierno, por el cumplimiento íntegro del Estatuto de Gernika y por "lograr un nuevo pacto estatutario para una nueva generación".

Otro de los ejes es el de la prosperidad y ven "urgente" desarrollar una estrategia que apueste "por la recuperación del empleo, la mejora de su calidad y la reactivación económica", y que esté basada en la industria avanzada, la inversión, la innovación y la internacionalización.

Además, fijan como otro de los ejes las personas, que serán "el elemento fundamental" del compromiso de la acción del nuevo Gobierno y, por ello, expresan su compromiso de consolidar y reforzar los servicios públicos de salud y educación y garantizar todas las políticas sociales.

Junto a estos ejes, también figura el del planeta y expresan su compromiso con la transición energética y climática "justa", la apuesta por las energías renovables, la conservación del medio natural y la biodiversidad y el impulso de la economía circular.

Por último, se comprometen a "compartir de nuevo" gobierno, conscientes de la importancia que tiene en estos momentos para la sociedad "contar con una hoja de ruta clara y un Gobierno fuerte con un nítido compromiso social".

Etiquetas
Comentarios