Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

coronavirus

La mortalidad por la covid-19 se dispara en donde no se respetan las normas

Deutsche Bahn incrementa su personal de seguridad para obligar al uso de mascarillas.

Varios sanitarios atienden a un enfermo de covid-19 en la uci del Royal Panworth Hospital, en Cambridge.
Varios sanitarios atienden a un enfermo de la covid-19 en la uci del Royal Panworth Hospital, en Cambridge.
Neil Hall/Reuters

Aquellos países en los que no se respetan las normas para evitar la propagación del coronavirus tienen una mayor tasa de mortalidad por la enfermedad, según un estudio publicado este lunes por la alemana Universidad del Ruhr en Bochum. "Allí donde las reglas mayormente se respetan han fallecido en las últimas doce semanas trece veces menos personas que en aquellos países en los que esas normas son contempladas de manera crítica", señala el psicólogo Jürgen Margraf, responsable de realizar el análisis.

El estudio del Centro de Investigación y Tratamiento de la citada universidad fue realizado en paralelo en ocho países, entre ellos España, en los que en cada uno de ellos se consultó a un millar de personas mayores de 18 años, de los que una media del 77% del total consideró adecuadas las medidas para combatir la pandemia. El valor más alto con un 84% se alcanzó en Alemania y el más bajo en Polonia y Suecia, ambos países con un 72%.

En aquellos países donde se respetan más esas normas - Alemania, Francia, España y Gran Bretaña- la cifra de fallecidos por una infección de la covid-19 desde el pasado 1 de junio ha aumentado de media un 7,8%, destaca Margraf. Sin embargo, en aquellos estados donde el respeto a las normas es deficiente -Rusia, Polonia, Suecia y Estados Unidos- la cifra de óbitos por coronavirus ha aumentado desde esa fecha en un 105,8%. "Es decir, 13,6 veces más", subraya el experto.

"El mayor rechazo al respeto de las medidas de comportamiento para evitar la propagación de la pandemia se produjo en Rusia y Polonia, donde la gente se siente especialmente abandonada y con falta de respaldo, así como en Estados Unidos y Suecia, donde los gobiernos mantienen al menos una postura ambivalente ante la aplicación de esas las medidas", explica Margraf, quien comenta que el mayor apoyo a esas normas preventivas se da en países con una alta tasa de mortalidad como Gran Bretaña, España y Francia o en un país como Alemania donde hay una percepción positiva hacia la comunicación por parte del Gobierno.

Los ferrocarriles alemanes Deutsche Bahn han anunciado el incremento apreciable a partir de este lunes con personal suplementario de las fuerzas de seguridad en las estaciones de tren para obligar al cumplimiento de las normas de higiene y distancia física social dictadas para combatir la pandemia de coronavirus, informa el rotativo Bild. "Llevar mascarilla no es un consejo sin compromiso, sino una obligación. Por eso consideramos inaceptable que haya individuos que no respeten esa norma", declara en el diario Hans Hilmar Rischke, jefe de seguridad de Deutsche Bahn.

El incremento de la presencia de las fuerzas de seguridad en sus estaciones es considerado inevitable y necesario, después de que en los controles realizados a las grabaciones de videovigilancia situadas en andenes y salas de las estaciones se comprobara que la violación de las normas por una parte de los clientes resulta demasiado frecuente.

La Oficina Federal de Administración (BVA) ha proporcionado hasta ahora en 37 casos a las autoridades sanitarias germanas los datos precisos sobre pasajeros en vuelos con destino a Alemania del "Passanger Name Record" (PNR), el banco de datos en el que se registran los nombres y asientos que ocupan en los aviones los clientes de las aerolíneas. La cesión de esos datos, que critican los defensores de la protección de datos, tuvo como fin la localización de personas que habían viajado en asientos próximos a pasajeros infectados con la covid-19.

Así lo revela una respuesta del Ministerio federal del Interior a una interpelación parlamentaria del diputado de La Izquierda Andrej Hunko. Los datos cedidos contemplan el nombre, dirección, teléfono y número de asiento de los viajeros. Tras detectar un positivo en los test realizados a quienes vuelan a Alemania desde regiones de riesgo, las autoridades sanitarias se dirigen normalmente a las propias aerolíneas para averiguar la identidad de las personas que viajaron cerca del afectado para poder alertarlas de un posible contagio.

Solo en el caso de que la compañía aérea no pueda atender rápidamente la demanda de las autoridades sanitarias se solicita la ayuda de la BVA. El gobierno federal alemán considera la cesión de esos datos una medida imprescindible para combatir la propagación de la pandemia.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión